Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



jueves, 1 de agosto de 2013

Desde dónde sentimos - Amor amargo

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo

Una de nuestras funciones principales como seres humanos es expresar sentimientos. Los sentimientos son la expresión más legítima y directa de nuestras energías. Si uno está manejando energías de alta vibración, pues manifestaremos sentimientos más elevados; por el contrario si nuestras energías son muy densas, nuestros sentimientos serán más “desafortunados” (con los que nos haremos daño a nosotros mismos y/o a los demás).

A nivel energético el centro encargado de trabajar con la energía de los sentimientos es el chakra cardíaco (4to, Anahatha). Este chakra no tiene la capacidad de almacenar energía, simplemente la procesa, la expresa y cambian con cada situación a la que nos enfrentamos. Si un sentimiento se sostiene en el tiempo (puede ser así por no “soltarlo”) cuando surge la necesidad de sentir otra cosa, esa energía de corazón pasa a almacenarse en el plexo solar (3er chakra); y allí se convierte en una emoción y puede durar mucho más tiempo almacenada (encapsulada).

Desde esta dinámica se entienden los rencores, las rabias, las frustraciones, etc. Todos estos tipos de emociones tuvieron su origen en sentimientos difíciles (de corazón) que no se pudieron o no se supieron trabajar, que no se pudieron sanar o soltar y pasaron a plexo solar para ser almacenados. Estas energías en plexo solar pueden durar allí años y aparecer en los momentos desafortunadamente apropiados.

Pero el punto no es quedarnos en esta dinámica básica de chakras, sino centrarnos en el proceso de “sentir en el corazón”.

El chakra cardíaco (como cualquier chakra) debe tener la capacidad de manejar su propia energía; debe poder recibir energía vital (por el shushumna) y procesarla; y una vez procesada se evidencia en lo que percibimos como sentimientos. La calidad de este chakra determina de una forma u otra la calidad de la energía resultante.

La capacidad de un chakra de procesar su propia energía es similar a la de un músculo a la hora de moverse o levantar un peso. Si un músculo se ha ejercitado muy poco, pues le será extremadamente difícil levantar peso. Igual pasa con los chakras; si no se ha ejercitado suficiente a lo largo de la vida, pues le será muy difícil manejar su propia energía. Este chakra (al igual que un músculo débil) será disfuncional.

Si en un grupo de músculos involucrados en un mismo movimiento, encontramos uno disfuncional, lo que sucede es que los adyacentes comienzan a realizar el trabajo por él. Lo mismo sucede con los chakras; dentro de la dinámica de chakras adyacentes, cuando uno de ellos está disfuncional, sus adyacentes tratan de cederle sus energías para ayudarlo.
(Nota: los conceptos de chakras adyacentes y paralelos y su dinámica
 son desarrollos del propio autor de este texto)

Si bien esta parece una dinámica apropiada, cuando el chakra disfuncional es el del corazón se comienzan a evidenciar situaciones nada agradables en el ámbito de las relaciones humanas. Explico.

Primero tengo que apuntar cómo un chakra puede llegar a ser disfuncional. En nuestro crecimiento, desde temprana edad, los niños debemos vivir experiencias diferentes que nos permitan expresarnos desde nuestras diferentes energías. Pero no solo vivirl dichas experiencia, sino que de alguna forma tener éxitos o satisfacciones en nuestra actuación para ir fortaleciendo cada chakra de forma individual.

Por ejemplo, todo niño debe verse sometido por su entorno (principalmente la familia) a:
  • Experiencias espirituales/religiosas satisfactorias para desarrollar el chakra de la coronilla (7mo)
  • Experiencias intelectuales (estudios) para desarrollar el 6to chakra (de la parte cognitiva-lógica-perceptiva)
  • Experiencias expresivas (libertar de expresarse sin faltar el respeto a nadie, por ejemplo) para desarrollar 5to chakra (garganta)
  • Experiencias sentimentales apropiadas (recibir amor incondicional – y ser invitado a darlo – que haya alguien que lo reciba) para favorecer chakra cardíaco
  • Experiencias que estimulen su responsabilidad, el cumplimiento de metas, el obtener cosas con su esfuerzo, para fortalecer su 3er chakra (plexo solar)
  • Experiencia que estimulen su disfrute, el juego agradable (sin mayor intención que el disfrute sano), el poder tener cosas que lo complazcan para fortalecer el chakra de la zona sacra (2do chakra)
  • Y experiencias de responsabilidad con los suyos, de cuidado de sus cosas, que exalten sus instintos de cuidado de sus pertenencias, de su espacio, acompañado a un respeto por la autoridad (papá y mamá) sin argumentación, reconociéndolos como superiores, que van a fortalecer su posición en la vida, su seguridad personal, su chakra base (1ero)
Si en el desarrollo de cualquier niño se le niegan cantidades suficientes de estas experiencias, los chakras correspondientes pueden quedarse inoperativos, débiles, disfuncionales. Con esto, al ser adulto, cuando tenga que utilizar energías específicas para manejar diferentes situaciones, pues no será capaz de expresarlas.

