Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



martes, 13 de febrero de 2018

¿Qué es una Shakti? - Cuidados

Autor: ShaniShaktiAnanda

Esta escritura pretender ser muy concisa; ya que este tema ha sido objeto de conversación profunda en otros escritos y escenarios. Paso a recordar las definiciones necesarias.

Una Shakti (o Un Shakti) es un discípulo particular, con características especiales, que le permiten ayudar a un Maestro Espiritual. Una ayuda que se brinda de diferentes formas, pero todas con un impacto energético.

Por lo tanto, la figura de una Shakti únicamente existe en un escenario de Crecimiento Espiritual; el cual siempre está conformado por un Maestro Espiritual, que basa sus enseñanzas en una Escritura Sagrada y donde existen un grupo de discípulos espirituales que llevan un grado suficiente de convivencia entre ellos.

Pero para entender cómo el Maestro Espiritual es ayudado por una Shakti, vemos primero cuales son las debilidades del primero.

Por ser energético el concepto de Shakti; entendamos las debilidades energéticas de un Maestro Espiritual.

Todo Maestro Espiritual tuvo que haber sido un buen discípulo; y esto, desde el punto de vista energético, establece que el Maestro tiene dinámicas energéticas óptimas.

Pero el paso de discípulo a maestro espiritual hace que la escencia álmica femenina del discípulo pase a una escencia álmica masculina. Y esto es acompañado por una migración de su energía de Swadhistana (Ck2) a Muladhara (Ck1)

Si el trabajo del Maestro Espiritual se mantiene por años y este hace el trabajo correcto con sus discípulos; su estructura energética comienza a tener una deficiencia en la energía de Ck2.

El Maestro debe procesar mucho del karma de sus discípulos; y esto lo hace desde su Muladhara (Ck1). Como ya no es solo su propio karma sino el de sus discípulos; su propia energía de Ck1 no es suficiente, y se tienen que asistir con la energía de su Ck2.

Entonces el Ck2 del Gurú comienza a drenarse hacia Ck1 para poder hacer el trabajo con todos los karmas de sus discípulos. La referencia poética de esta dinámica energética se puede expresar como que “el Maestro Espiritual ayuda (kármicamente) a sus discípulos a costa de su propio bienestar (energía de Ck2)”

Dependiendo de los años y según vaya aumentando las labores del Maestro con sus discípulos, este comienza a tener carencias con su propia energía vital (Ck2) que no solo se comienza a expresar en su precario bienestar, sino que también en su salud física y en otras funciones vitales.

Aquí es donde entra el discípulo Shakti.

Un discípulo Shakti tiene por definición una enorme cantidad de energía en Ck2, la misma que el maestro tienen en eficiencia debido a sus funciones espirituales/kármicas aumentadas.

Si el discípulo asume su estado Shakti, este le entrega de diferentes maneras, parte de su energía al Maestro con el noble propósito de que él pueda seguir cumpliendo su misión como maestro encarnado.

La recompensa de un discípulo Shakti por este servicio, se mide en Merecimiento Espiritual. Este Merecimiento Espiritual se otorga por permitir, a través de su energía vital, que el Maestro ayude a más personas. Este pago es mucho más valioso de lo que se imagina, ya que con su propia energía, el discípulo Shakti nunca llegará a darle un mejor uso que lo que puede hacer el Maestro con ella.

Pero no es cosa de solo brindarle al Maestro mucha energía de Ck2. Como el Maestro acepta y utiliza esa energía Shakti como suya; si la energía Shakti no está en buen estado, más que favorecer al Maestro, realmente se le puede hacer daño. Es como darle de comer con algo contaminado o podrido.


Por eso, un verdadero discípulo Shakti no solo cumple con el requerimiento de mucha energía de Swadhistana, sino que debe estar dispuesto a ayudar al Maestro y la energía a entregar debe ser muy limpia.


¿Qué cosas debe cuidar una Shakti?

La razón por la cual puede haber muchos discípulos con mucha energía de Ck2 pero muy pocos Shakti, es precisamente porque no todos cuidan de su energía para poder ser aceptada por el Maestro Espiritual.

La energía de Ck2 de un discípulo (y en realidad de cualquier persona) se puede ensuciar o contaminar por cuatro vías diferentes:

Por vía de los sentimientos difíciles:
Entre el chakra Anahata (corazón) y el Swadhistana existe una conexión en paralelo que permite que ambos se condicionen energéticamente. El condicionamiento puede ser de pureza. Si se maneja una energía poco limpia en uno, la energía del otro automáticamente se ensucia.

Es por eso por lo que si un discípulo no controla sus sentimientos difíciles hacia las situaciones o hacia las personas, su energía de Ck2 estará contaminada; y a pesar de que pueda tener mucha, esta no sirve como energía Shakti.

Por vía de expectativas/frustraciones:

Las frustraciones que vienen por expectativas de vida no cumplidas, ensucian mucho el Manipura (Ck3), y este chakra tiene una conexión adyacente directa con el Ck2.

Por lo tanto, un discípulo que no sepa manejar correctamente sus expectativas o apegos a los resultados, tendrá impura su energía de Ck3 y a la vez su energía de Ck2 se ensuciará.

En estos casos, esa energía Shakti tampoco debe ser entregada al Maestro.

Por vía de descuido personal:

Aunque parezca trivial, la energía de Ck2 se puede ensuciar por el mismo Ck2.

Esto se produce cuando el cuidado personal que debe tener el discípulo de sí mismo, (incluyendo su aseo personal), no es el más apropiado. Un discípulo descuidado con su propia apariencia tiene su energía de CK2 contaminada y no puede ser entregada así al Maestro Espiritual.

