Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



martes, 13 de julio de 2021

Entre conversaciones: Ser verdaderamente fuerte

 Autor: ShaniShaktiAnanda

Adhikari:        Namasté. Maestro.
Creo que esto ya se lo he preguntado, pero quisiera, si lo permite, volver a reflexionar sobre lo que se entiende desde el plano terrenal con fortaleza, o con el hecho de ser fuerte. Creo que el concepto está invertido con la verdadera fortaleza que es la espiritual.

SSA:             Namasté. Claro, querido Adhikari.
Hay una frase o pensamiento que muchos conocen, pero como sucede, conocer algo no significa comprenderlo y mucho menos actuar en consecuencia.
La frase reza: ¿Quién es más fuerte? ¿Quién reacciona y pega el golpe ante una ofensa o quien se contiene?
La respuesta resulta obvia, quien se contiene; pero casi nadie actúa así.

Adhikari:        Allí está el punto que quisiera reflexionar. ¿Cómo se le hace entender a una persona esto de ser verdaderamente fuerte?

SSA:              Voy a poner un símil. ¿Quién es más fuerte? ¿Un río caudaloso que corre libre cuesta abajo o una represa que aguante su caudal?
La respuesta es obvia, la represa es más fuerte.
¿Qué hace más daño, incluso al mismo terreno, un rio descontrolado que va arrasando todo por donde pasa o un río sostenido por una represa?
La respuesta debería ser obvia, el rio descontrolado es más peligroso.
Pues voy a extender el símil hacia una persona.
El terreno donde está el río es la vida de la persona: sus situaciones, sus sueños, su bienestar, etc.
El río es el fluir de los sentimientos de la persona; lo que siente en cada situación que vive. Hay sentimientos tranquilos, que se asemejan a aguas tranquilas, pero hay sentimientos reactivos que son aguas turbulentas que arrasan con el terreno, es decir, con la vida de la misma persona.
Y la represa es la actitud espiritual de la persona, que no es innata, que al igual que una represa se tiene que construir. Y es la que pone control a los sentimientos (al río). La represa no deja que el río destruya la vida de la persona.

Adhikari:        Qué hermoso y claro símil, Maestro. Pero ¿por qué aún las personas no construyen su represa?

SSA:              Primero, no la construyen porque nadie les ha dicho las consecuencias de no hacerlo; y segundo porque en la sociedad moderna (muy poco espiritual) parece lógico y normal ser reactivo ante las situaciones que no te convengan humanamente o que se consideren humanamente malas o injustas.
Una persona muy humana (entiéndase poco espiritual) generalmente vive enfocada en sus asuntos y metas terrenales; y ante la incapacidad de controlar todo lo que quisiera, constantemente siente agresiones en cada cosa que sucede. Esto produce estados de frustración que llevan a las personas a defenderse y posteriormente a enfermarse y deprimirse.

Adhikari:        Pero a veces ese río desbocado, no es cuestión de pelear o de agarrarse a golpe, ¿cierto? Puede ser mucho menos evidente.

SSA:             Totalmente cierto. El rio que corre descontrolado y daña a la misma persona, son sentimientos poco armónicos que bien se pueden quedar sin expresar. A veces en silencio, pero con rabia, queja, sed de justicia, impotencia; la persona se va destruyendo. Mucho más, si esos sentimientos complicados se expresan sin control o sin contención. Tanto desde el silencio como desde la queja expresada, la destrucción del terreno (de la vida de la persona) se lleva cabo.
Muchas personas dicen que es mejor decir lo que se siente en esos momentos; pues no, decirlo o callarlo produce el mismo efecto. Lo mejor es no sentir dichos sentimientos.
Basta ver los comentarios en redes sociales sobre tópicos sensibles, para sentir ríos de frustración, descontento, rabia, resentimiento, sed de justicia. Luego, la gente le pide a Dios o espera que de forma mágica todo se arregle, no dándose cuenta de que sus sentimientos sin contención son las que están destruyendo todo.

Adhikari:        Increíble Maestro, por mucho que usted explique esto siempre hay enseñanza nueva.