En estos casos de chakras disfuncionales, el cuerpo energético de forma automática, va a comenzar a utilizar dinámicas alternas para salvar la situación; dinámicas algunas, como dije, que pueden no ser “las más brillantes y enriquecedoras”; y es lógico, porque simplemente son dinámicas de emergencia.

Uno de los casos más patéticos en nuestras sociedades es una disfunción del chakra cardíaco. En sociedades en emergencia (con pobreza crítica, con moral cuestionable, con poco desarrollo espiritual, entre otras causas) unos de los factores que se dejan de lado son los sentimientos. A los niños se le enseñan a sobrevivir, a trabajar, a ser más “vivos” que los demás, a pensar más en su supervivencia que en el otro; y todas estas acciones tienen muy poco de energía de corazón. Además, los padres y madres pueden llegar a ser muy pocos amorosos (habría que revisar la definición correcta de “amoroso”, para no confundirla con padres alcahuetas o complacientes) y aún peor, todo signo de sentimientos amorosos en los hijos puede ser considerado signo de debilidad (mental, emocional o sexual).

En esos casos los niños nacen, crecen y se desarrollan sin experiencias importantes ni significativas que manejen energías de corazón; el chakra de corazón por tanto se les llega a atrofiar y tenemos adultos... problemáticos.

Un adulto con un chakra cardíaco disfuncional sí puede llegar a manejar “sentimientos”; el asunto es que estos se van a expresar no con la energía de corazón, sino de un chakra adyacente: con la energía del plexo solar.

El chakra de garganta también es un adyacente al cardíaco, pero la energía de plexo solar es más compatible con los sentimientos, por eso la dinámica se prioriza hacia plexo solar.

Recordemos qué sabemos del plexo solar. La energía de este chakra es la energía del fuego, del quemar, del hacer, del ser notorio, del egocentrismo; si no se maneja bien es también la energía del llevarse todo por delante, de las metas personales prioritarias (disfrazadas de metas grupales); puede ser la energía del rencor, de la rabia, del luchar contra “los enemigos”, del destruir los obstáculos que se atraviesan, del buscar culpables, del atacar primero antes que me ataquen, de la lucha premeditada y de cierta forma inteligente.

Imaginemos entonces a una persona que exprese sus sentimientos de “Amor” con esta energía de plexo solar:

  1. Primero que nada NO es un amor incondicional
  2. Son sentimientos condicionados por “el hacer”, “yo te quiero más cuanto más te doy y tú me tienes que corresponder porque si no me traicionas”
  3. Es un amor que se basa en la lucha, en el rencor hacia el pasado, en la frustración por cómo sucedieron las cosas.
  4. Es un amor que no concibe el afecto hacia alguien diferente, hacia alguien que tenga pensamientos o metas diferentes (recordemos que las metas son importantes para el plexo solar)
  5. Es un amor que es muy intencionado: “el fin justifica los medios”, sin importan mucho los otros, los diferentes de mí.
  6. Puede llegar a ser un amor muy grande, de muchos aspavientos; pero igual que puede ser creador, puede llegar a ser destructor.

En fin, un Amor que no sale de un corazón operativo/sano, no es un “amor dulce” que se disfruta en el tiempo; por el contrario llega a hacer un “amor amargo”. Al principio puede tener buen gusto, pero a la larga sentirás el amargor de sus efectos y lamentablemente puede llegar a ser tarde.

El problema es que un chakra cardíaco disfuncional puede no darse cuenta que lo está, ya que efectivamente está expresando sentimientos. El problema nuevamente es de dónde está tomando la energía para funcionar, la materia prima para fabricar dichos sentimientos.

A nivel terapéutico, corregir un chakra disfuncional puede extremadamente difícil, a veces imposible. De cualquier forma, si nos vemos un poco reflejados nosotros mismos en estas líneas, debemos buscar ayuda; si nos encontramos con personas descritas aquí, debemos tratar con ellas de la forma menos sentimental posible; y si tenemos niños pequeños bajo nuestra responsabilidad aquí tenemos las consideraciones para formar a adultos sanos, integrales y protagonistas del futuro que todos queremos.