En esto, los más mínimos detalles cuentan; ni tan poco cuidado ni tan llamativos.

Por vía kármica:

Pero definitivamente el peor contagio de la energía de Ck2 de un discípulo viene desde su Ck1.

En el Ck1 se maneja la energía del karma, que tiene una relación directa a la energía sexual. Cuando un karma se activa en un discípulo o este se deja contagiar de karmas de terceros, esta energía corrompida pasa obligadamente a su Ck2.

Recordemos que con nuestra energía de Ck2 es que nosotros gestamos nuestra realidad; y es por eso por lo que la energía del karma desde Ck1 debe pasar a nuestro Ck2, porque el karma debe condicionar nuestra realidad para que nosotros podamos aprender de él.

Imaginemos por un momento al maestro que está luchando por aligerar con el karma de todos los discípulos. ¿Sería justo que un Shakti le entregara a su Gurú amado, parte de su energía Ck2 contaminada a su vez con más karma?

Una buena Shakti debe hacer un esfuerzo real por no activar innecesariamente sus karmas (que pasarían a su energía de Ck2) y, más aún, a no exponerse a contagio kármico que muchas veces se realiza sin intención y sin notarlo.

Pero muchas veces estas cosas, o escenarios, o elementos o actitudes que despiertan o permiten contagios kármicos no están muy claros. Paso a describir algunos de los más importantes:

Comencemos primero por algunas cosas que son potencialmente activadoras de karma. Todas estas cosas activan Ck1; y en una activación se pueden “despertar karmas”

  1. Ingesta alcohólica (incluso en cantidades que solo “te hagan sentir bien”). El alcohol activa el Ck1.
  2. Vestimentas provocativas con la sola intensión de resaltar la figura. Vestirse de esta forma, aunque no se tenga ninguna intención oculta, activa Ck1.
  3. Estados y actitudes de empoderamiento.
  4. Gastos y lujos notorios, vidas suntuosas.
  5. Groserías y malas palabras con connotaciones sexuales, aunque sean cotidianas e incluso muletillas del habla.


Y estas son algunas cosas que permiten que nos contagiemos de karma:

  1. Tener deseos o hacer “ojitos”o el simple gusto o atracción con connotaciones sexuales hacia otra persona que no sea ya su pareja. Por muy inocente que sea, nos contagiamos del karma de la persona que nos atrae sexualmente. Este es el típico “buceo”
  2. Usar vestimenta provocativa para otras personas, aunque esa no sea nuestra intención. Cada ves que alguien nos vea con deseo sexual (nos bucee a nosotros), sin ni siquiera nosotros notarlos, nos llenamos del karma de esas personas
  3. Actitudes y gestos sensuales o provocativas, aunque sean por juegos.
  4. Cirugías estéticas que realcen atributos o partes sexuales, aún más cuando este hecho se aproveche para mostrar. Esto nos expone al contagio kármico de toda persona en las cuales despertemos el más mínimo deseo sexual; aunque nuevamente no sea nuestra intención, no nos demos cuenta o incluso aunque no les hagamos caso.
  5. Convivir, e incluso llevarnos bien, con personas con karmas complicados. Toda convivencia (buena o mala) establece un compartir mutuo de los karmas. Así que si pretendes ser Shakti, ojalá escojas para compartir a amigos tuyos que no tengan karmas pesados. Recuerda que se los vas a dar a tu Maestro Espiritual.
  6. Tú compartes tus karmas con las personas con las cuales tengas diferencias fuertes, Si no te llevas bien con alguien, le estarás dando a tu Gurú el karma de ese alguien.
  7. Tú compartes el karma con todas las personas con las que tengas sexo (pasado o presente). Si pretendes ser Shakti, tu comportamiento sexual debe ser muy reservado, o le estarás entregando a tu Gurú el karma de cada compañero sexual que tengas.

Hay que decir que el contagio kármico se realiza incluso por fotos, videos, redes sociales; no es necesario el conocimiento ni la interacción personal.

Por supuesto que hay otras formas de contaminación kármica de la energía de Ck2, aquí solo quiero destacar algunas que pueden pasar desapercibidas.

¿Es lógico que alguien pretenda ser Shakti sin tener estas consideraciones mínimas para no dañar su maestro?

Aquí se comienza a ver el difícil compromiso de un discípulo Shakti.

Atención: ninguna de las cosas y actitudes anteriormente citadas como contaminantes de la energía de Ck2 son criticables por mi persona, si bien muchas pueden no ser nada provechosas. Cada quién actúa como desee hacerlo. Pero si ese es el caso, pues cada quien puede ser como desee ser, pero no será una Shakti.

Todo esto se enmarca en recomendaciones para cualquier discípulo, pero para una Shakti pasan a ser obligaciones reales que debe considerar.

Dios les bendiga.

Namasté.
ShaniShaktiAnanda
Original: 774AS. (12 de febrero del 2018)http://www.shanishaktiananda.org
Twitters: @ShaniShakti @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777
Instagram: @ShaniShaktiAnanda


Palabras-claves: Shakti, gurú, karma, contagio, chakras

lunes, 12 de febrero de 2018

El alcohol - desde nuestras energías

Autor: ShaniShaktiAnanda

Como bien recordaba mi profesor de Química: “lo que no está escrito, no existe”.

Y por eso quiero escribir algunas de las cosas que he repetido sobre impacto del alcohol dentro de nuestro Ser Integral. No tengo la autoridad para hablar desde el punto de vista fisiológico ni psicológico, pero si abordaré el impacto energético y espiritual sin entrar en detalles de enseñanza místicas.