SSA:             Entonces Adhikari, ¿dónde está la verdadera fuerza? ¿En destruir una casa o en mantenerla en pie? ¿En contener los sentimientos complicados o en dejarlos salir libres? ¿En mantener un agua en un tanque o en derramarla por el suelo?

                     Toda doctrina espiritual trata de enseñarte a contenerte emocionalmente ante lo que te parece malo o injusto: “amar a tus enemigos”, “poner la otra mejilla si te golpean en una”, “darle la túnica a quien te roba el manto”. Y hablo solo de esto ejemplos metafóricos de nuestro cristianismo. En otras religiones encontramos enseñanzas similares.
Por lo tanto, una persona que no hace el esfuerzo real y cotidiano de contenerse sus emociones complicadas en situaciones sensibles para ella, difícilmente se puede auto-considerar espiritual.
Y la contención de nuestras emociones complicadas lleva asociada la contención de nuestras acciones y de nuestras ganas de cosas terrenales. Recuérdalo.

Adhikari:        Y Maestro, para adoptar esas enseñanzas sagradas de contención emocional se debe tener la práctica viva de la enseñanza de la mano de un maestro espiritual. No es cosa de declararlo y hacerlo por su cuenta.

SSA:             Dices bien, Adhikari. Pero de eso no vamos a hablar hoy

Adhikari:        Nuevamente gracias Maestro. Seremos verdaderamente fuertes cuando podamos contener nuestros sentimientos complicados y en consecuencia nuestras acciones y nuestras ganas terrenales. Namasté.

SSA:             Todo lleva siempre a mantener el corazón limpio. Dios te bendiga.
Namasté.


ShaniShaktiAnanda

Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 2020AS. (13 de julio del 2021)
http://pagr777.blogspot.com/
http://cartelesmaestros.blogspot.com/
Instagram @ShanisShaktiAnanda @E
scuelaparaelAlma.ssa
Palabras-claves: emociones, contener, río, represa, acciones, ganas terrenales, persona espiritual, terrenal

jueves, 8 de julio de 2021

Tu vida sobre ruedas

Autor: ShaniShaktiAnanda

Con todas las cosas que queremos concretar en la vida, con las metas que definen nuestras acciones, todos quisiéramos que nuestra vida fuera “sobre ruedas”.

El término “ir sobre ruedas” se refiere a que las cosas marchen sin mucho tropiezo, con el menor esfuerzo posible. Es la metáfora de arrastrar una pesada carga apoyada directo al suelo o con ruedas debajo de ella.


Y sí, se podría decir que el Universo puede llegar a conspirar a tu favor, pero ciertas condiciones aplican. Y esas condiciones que pueden lograr que el Universo haga magia con nosotros, pasan, absolutamente todas, por nuestras conductas: tanto conductas cotidianas, como conductas en momentos específicos de nuestras vidas.

Este escrito puede parecer un juego; pero te aseguro que no lo es. Lo que voy a destacar aquí tiene como basamento las leyes que rigen el mismo Universo, De tal forma, si te pliegas a estas pequeñas conductas, te estarás poniendo a tono, en armonía, con Universo y éste se pondrá en armonía con tu vida.

Por su puesto, en nuestra vida hay conductas de mayor o menor impacto. Hay conductas que no se pueden adoptar desde un simple escrito como este, sino que necesitan la vivencia de enseñanzas espirituales en los escenarios con un maestro espiritual. Pero lo que voy a explicar aquí es básico y sencillo de ejecutar para cualquier persona; y el efecto resulta mágicamente evidente con no mucho esfuerzo.


Creando armonía a tu alrededor

Si deseas que el Universo ayude a armonizar las cosas de tu vida, debes demostrarle que estás ganado a esa armonía; y tú mismo, en pequeño, la vas creando a tu alrededor y en tu corazón.

La frase anterior resume de todo. Simplemente voy a poner ejemplos que deberás aplicar y extrapolar en tu realidad.