Namasté.
Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 01 de agosto del 2013
http://www.evolucionconsciente.org.ve
http://pagr777.blogspot.com/
http://www.reiki.org.ve
http://e-reiki.ning.com

Twitter: @eReiki @EvolConsc @pagr777

10 comentarios:

  1. Maestro, que articulo tan bueno, a mi me parece extraordinario esas sugerencias que se haces hacia como educar a nuestros hijos de manera equilibrada. Mil gracias
    Namaste. Johana Palacios

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Maestro, Que interesante este articulo!!!!, una vez mas puedo ver en sus escritos que importante es vernos como seres integrales, todo aunque no creamos afecta o incide en nuestra vida y en la de nuestro entorno, y que ideal que sería hacer esto desde pequeños....

    Una pregunta, ¿Esos "sentimientos" que puede manejar un adulto con energía de plexo solar, pueden llamarse pseudo-sentimientos? (en otro articulo usted ha hablo de estos)

    Namasté
    Francis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francis:
      No, esta dinámica es diferente a los pseudo-sentimientos; aunque puede estar complementada por ellos.
      Namasté

      Eliminar
  3. Saludos Maestro y condiscípulos
    Gracias por este excelente artículo
    En relación al funcionamiento de los chakras me surge estas preguntas:
    ... Si queremos abrir o equilibrar un chakra que funciona mal en otra persona o en nosotros mismos debemos usar "el lenguaje" del chakra?...
    ... Si vemos a una persona que se comporta de la manera que has descrito en este artículo, la forma que debemos tratarla es desde el amor incondicional?
    ....Será, entonces, que son de poca utilidad los libros de autoayuda y las terapias psicológicas para sanar a las personas que han carecido de amor incondicional en su infancia?
    Namasté

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Namasté MariaElena:
      Lamentablemente no es tan directo. Nosotros debemos dar amor incondicionalmente más por nosotros mismos que por los demás.
      El Amor Incondicional nos hace bien a nosotros mismos, nos eleva, nos sana; pero en un corazón disfuncional, al no poder manejarlo, puede que ni siquiera lo perciba, que no le haga nada; ya puede estar tan seco, como una planta que no tenga vida, que aunque la riegues jamás volverá a vivir.
      Es diferente si hablamos de niños; a ellos debemos tratarlos con Amor Incondicional y SÍ podemos tener la esperanza que lo vayan conociendo y lo vayan practicando; para exponerlos a ello y que tengan la oportunidad también de expresarlo.
      El punto es "qué significa Amor Incondicional?" Lamentablemente es más que un concepto que se pueda escribir o explicar; el Amor Incondicional es una experiencia de vida con Dios. No es alcahuetería, no es sumisión, no es permisivo, no es ceder, no es dejar ser... es mucho más fácil decir lo que "no es" que lo que es.
      Algún día a lo mejor escribiré mas sobre el Amor Incondicional.
      Namasté.

      Eliminar
  4. Namasté Muy bueno su articulo, su exposición, su clase, muy claro y sobre todo que nos da la manera no solo de identificarlo sino como tratarlo y de evitarlo en niños, futuros hombres integrales sanos para una sociedad ideal. Muy oportuno para estos tiempos en el cual se siente mas que antes la competencia desde el hacer. Realmente aleccionador, y permiso para difundirle. Gracias Maestro Saludos a tod@s

    ResponderEliminar
  5. Excelente, Maestro. ¡Qué responsabilidad tan grande tenemos los padres con nuestros chiquitines!

    Sé que es difícil definir el amor incondicional pero qué tips prácticos sugeriría para poder ayudar a los niños a desarrollar o trabajar sanamente con el Anahata?
    Namasté,
    Pue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Namasté.

      Tips prácticos (específicos) son difíciles de dar; pero yo recomendaría "exponer" a los niños a experiencias diversas (sin atentar contra su integridad) que les permitan (o les obligen) a manejar las diferentes energía de los diferentes chakras.

      Eliminar
  6. Muy bueno Maestro lo comparto en mi twitter.
    me encanta por su meridiana claridad a través de los ejemplos sencillos. Muy esclarecedor
    Namasté

    ResponderEliminar
  7. como el no manejar la energía correctamente puede afectarnos tanto... entiendo muy bien la relacion entre cada un de los chakas, entiendo por ejercicios que hemos realizado y que usted nos ha explicado como se "debilitan" en función del fluir de la energía... entiendo que YO, de forma muy particular alojo en mi charkra corazón todas mis emosiones, no las distribuyo, de acuerdo a que órgano debe manejarla o transformarla... gracias maestro, debo seguir revisando este tema...

    ResponderEliminar