No niego que los argumentos que yo dé aquí tengan también explicación orgánica o psicológica; es lógico que la tengan ya que somos seres integrales y nada de lo que se haga en algún plano, se escapa del impacto o de la explicación desde nuestros otros planos de existencia.

Así que no pretendo competir con nadie ni digo que los argumentos energéticos sean los únicos válidos. Simplemente me voy a limitar a dar ese punto de vista.

Tampoco pretendo satanizar el consumo de alcohol. Todo exceso tiene su peligro, pero incluso el alcohol puede tener sus beneficios si se usa correctamente.


En alcohol en nuestros chakras

Lo primero que hay que recordar es el impacto de tomar bebidas alcohólicas en nuestro cuerpo energético.

Si bien a nivel orgánico se puede llegar a establecer un volumen una ingesta “segura” de bebidas alcohólicas antes de comenzar a describir efectos en nuestro organismo; e incluso dentro de ciertos límites una pequeña cantidad de alcohol puede llegar a ser beneficiosa; a nivel energético no se habla de cantidades. Una proporción mínima de alcohol tiene su impacto inmediato en nuestro sistema.

Por supuesto, mientras mayor cantidad, mayor impacto; pero los efectos energéticos comienzan a hacer efecto incluso al olerlo.

El hecho beneficioso de “oler un poco de alcohol” en personas que se están desvaneciendo o que están desmayadas, indica directamente el chakra al que impacta.
El desvanecimiento es una condición asociada directamente con una disminución o depresión momentánea del Chakra Base (Muladhara) y por tanto el alcohol lo estimula. Solo con el poco alcohol que puede entrar en las mucosas nasales o bucales, el chakra base ya reacciona.

Recordemos que la energía del Muladhara es con la que se maneja todas las funciones de supervivencia (como seres vivos); funciones estas que generalmente son orgánicas. Entre estas funciones tenemos: excreción de desechos y toxinas del cuerpo, tonicidad muscular, tensión arterial, glándulas suprarrenales, control de la temperatura corporal, sudoración, control de la reproducción celular, necesidad sexual (necesidad de coito como instinto no consciente de supervivencia de la especie), necesidad de pertenencia a alguien o a un grupo, control de la situación, empoderamiento, arrogancia, actitudes como “fíjense en mí”, entre otras.

Y desde el punto de vista más sutil, pero no menos importante, la energía del Muladhara es la que está directamente relacionada con los Karmas (de nuestro Cuerpo Akáshico) y con nuestra “energía masculina” (la cual se relaciona con la escencia masculina de nuestro Cuerpo Álmico)

Les pido que recordemos esta pequeña lista con lo cual se entenderán el impacto del alcohol.

Pero el Muladhara no es un chakra que funciona como los otros. Todos los otros chakras de nuestro Cuerpo Energético pueden hacer una gestión gradual de sus energías. Esta gestión gradual significa que pueden manejar más o menos energía dentro de un rango de depresión a exaltación sin irse a extremos bruscos ni pegar saltos.

El Muladhara, por el hecho de controlar asuntos de supervivencia o de emergencia, no conoce mucho de gradualidad. Si hay que correr ante una emergencia, no se puede pensar mucho. Está pensado para pasar de un estado equilibrado de energía a estados de exaltación casi instantáneamente.

Estos estados de exaltación no son “energéticamente sostenibles” sin pagar las consecuencias, ya que desgastan mucho al sistema. Luego de un tiempo forzado en exaltación, el Muladhara “debería” soltar ese estado para caer en lo que se conoce como un “efecto rebote”

El “efecto rebote” se produce cuando desde ese estado de exaltación, el Muladhara debe soltar toda su energía por agotamiento y llega al estado de depresión muy marcado. Literalmente “se suelta y cae”

Es por esa razón energética que luego de salvar algún peligro o susto grave, a algunas personas se les van las piernas (pierden tonicidad muscular). Se puede pasar de una valentía e incluso violencia extrema, a estados físicos y anímicos de desvanecimiento. No olvidemos la lista de cosas que se controlan con la energía de chakra base.

Y otras personas cuando se asustan mucho, al momento del rebote del Muladhara pierden el control de los esfínteres y defecan o se orinan.


Pero al estar presente este efecto rebote, el Muladhara comienza un proceso de recuperación que se da con oscilaciones que se van amortiguando; esto es, con altas y bajas energéticas alrededor del estado de equilibrio que cada vez se van haciendo más pequeñas.

Un Muladhara sano es aquel que puede llegar rápidamente a un estado de equilibrio gracias a esas oscilaciones amortiguadas. Pero un Muladhara “cansado”, “agotado”, “inestable” o “chamuscado” es aquel que tarda mucho en estabilizarse ya que las altas y bajas no se amortiguan suficiente y no se estabiliza con la velocidad necesarias.

Esto es muy similar al sistema de amortiguación de un vehículo. Es normal que por imperfecciones del camino, los cauchos caigan en baches y el vehículo rebote. Pero gracias a los amortiguadores y a las ballestas, el vehículo queda oscilando para estabilizarse al poco tiempo.

Cuando el sistema de amortiguación está fallando y el vehículo cae en un desnivel, este sigue rodando pero con un rebote incómodo. Esto es muy similar al Muladhara.

Pero el Muladhara no solo “se cansa” de tanto rebotar, sino que puede dañarse y es entonces cuando comienzan los problemas.

En esos casos cuando el Muladhara se cansa, no puede manejar ni poner a disposición a energía de supervivencia y muchos sistemas de sostén de vida comienzan a fallar. Cosa como desequilibrios de la TA, cáncer, depresiones o algunas condiciones degenerativas, son algunos de los resultados de un Muladhara que perdió su capacidad reacción o de estabilización.