Muchas veces despreciamos las cosas pequeñas; tenemos una creencia de que las cosas de alto impacto, las grandes, las esforzadas, son las que importan.

La armonía la podríamos definir como el acople correcto de un grupo de leyes universales en algún momento y alguna situación particular. Por ley de correspondencia (como es arriba es abajo, como es afuera es adentro) el Universo no distingue entre la armonía en pequeñas cosas o en grandes cosas. Armonía es armonía a cualquier escala; y desarmonía es desarmonía a cualquier escala.

Si tú vives en situaciones personales de poca armonía, aunque estas parezcan insignificantes, le estarás indicando al Universo que esa es la forma en la que deseas que ocurran o se mantengan las cosas en tu vida.

Así que el truco para que tu vida se monte sobre ruedas es adoptar conductas cotidianas que vayan creando armonía en las cosas que tienes a tu alrededor y que claramente no están armónicas.

Es una realidad en que las cosas que están a tu alrededor pueden no depender totalmente de ti; pero siempre habrá cosas que sí, o por lo menos muchas donde puedes colaborar.

Pero hay otro secreto indispensable de considerar. Cuando comiences a crear armonía en tu exterior, debes asegurarte de que lo hagas con armonía en tu interior. Esta armonía en tu interior se refiere a corazón limpio: sin rabia, sin resentimientos, sin recriminaciones, sin indignarse, sin quejas, etc.

Ahora los ejemplos concretos. Aunque suenen cosas muy simples, funcionan y el Universo las entiende:

  • Pasas por algún lugar de tu casa y ves un papel en el piso o algo mal colocado o algo caído. Piensa, ¿por qué el universo hizo que vieras eso? Recógelo o arréglalo sin quejarte. Estarás creando armonía.

  • Con tu apariencia personal, algún detalle que dejas pasar, alguna uña mal cortada, algún roto en tu vestimenta; no dejes esa desarmonía en tu vida.

  • Presta atención y toma medidas con pequeños detalles sobre tu aseo personal que puedas corregir de manera simple.

  • Tu mesita de noche: puedes tener muchas cosas, pero tómate el tiempo necesario para mantenerlas arreglarla.

  • Tu cartera o billetera: si cada vez que metes la mano sientes desarmonía, pon remedio; saca papeles que no uses, recibos viejos, tarjetas vencidas, etc.

  • La pantalla de tu celular: aunque pase desapercibido para tus ojos, no pasa por alto para el universo. Mantenla sin manchas.

  • La habitación de tus hijos: si en un momento la ves desarreglada, guarda el regaño para después y con el corazón limpio, crea armonía.

  • La fruta que se pudre en la cocina: a lo mejor no depende directamente de ti, pero si te diste cuenta es porque el Universo te da oportunidad de crear armonía en tu vida.

  • La gota de agua que se bota en el lavamanos de tu baño. Busca repararla.

  • La gaveta o el estante que no cierra bien y con los que luchas cada vez que intentas sacar algo.

  • El vaso vacío sin lavar en el friegaplatos, no te cuesta nada crear armonía que se reflejará en tu vida.

  • La punta dañada del cordón de tu zapato. Repárala.

  • Ese objeto muy cerca del borde de la mesa que puede caerse si alguien roza, es una tensión poco armónica. Simplemente mételo más adentro.

  • La cámara de tu celular que saca fotos borrosas. Te sumerges en desarmonía cada vez que ves una de ella. Límpiala antes de cada toma de fotos.

  • La planta que se secó por descuido de alguien. Quítala del medio. Igual las flores.

  • Eso sencillo que debes arreglar y lo dejas para después porque tienes cosas más importantes.

  • Ese granito en la cara, aunque no te lo veas. Mejóralo.

  • Esas prendas que muestran que tienes más peso del que deberías. Haz algo con eso pero no desarmonices.

  • El mosquito que mataste contra la pared; límpialo con cuidado.

  • Cualquier cosa que tenga deteriorada y que sepas que no tiene arreglo: deshazte de ella.

  • Esos vellos faciales que no deberían estar; retíralos.