Este estado de inoperatividad de Muladhara es consecuencia principalmente de estados frecuentes de desequilibrio o de activaciones innecesarias. De la misma forma que los amortiguadores y las ballestas de los vehículos se vencen si el vehículo cae en muchos baches.

Es similar a un foco de iluminación (de filamento). Si se apaga y enciende constantemente, una y otra vez, el foco termina quemándose.

También es cierto que en operación normal todo foco tiempo su tiempo de vida. Así es también el Muladhara. La edad lo va debilitando y va perdiendo su capacidad de respuesta o su capacidad de recuperación.


Situaciones de vida y el alcohol

Ahora comenzaré a dar situaciones de vida relacionadas con el alcohol desde el punto de vista de nuestras energías.

No puedo decir que lo que describiré son buenos o males usos del alcohol; seguro algunos de ustedes pudieran encontrar concejos para utilizar el alcohol a su beneficio en argumentos que para otros serían malos.

Simplemente diré las cosas como son.


El alcohol activa el Muladhara (chakra base) y eso activa también dos cosas: primero activa posibles karmas que estaban “dormidos” pero también despierta una energía que se asocia con la atracción sexual (recomiendo que busquen y lean mi artículo sobre Atracción Sexual).

Una persona que tome un poco de alcohol, activa tu Muladhara; y esa energía de ese chakra se enciende como un faro que “llama energéticamente” a posibles parejas sexuales. Es un llamado del tipo “mírame, aquí estoy” que se consigue con esa estimulación del Muladhara. Recordemos que en este chakra está la energía de “coito”.

Esta es la razón energética (acepto que puede no ser la intención mental) por la cual se reúnen “amigos” los viernes en las tardes a tomar unas cervezas, o se toma en un bar o se toma en una discoteca. Hay una intención energética “de llegar a algo más”

Sé que muchos de ustedes dirán que frecuentan esos lugares sin “ánimos de ligar”; y realmente lo creo; pero una cosa es lo que dice la mente y otra lo que persiguen las energías.

Se puede entender ahora las “intenciones energéticas” (nuevamente acepto que pueden no ser intenciones mentales) de una persona que llega a un bar o está en una playa sola tomando. Allí el Muladhara está encendiéndose y mandando señales “para quien las pueda ver”.


Pero ¿qué sucede si esa energía de Muladhara logra llamar la atención de otro Muladhara?.

Pues sin haber la intención mental y sin haber necesariamente el desenlace sexual, ambos Muladharas se van a conectar y se produce el contagio kármico (siento nuevamente no poder explicar más, esto está explicado en artículos muy extensos)

Pero vamos a sincerarnos. ¿Acaso es mala esta dinámica de “invitación de un Muladhara al otro” a través de la activación por alcohol?

Pues no; es una forma muy efectiva de encontrar complementos sexuales; y si se tienen las condiciones apropiadas, se puede incluso aprovechar.

El contagio kármico tampoco es malo. Si en ese encuentro de Muladharas tú logras encontrar la pareja que te ayude a limpiar tus karmas y tú tienes la disposición de asumir los suyos y ayudarle a limpiarlos, pues estamos dentro del escenario perfecto, incluso espiritual.


Por otra parte, esta dinámica de Muladharas gracias al alcohol, es muy buena cuando una pareja sexual está compartiendo en la intimidad. Una pequeña dosis de alcohol activa los chakras bases, eso activa los karmas mutuos para que puedan compartirlos y vivirlos y sanaros en conjunto. Incluso puede llegar a tener mejor sexo. Hay mayor compenetración de la pareja desde todos los aspectos.

Inclusive sin connotación sexual en las culturas que lo promuevan, el tomar vino en una comida familiar es beneficioso. La familia ya tiene karmas en conjunto que deben trabajar; una pequeña activación de estos karmas puede favorecer el trabajo con los mismos.


Espiritualmente esta dinámica no es mala, como dije puede ser incluso provechoso; siempre que se asuma la responsabilidad karmica uno del otro y se trabajan los karmas correctamente.


Pero ¿cuándo puede hay que tener un cuidado especial?

Primero: siempre es un problema hacer las cosas y no tener conciencia de lo que se hace. Después pasan situaciones y se termina diciendo “porqué a mí”

Segundo: cuando se atraé desde la energía del Muladhara (sexualmente) a una pareja con mucho karma o con karmas que uno no pretende asumir o que no se sabe sanar.

Tercero: cuando se atraen a parejas temporales o pasajeras; y hablo de temporales o pasajeras a aquellas parejas que solo con una mirada de deseo dejó todo el karma en la persona que invitaba.

Cuarto: cuando se es un discípulo (cuando se tenga un maestro espiritual).

Quinto: cuando se es un discípulo Shakti (nuevamente dejo al lector la contextualización con mis otros artículos)


Los puntos cuarto y quinto los voy explicar a continuación porque para los discípulos y los Shaktis es que estoy dando estas enseñanzas.

Comienzo.

Cuando eres un discípulo se supone que tienes un maestro espiritual que está lidiando con tus karmas; generalmente poco a poco, a pesar de sí mismo y sin recibir retribución equivalente de tu parte.

Tomar alguna copa socialmente no es el problema; tomar alguna copa en una cena en tu casa no es el problema; tomar alguna copa con tu pareja sexual no es el problema. El problema es cuando tomas alcohol y te expones (más aún en lugares públicos) como un faro en la costa de una playa para que los barcos lleguen a atracar “kármicamente” en ti.

En este caso no solo existe el riesgo de que se te activen más karmas personales que el maestro va a tener que echarse encima; sino que si te contagias de karma con miradas que ni siquiera notes, esos karmas van también a “tu querido” maestro espiritual.