  • Los restos de comida en los dientes; no te arriesgues, limpia tus dientes frecuentemente.

  • Los zapatos que te quitaste y dejaste tirados en tu cuarto, uno por un lado y otro quién sabe. Ponlos uno al lado del otro (apuntando hacia fuera del cuarto, por supuesto)

  • Asegúrate de estacionar tu vehículo bien; tanto en tu estacionamiento como en lugares públicos. No es solo detenerse y dejarlo como quedó.

  • El salero o la jarra de agua que quedaron vacíos. Llénalos.

  • La pequeña mancha que salpicó: límpiala.

Y así pudiera seguir hasta el infinito. Tú puedes extrapolar con estos ejemplos.


Fundamentos básicos de esta práctica

Pero todo esto tiene cinco fundamentos básicos que te ayudarán en este proceso de poner a tu vida sobre ruedas creando armonía a tu alrededor:

  1. Debes entender que esto se trata de ti. Independientemente de si fuiste tú, de si los demás son desconsiderados, de que ellos no hacen lo que deben, es en tu vida en la que quieres crear armonía y por eso tú debes hacerlo. Es absolutamente cierto que con muchas cosas poco armónicas no podrás hacer nada, ya que dependen de dinámicas complejas de convivencia humana y de otros factores; pero otras está allí para que seas tú quien tome medidas.

  2. Tienes que desarrollar una observación aguda. El Universo no va a decir: “ay, es que no lo vio, no se dio cuenta”. Si dejas desarmonía a tu paso, pues la tendrás en tu vida.

  3. Debes mantener siempre el corazón limpio mientras creas armonía a tu alrededor. Si en todas las pequeñas acciones no mantienes el corazón limpio, por mucho que arregles, repares y corrijas estarás atrayendo a tu vida la misma desarmonía que tienes en tu corazón.

  4. Esfuérzate, todo este proceso es acumulativo. Se podría llegar a la paranoia, pero sabemos que será imposible estar atento a todo y cuidar cada detalle. La consigna es que una cosa a la vez va sumando hacia una vida mejor.

  5. Es mejor hacer muchos esfuerzos pequeños, que sufrir desarmonía en cosas más grandes y significativas para ti. A lo mejor lo que lleve más tiempo o más esfuerzo o más dinero necesitarán abordajes especiales; pero las cosas pequeñas suman y hacen la diferencia en cosas grandes en tu vida.

Como dije al principio, esto puede parecer simplemente un juego; pero tiene el basamento de todo el funcionamiento del Universo y sus leyes universales.

Te invito a que comiences a practicar esto hoy. Yo lo hice con mi primera maestra espiritual desde muy niño. Aunque te digo, con toda sinceridad, que aún hoy se me escapan muchas cosas, no llevo el estandarte del orden y aún suceden cosas complicadas por otras leyes universales a las que estamos sometidos. Pero tener esta herramienta y vivir de esta forma, me ha ayudado más de lo que nadie puede imaginar.

Además, esto te va formando el temperamento de compromiso por si algunas vez quieres adoptar enseñanzas sagradas de algún maestro espiritual.

Todo esto se soporta con una de mis frases de enseñanza de muchos años: “Debemos hacer lo correcto, simplemente porque corresponde hacerlo”. SSA

Dios les bendiga.

Namasté.

ShaniShaktiAnanda
Original: 2013 AS. (07 de julio del 2021)
http://pagr777.blogspot.com/
http://cartelesmaestros.blogspot.com/
Instagram @ShanisShaktiAnanda @EscuelaparaelAlma.ssa
Palabras-claves: armonía, corazón limpio, universo, leyes universales

sábado, 3 de julio de 2021

¿Cuál es tu noción de éxito?

 Autor: ShaniShaktiAnanda

La noción de éxito constante o sostenido es una meta que todos perseguimos; pero no de forma natural. Toda cultura, sociedad nos impulsa a ser exitosos.


La noción de éxito en la naturaleza existe, pero es muy puntual; y se puede llamar supervivencia. Eres exitoso si logras reproducirte, tener una refugio, cazar, recolectar o sembrar para comer, dar alimento a los tuyos, salvar algún ataque de algún depredador; cosas como esas. Pero se puede observar que estos estados exitosos no son los más deseados, no es lógico pasarse la vida sobreviviendo; incluso llegan a ser desgastantes.

La sociedad nos impulsa (solo Dios sabe porqué extraña razón) a constantemente ser exitosos. Y muchos lo hacemos a costa de nuestro propio bienestar. Actualmente reproducirnos, cazar recolectar y conseguir una cueva se sustituye por cosas más “inteligentes” pero no menos desgastantes.

Pero no podemos decir qué ser exitoso es malo; sobre todo si este hecho se basa en un impulso de perfeccionamiento. Eso si lo tenemos claro, somos seres perfectibles y debemos esforzarnos en ello.

Pero ¿perfeccionarnos en qué? Hagamos que el desgaste valga la pena.


Nuestro Ser y nuestra ropa

Mientras vamos observando y aprendiendo sobre la integralidad de nuestro Ser, nos damos cuenta de que somos muchísimo más que seres terrenales que se acaban con la muerte.

Nuestra verdad es que somos seres trascendentales (espirituales) con una experiencia terrenal temporal. Y como temporal hablo de “muy temporal” y pero aún de duración “totalmente imprevista”; hoy estamos aquí y mañana no sabemos.

Por lo tanto, no es lógico identificar nuestra experiencia terrenal como nuestro Ser.

Nuestro verdadero Ser es lo que somos; mientras que nuestra experiencia terrenal es lo que momentáneamente tenemos, “la ropa” que vestimos por los años de vida biológica que nos toque vivir; aunque la cambiemos todos los días.

Al igual que cada mañana colocamos ropa nueva y en la noche la quitamos, nuestro Ser se reviste de terrenalidad cada vez que viene y la pierde al irse. Porlo tanto, nosotros no somos nuestra ropa.

Pero para continuar, debemos definir cuáles aspectos de nuestra vida representan nuestra experiencia terrenal. Aquí hay mucha confusión en la mayoría de las personas.

Nuestra “ropa”, nuestra experiencia terrenal, corresponde a cuatro aspectos:

  1. Aspectos físicos/biológicos, económicos, supervivencia biológica...

  2. Aspectos mentales, cognitivos, intelectuales, lógicos, racionales...

  3. Aspectos emocionales, sentimientos (bonitos o feos)...

  4. Aspectos energéticos vitales; o de forma general, lo que entendemos como bienestar terrenal.

Es importante que se entiendan muy claramente que los cuatro aspectos anteriores forman nuestra experiencia terrenal. Y es sencillo de entender si vemos que al morir (al perder nuestra experiencia terrenal) estos cuatro aspectos desaparecen, no trascienden con nuestro Ser.

Al morir perdemos nuestra biología, nuestros pensamientos y sentimientos (cerebro y hormonas) y nuestros chakras, los cuales manejan nuestra energía vital.

Entonces resulta lógico que nos vestimos de esos cuatro aspectos cuando venimos a este plano, pero que no nos quedamos con ninguno de ellos al trascender. Sufriremos las consecuencias de cómo los tratamos, pero no los tendremos más.

¿Vivirías entonces tu vida esforzándote, usando tu tiempo, planteándote metas, ocupándote principalmente de la ropa que temporalmente tienes o lo harías mejor si te esfuerzas por lo que realmente eres?


Dos nociones de éxito, dos tipos de personas

En función de la claridad que tengamos en la concepción de nuestro Ser, podemos definir la idea de perfeccionamiento; y correspondientemente la idea de éxito.

Si retomamos la idea de nuestro ser trascendental, vestido circunstancialmente con aspectos terrenales, habría que preguntarse: ¿qué voy a perfeccionar en mí? ¿Mi Ser trascendental o mi ropa?

No podemos denigrar de la ropa, la cual nos sirve, nos protege; y tampoco es cosa de vivir vestido con harapos. Pero vivir en función de la ropa, buscando perfeccionar y enriquecer nuestra vestimenta, no parece lo más lógico.