¿Que esto pueda pasar alguna que otra vez? Claro que si, pero es indispensable que sepas que sucede.


Lo que tampoco puede suceder es que a pesar de no haber connotación sexual, te pares en una esquina a compartir con amigos tomando unos tragos.

El compartir con amigos, también es una compartir kármico y no está mal que se haga; de hecho, es bueno. Pero de allí a desnudar a tu Muladhara con algunos tragos y así compartir abiertamente los karmas entre todos, es como estar en una orgía sin preservativo. Todos pueden ser sanos, pero uno solo basta que no lo sea para ponerte en aprietos.

Como discípulo seguramente tienes lineamientos espirituales de tu maestro para controlar el consumo de bebidas alcohólicas; pero el maestro no te lo puede prohibir.

Solo queda de tu parte saber que si bien no te lo pueden prohibir, el maestro tampoco está en la obligación de lidiar con tus karmas difíciles, o despiertos de forma imprevista.

Tú asumirás siempre las consecuencias de tus acciones.

No es nada bonito para ningún maestro espiritual, que habiendo dedicado tiempo y esfuerzo en trabajar con “la ropa sucia” (el karma) de un discípulo, de repente le echen en cara otra cesta de ropa sucia que no sabe ni de dónde salió ni de quién es.

Además del karma que se activa en chakra base o del que se adopta por contagio en esos casos; debes recordar que esa energía de karma va a fluir irremediablemente hacia tu segundo chakra (Swadhistana) y esa es la energía que usas tanto para vivir como para crecer espiritualmente.


Cuando eres un discípulo Shakti, toda la dinámica y efectos descritos anteriormente de un discípulo normal aplican totalmente. Pero las consecuencias son un poco más extensas.

Un maestro espiritual (en particular los tántricos) en algunas etapas de su trabajo espiritual con los discípulos, depende muchísimo de la energía de Swadhistana que sus discípulos Shaktis pongan a su disposición.

Los discípulos Shaktis son la contraparte energética del maestro en momentos cuando la energía vital del mismo maestro no es suficiente.

Si en un Shakti se produce una activación inapropiada de esta energía del Muladhara y afloran más karmas de lo normal, o se produce la contaminación kármica por atracción de otros Muladharas; toda esa energía poco limpia va a llegar al Swadhistana y de forma inmediata puede “envenenar” energéticamente al maestro.

Afortunadamente hay mecanismos cuasi-automáticos (no necesariamente conscientes) por los cuales se produce una desconexión del discípulo Shakti y del maestro.


Este caso extremo de desconexión de un discípulo Shakti del maestro no solo se produce por la ingesta alcohólica; solo que es la que destaco aquí por ser el tema de este artículo.

Otras desconexiones se pueden dar por las otras dinámicas con el segundo chakra, por las cuales su energía se puede ensuciar: malos sentimientos (desde Anahata), expectativas frustradas (desde Manipura) o como es el caso aquí´por karma (desde Muladhara). De esto hay otro artículo reciente.


Si como párrafo final hablamos de nuestras energías del alma; y tomamos la relación entre escencias masculina/femenina y energías masculina/femenina que mis discípulos entenderán; encontraremos que el hecho de tomar alcohol con la subsecuente activación del Muladhara (intencional o no) es de mucha energía masculina. Sin contar si se hace solo.

Para un discípulo espiritual que debe perfeccionar su escencia femenina a través de su energía femenina; manejar momentos tan de energía masculina, complica todo el escenario espiritual. Si se desea, es mejor que busque a su pareja y entre los dos se tomen unas copas y terminen teniendo sexo.


Espero que este escrito quede de recordatorio del aprendizaje dado mucha veces en persona. Y que con ellos aprendan y se cuiden ustedes.


Dios les bendiga.

Namasté.
ShaniShaktiAnanda
Original: 774AS. (12 de febrero del 2018)http://www.shanishaktiananda.org
Twitters: @ShaniShakti @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777
Instagram: @ShaniShaktiAnanda


Palabras-claves: Alcohol, chakra base, karma, segundo chakra, Muladhara, Swadhistana, discípulo, shakti, maestro espiritual.

martes, 30 de enero de 2018

Congregarse

Autor: ShaniShaktiAnanda

La práctica de congregarse implica la reunión de personas que comparten una misma fe. Pero no hablo de una reunión de solo compartir un espacio o una ceremonia, sino un compartir de vidas, vivencias, esfuerzos y trabajos entre aquellos que están tratando de enfocar su existencia en función de un mismo Dios.

El congregarse no es solo un fenómeno humano; y por lo tanto sus beneficios y bendiciones no son únicamente humanas.

Si bien la práctica de congregarse trae beneficios que escapan de la comprensión humana; sí logran realmente fortalece al ser que se congrega.

Congregarse no significa ir a misa; muchas veces tampoco significa pasar un hermoso momento en el templo. Al congregarse se busca compartir un porcentaje de la vida entre personas que están haciendo esfuerzos similares de fortalecerse espiritualmente. Y en estos esfuerzos, no todo es color de rosas; por eso digo que no solo es pasar buenos momentos, sino compartir incluso los difíciles.

En tiempos de Jesucristo, la idea de congregarse era normal; de hecho, muchos de sus seguidores pasaron años juntos incluso con Jesús: comían juntos, descansaban juntos, trabajaban juntos, se enamoraban juntos, aprendían juntos, se equivocaban juntos, acertaban juntos, se enfermaban juntos, peleaban juntos, eran regañados juntos, e incluso hacían las paces juntos.