Existen entonces dos tipos de éxitos:

  1. El éxito como perfeccionamiento de nuestros aspectos terrenales

  2. El éxito como perfeccionamiento de nuestro Ser trascendental: de nuestra alma espiritual.

Como se dijo al comienzo, la persecución del éxito requiere de mucho esfuerzo. Y pudiéramos preguntar ingenuamente: ¿cuál éxito estás persiguiendo tú?

El primer impulso es decir: “estoy persiguiendo ambos éxitos; debe haber un equilibrio.”

La respuesta se respeta, pero es similar a la respuesta de un estudiante cuando se le pregunta: ¿estás dedicado a estudiar o a divertirte?

La respuesta debe ser sincera, no debe ser convenientemente ambigua para quedar bien. Ya que perfeccionarte es un asunto de esfuerzo, la auto evaluación que puedes hacer sería en función de hacia dónde estás invirtiendo tu mayor esfuerzo de vida:

  1. Si tus acciones de vida, pensamientos, sentimientos, metas están principalmente enfocados a los cuatro aspectos terrenales presentados anteriormente, pues estás buscando perfeccionar tu vestimenta temporal. Esto es éxito terrenal.

  2. Pero si tus acciones de vida, pensamientos, sentimientos, metas están principalmente enfocadas a agradar a Dios, a cumplir con Dios, pues estás buscando tu éxito trascendente. Esto es éxito espiritual.

Acabo de sacar de la manga el concepto de vivir en función de agradar a Dios. Esto es un concepto muy espiritual que pueden encontrar en otros escritos.

Puedo resumir el “vivir en función de Dios” (el “agradar a Dios”) como el estilo de vida de una persona que la lleva a actuar, reaccionar y ver la vida en función de enseñanzas sagradas.

Por el contrario, cuando una persona ve la vida desde parámetros humanos; cuando sus acciones se atienen a las que el mundo espera que haga y para así disfrutarlo; y cuando sus reacciones principalmente se centran en defenderse de lo que le sucede en el mundo, pues está claro que está guiando su vida hacia agradar y agradarse del mundo; no hacia agradar a Dios.


¿Qué tipo de éxito persigues tú?

Puedes responderte:

  • ¿Tu meta principal es ser feliz y próspero en esta vida o es intentar agradar a Dios?

  • ¿Los resultados que esperas son principalmente terrenales o esperas trascender y ganarte ese estado que llamamos Cielo?

  • ¿Tus conductas se modelan en función de lo que quieres terrenalmente o en función de lo que Dios espera de ti?

El éxito trascendental (espiritual) no excluye al bienestar terrenal; esto se suele entender, pero no se suele creer; porque seguimos enfocando nuestro esfuerzo a metas terrenales.

Esta sociedad nos plantea la idea de que si no eres terrenalmente exitoso (biológicamente exitoso, económicamente exitoso, mental/académicamente exitoso, emocionalmente exitoso y con suficiente bienestar general) no eres muy apreciado.

Nos vendieron la idea, y nosotros mismos nos encarcelamos y botamos la llave. No es una forma bonita de vivir.

Pero nos escondieron la verdadera forma de vivir: que la persecución del éxito espiritual, incluye la satisfacción de las otras necesidades de supervivencia terrenal.

Mateo 6:33 NVI

Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.”

Más claro no canta un gallo. Está dicho de muchas formas, desde hace muchos siglos, en todos las doctrinas espirituales. Solo debes buscar quien te lo explique de verdad y sobre todo quien te lo enseñe a vivir. Es un asunto de tu Ser integral.

Dios les bendiga.

Namasté.

ShaniShaktiAnanda
Original: 2009 AS. (02 de julio del 2021)
http://pagr777.blogspot.com/
http://cartelesmaestros.blogspot.com/
Instagram @ShanisShaktiAnanda @EscuelaparaelAlma.ssa
Palabras-claves: éxito, terrenal, espiritual, trascendente, terrenal, espiritual, alma espiritual.