Y esta práctica de congregación es en realidad una obligación para cualquier persona que pretenda ser o desea convertirse en alguien espiritual. En nuestra Santa Biblia hay varios versículos que así lo establecen. Solo voy a colocar tres de ellos:

Hebreos 10:23-25 (TLA)

23 Sigamos confiando en que Dios nos salvará. No lo dudemos ni un instante, porque él cumplirá lo que prometió. 24 Tratemos de ayudarnos unos a otros, y de amarnos y hacer lo bueno. 25 No dejemos de reunirnos, como hacen algunos. Al contrario, animémonos cada vez más a seguir confiando en Dios, y más aún cuando ya vemos que se acerca el día en que el Señor juzgará a todo el mundo.”

1 Corintios 12:12 (TLA)

12 La iglesia de Cristo es como el cuerpo humano. Está compuesto de distintas partes, pero es un solo cuerpo.

Romanos 12:4-6 (TLA)

4 El cuerpo humano está compuesto de muchas partes, pero no todas ellas tienen la misma función. 5 Algo parecido pasa con nosotros como iglesia: aunque somos muchos, todos juntos formamos el cuerpo de Cristo.

Mateo 18:20 (TLA)

Y Jesucristo decía: “20 Porque allí donde dos o tres de ustedes se reúnan en mi nombre, allí estaré yo.”


En el primer pasaje citado (Hebreos 10:23-25) se establece claramente una invitación a los discípulos del Cristo a congregarse. Pero un congregarse que es más que un estar juntos un rato; es un apoyarse, un amarse, un hacer juntos cosas agradables a Dios; y allí mismo parece advertirse que es un esfuerzo, ya que lo normal es que algunos no se congreguen.

Esta necesidad de congregarse debe reforzarse en función de obtener los resultados esperados en los días finales; días finales que pueden referir a la resurrección, a la muerte, o simplemente a momentos difíciles.


En el segundo y tercer pasaje citado (1 Corintios 12:12 y Romanos 12:4-6) se nos da y se nos recuerda la figura de que todos los cristianos formamos el Cuerpo de Cristo, un cuerpo que existe mientras sus partes no solo se mantengan unidas, sino que convivan armoniosamente entre ellas. Un cuerpo con partes diferentes, pero cada una importante.

Un cuerpo desaparece cuando se desmiembra o cada parte va por su cuenta.

Hay que acotar que en ambas citas, cuando se nombra a palabra “iglesia”, no se refiere a ninguna institución religión o eclesiástica moderna, sino a la comunión de personas en torno a una misma fe. Las iglesias como las conocemos hoy en día no existían en época de Jesús; por lo tanto, Jesús no hablaba de ellas.


El cuarto pasaje es posiblemente el más categórico. ¿Cuántas personas no viven creyendo en su relación personal con el Cristo? Muchas personas ignoran la necesidad de congregarse, no hablan de su fe con nadie, creen llevar una buena relación con Dios directamente.

En Mateo 18:20 el mismo Jesucristo establece que para que Él mismo está entre nosotros, debemos estar juntos “en su nombre” (esto quiere decir “conviviendo desde sus enseñanzas”) dos o más de nosotros. Jesús no está con una persona que vive su fe por su cuenta.


Razones y beneficios por las cuales congregarse

La primera razón expresa por la cual es importante congregarse, es por el mismo párrafo bíblico presentado anteriormente; por Mateo 18:20. Si queremos que el Cristo esté entre nosotros, debemos estar por lo menos dos de nosotros congregados. De otra forma no es posible.

Una segunda razón es porque un escenario de convivencia de personas desde una misma fe (recordemos que esto es lo que significa congregarse) es ideal para comenzar a poner en práctica el estilo de vida espiritual que Dios espera de nosotros.

En un camino espiritual uno debe cambiar algunas de nuestras actitudes de vida a otras más espirituales. Muchas de estas actitudes espirituales no son comprendidas por el común de las personas que nos rodean; y la mayoría de las veces cedemos a la tentación de no hacer los cambios necesarios por no ser rechazados por estas personas.

En cambio, la adopción de actitudes más espirituales es muy natural si se intenta hacer conviviendo con personas que ya lo hayan hecho o que están intentándolo igual que nosotros. Si se practica en congregación, una vez adoptadas no nos cuesta vivir nuestra cotidianidad de la forma espiritualmente correcta.

Una tercera razón para congregarse es por la satisfacción de pertenencia. La necesidad de pertenencia es muy visceral; está en nuestros genes y la necesitamos para poder vivir bien.

Esta necesidad de preferencia, cuando está insatisfecha, es la que, por ejemplo, lleva a jóvenes a unirse a grupos que a veces no son la mejor compañía; o a asumir estilos de vida similares a grupos humanos sin muchos beneficios.

Pero si por el contrario se encuentra un grupo de personas que está afanado por llevar una vida de real provecho con Dios como meta; y allí satisface su necesidad de pertenencia; el premio es completo.

Pudiéramos señalar muchas más razones por las cuales congregarse es recomendable; pero estas las considero más que suficientes para este escrito.


Dios les bendiga.

Namasté.
ShaniShaktiAnanda
Original: 749AS. (18 de enero del 2018)http://www.shanishaktiananda.org
Twitters: @ShaniShakti @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777
Instagram: @ShaniShaktiAnanda


Palabras-claves: congregarse, iglesias, pertenencia

miércoles, 3 de enero de 2018

Para todas las personas felices

Autor: ShaniShaktiAnanda

La felicidad es un estado humano que hay que aprovechar y disfrutar cuando se tiene. Pero a la hora de buscarla nos damos cuenta que es otra cosa.

Por mucho que uno quiera ser feliz, la felicidad depende de lo que nos suceda en algún momento. Siempre habrá situaciones de vida en las que es imposible mantener la felicidad: el fallecimiento de un ser muy querido; un desengaño; una enfermedad penosa; una condición irreversible, entre muchas otras.

Aún así, la felicidad hay que disfrutarla cuando se tenga. Pero la felicidad tiene un problema.

El problema de la felicidad aparece cuando algunas personas se plantean el ser felices como el objetivo mismo de la vida.

Estas personas hacen toda un apología de la felicidad y consideran que es el estado que “todos merecemos” y que es “el mejor estado que se pueda experimentar”. El resultado de este enfoque de vida es de múltiples y frecuentes frustraciones.

Este estado de conquista de la felicidad no es sostenible en el tiempo, ya que hay situaciones que si bien no las podemos predecir, nunca las vamos a poder evitar. Es más, hay situaciones “negativas” que son indispensables que vivamos; ya que son oportunidades para sacar enseñanza; y si aprendemos, subimos escalones hacia el Cielo.

El enfoque hacia una vida feliz y las subsecuentes frustraciones, terminan produciendo persona que evaden realidades y problemas; y en el peor de los casos que viven culpando a los demás de las desgracias que les suceden. Pareciera que para que ellas fueran felices, muchas personas nunca debieron haber existido.

Así de inconsistente y babosa es la felicidad. Repito, hay que disfrutarla mientras se tiene, pero hay que enfocar la vida hacia otra cosa. Si no movemos el enfoque de la vida fuera de la felicidad, podemos, literalmente, perder todos los años de vida tratando de consolidar algo imposible; podemos perder el tiempo y al final no tener ninguna ganancia.

Pero antes de saber qué es la otra cosa en la que debemos enfocarnos, debemos entender un poco sobre cómo funciona la vida. Voy a decir muy poco apostando a la comprensión desde la simpleza.


¿Por qué suceden las cosas?

Primero aclaremos que las cosas no suceden por el azar; no suceden por la suerte; no suceden por casualidad; no suceden por el diablo; ni tampoco suceden porque recemos mucho.

Las cosas suceden en nuestra realidad porque el Universo (o Dios, como lo quieran ver) articula, mueve y engrana todas las cosas y las personas involucradas en función de Leyes Universales.

Las Leyes Universales son las reglas por las cuales el universo trabaja. Es un concepto místico; pero Leyes Naturales o Leyes Físicas no son más que subconjunto de estas Leyes Universales.

Cuando hablamos de lo que nos pasa en la vida, podemos decir que las cosas ocurren principalmente por dos leyes: por Ley de Atracción y por Ley del Karma. Esto de forma resumida.

Explicar cada una de estas dos leyes me llevarían muchas páginas, pero aquí diré solo las cosas pertinentes para este escrito.

Ley de Atracción
Ley de Karma
- Crea nuestras situaciones de vida en función del promedio de cómo nos sentimos nosotros mismos.
- Actúa a corto y mediano plazo, en esta misma vida.
- Es totalmente personal.
- Se aprovecha o se sufre solo.
- Su energía no se contagia.
- Su energía no se hereda.

- Basta cambiar o controlar tus propios sentimientos para que las situaciones que te ocurren cambien.

- No hay mayor aprendizaje que aprender a controlar nuestra emociones.
- Afecta a situaciones puntuales, no tiene efecto acumulativo, ni para bien ni para mal.


- Te pueden continuar ocurriendo cosas malas, si te llegas a sentir mal. Que hoy estés bien, no te asegura que mañana lo estarás.
- El producto de esta ley es la Felicidad, que se pierde en el próximo problema.
- Crea nuestras situaciones de vida en función de lo que hacemos sentir a los demás con nuestra acciones u omisiones.
- Actúa a mediano y largo plazo, se puede arrastrar vida tras vida.
- Siempre en grupal (por lo menos en pares)
- Se aprovecha o se sufre en grupo.
- Su energía (el karma) se contagia.
- Su energía (el karma) se hereda de generación a generación.
- Una vez que el karma se activa y aparece alguna situación, esta no va a cambiar hasta que aprendas a comportarte espiritualmente en ella.
- El aprendizaje es vivir bajo lineamientos espirituales.
- Los resultados se arrastran a lo largo de toda la existencia, en caso de que no se llegue a aprender correctamente. Son resultados acumulables, vida tras vida.
- Las cosas malas te dejarán de ocurrir, cuando hayas aprendido a enfrentar la vida correctamente. El bienestar se va solidificando en tu vida.
- El producto de esta ley es la Paz, que se mantiene a pesar de los problemas.

Estas dos columnas son muy resumidas, pero estimo que son suficientes para seguir explicando.


¿Puedo elegir cómo vivir?

Si cualquier persona lee estas dos columnas, puede creer que se puede decidir con cual ley vivir. Esto no es correcto.

Todos estamos sometidos a todas las leyes universales (por eso son universales); si bien, estas leyes se pueden aplicar en proporciones diferentes.

Toda situación que nos ocurre tiene en consecuencia un poco de Ley de Atracción y el otro poco de Lay del Karma. La suma de las proporciones de ambas leyes debe dar cien por ciento.

Hay situaciones que se deben más a nuestra aplicación de la Ley de Atracción que al Karma; mientras que otras situaciones son mucho más kármicas que por Ley de Atracción.

El problema aquí estriba en que es muy difícil saber a ciencia cierta qué proporciones de ambas leyes están implícitas en alguna situación. Por lo tanto, lo más sano es saber manejarnos con ambas leyes.

Aquellas personas que se enfocan en vivir vidas felices, están aplicando (sabiendo o sin saber) Ley de Atracción; y puede ser suficiente para vivir algunas situaciones.

Pero cuando estas mismas “personas felices” se enfrentan a situaciones kármica, sienten que el mundo se les cae. La razón es que estas “personas felices” han vivido y viven afanadas por ser felices y nunca se esforzaron a aprender sobre el Karma.

Por eso, sin saber que son situaciones kármicas “las persona felices” utilizan su único enfoque, este es: buscar ser felices; tener buenas intenciones; abrazar los propósitos más nobles; manifestar los sentimientos más bonitos; hacer de justicieros; agradecer; incluso esforzarse muchísimo, humanamente hablando; y a pesar de todo la situación kármica parece resistirse e incluso empeorar cada día más.

Al final, ya sin más herramientas, a muchas “personal felices” solo les queda decir que confían en Dios o pedirle a todos los santos; lo que tampoco llega a resolver como ellos quisieran.

El no tener una noción kármica correcta y suficiente de la vida, deja a las “personas felices” con por lo menos el cincuenta por ciento de su vida al azar. Esto trae la percepción de que las cosas malas siempre tienen culpables, o de que hay fuerzas diabólicas, o de que las cosas pasan por castigo, o de que hay un aprendizaje detrás, pero nunca se descubre cuál és . En ninguno de estos casos se puede hacer mucho para mejorar.


Escenarios kármicos.

Pero ojalá fuera solo el cincuenta por ciento de la vida sin control, lo que te dejar el no tener noción del karma. Te puede dejar casi el ciento por ciento sin saber cómo vivir.

Muchas veces, la humanidad y las sociedades atraviesan períodos de vida que se conocen como Escenarios Kármicos.

He explicado decenas de veces, desde hace años, lo que significa un Escenario Kármico; pero lo podemos resumir como una seguidilla de situaciones kármicas, que aparecen una tras otras, y que signan la vida de algún grupo humano por un tiempo continuo y prolongado. Son escenarios de vida donde casi prácticamente todo lo que sucede es por Karma, y casi nada por Ley de Atracción.

Los Escenarios Kármicos se activan por diferentes motivos (les invito a que busquen mis otras enseñanzas), pero sean cuales sean esos motivos, estos escenarios kármicos no se pueden sobrellevar buscando ser felices. Por el contrario, si se llevan desde la búsqueda de la felicidad las situaciones se pueden realimentar y todo empeorar.

En un Escenario Kármico típico encontramos situaciones de carencias de todo tipo, de injusticia humana, de pobreza, de lucha entre hermanos, de situaciones que empeoran en vez de mejorar, donde se frustran las luchas desde las buenas intenciones; donde además aumentan enfermedades como el cáncer, las depresiones, las muertes repentinas. Todo esto simplemente describen un “escenario kármico” establecido.

¿Acaso reconoces en tu vida algún Escenario Kármico? Apuesto que sí.
¿Acaso sabes ahora porque aún te sientes mal? Espero que sí.

Y en estos Escenarios Kármicos no sirve de nada buscar “ser felices”; sino se debe buscar “ser espirituales”


Ser felices” o “ser Espirituales”

Y este es el último punto que trataré aquí, importante porque el mundo está plagado de personas que asumen erróneamente que “ser felices y buscar estar bien” es lo mismo que “ser espiritual”.

Este tema lo he dejado explicado incluso en vídeos y charlas; y es extremadamente largo de explicar. Solo voy a decir aquí lo que significa ser espiritual y ustedes sacaran sus propias relaciones.

Ser espiritual significa trabajar en perfeccionar una relación con Dios que te lleve a cumplir con todo lo que Él espera que hagas mientras vivas; es decir, que te lleve a vivir desde sus lineamientos. Y estos lineamientos debes incluirlos en tu cotidianidad, incluso si estos no resultan cómodos para tu bienestar humano.

Ser espiritual significa vivir en función de obtener la Vida Eterna luego de morir. Por lo tanto, una persona espiritual busca más agradar a Dios cumpliendo sus lineamientos, que sentirse agradada y confortable en vida.

¿Acaso esto quiere decir que una persona espiritual es infeliz?

Pues nunca, por el contrario. Una persona espiritual termina siendo más feliz que aquellas personas que solo se enfocan a buscar la felicidad.

La razón es que si crees en Dios y haces esfuerzos sinceros por cumplirle, pues Dios mismo comienza a hacer por ti; y la felicidad empieza a llegar a ti, sin mucho esfuerzo por conseguirla.

Además, una persona espiritual tiene lo que una persona feliz añora: Paz.

Cuando una persona espiritual tiene felicidad, la disfruta como cualquiera. Pero cuando la felicidad se aleja, la Paz en su interior aparece; y esto le vuelve a recuperar la felicidad.

Esto parece una utopía, pero es la única verdad de la vida.

Ciertamente, no podemos olvidar a la felicidad; pero mucho menos debemos dejar de lado nuestra responsabilidad de cumplir con Dios. ¿Cuál creemos que es más importante?

El cumplimiento con Dios, sobre todo para prepararnos o para vivir en un Escenario Kármico.

Atención, no hablo aquí de cumplir con la iglesia; hablo de cumplir con Dios.

¿Quieres vivir realmente bien? Deja de afanarte por ser feliz y comienza a afanarte por agradar a Dios. La sensación que descubrirás será algo que nunca imaginaste.

Dios les bendiga.

Namasté.
ShaniShaktiAnanda
Original: 734AS. (03 de enero del 2017)http://www.shanishaktiananda.org
Twitters: @ShaniShakti @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777
Instagram: @ShaniShaktiAnanda


Palabras-claves: felicidad, paz