Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



miércoles, 26 de diciembre de 2012

Guía o Maestro

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo

Quiero plantear aquí dos conceptos diferentes que siempre puntualizo porque son importantes para los que están en algún camino de crecimiento espiritual sostenido.

A lo mejor los conceptos que expongo no concuerdan en detalle con los conceptos oficiales, pero son detalles que los diferencias y no causan problemas el asumirlos de esta manera.

Muchas veces los términos Guía y Maestro se utilizan de forma indistinta, pero son dos figuras con diferencias importantes cuando se enmarcan en el acompañamiento del desarrollo del Ser.

Hay muchas diferencias entre un Guía y un Maestro; puntualicemos su conceptualización desde sus características.

Características de un Guía:

  • Se plantea la relación de Guía y guiado.
  • Un Guía acompaña de la mano al que se deja guiar y debe estar monitoreando constantemente el progreso del guiado para proponer cambios, caminos, opciones, siempre con la idea de acompañamiento constante.
  • Por lo tanto, un Guía se debe involucrar con el camino del guiado, ya que el éxito de su misión depende de lo que este consiga.
  • A un Guía le importa el mayor éxito posible de su “guiatura”; “su paga” (metafóricamente hablando) depende de ello.
  • Un Guía no critica, no juzga al guiado, pero si debe proponer acciones en las actuaciones inconvenientes. Si se plantea el juicio como primera herramienta de trabajo, puede aparecer un muro entre el Guía y el guiado; produciendo que el guiado desarrolle una sordera a los consejos; esto entorpecería la relación de acompañamiento - a nadie le gusta ser criticado y menos por alguien que lo debería ayudar a caminar.
  • Un Guía debe tener diferentes visiones de una misma situación para tener opciones de propuestas diferentes. A pesar de esto todo Guía debería haber pasado por, y si es posible mantener, una relación de Discípulo con un Maestro, ya que pese a su diversidad debe tener una línea de aprendizaje coherente, consistente y bien argumentada que solo un buen Maestro le puede dar.
  • La configuración de Dones Espirituales de un Guía debe ser apropiada para la tarea; debe tener alturas suficientes de Compasión, Tolerancia y Servicio, principalmente.
  • El Guía aprovecha para su trabajo la empatía emocional con la persona que guía.
  • En la era actual, fuera del ámbito espiritual, la figura de “guiatura” se puede asemejar a algunos tipos de ”coaching”

Por el otro lado las características de un Maestro:

  • Se plantea la relación de Maestro y discípulo.
  • Un Maestro está allí cuando el discípulo lo necesita, pero es el discípulo quien busca al Maestro; ambos tiene caminos separados, si bien el Maestro debe estar atento al desarrollo del discípulo.
  • El Maestro tiene su camino recorrido o lo recorre solo; por lo tanto el éxito del Maestro no depende de lo que logre con el discípulo.
  • El Maestro respeta el camino del discípulo; es el discípulo quien toma enseñanzas del Maestro para usarlas en su vida.
  • El papel de maestro no le da ganancias espirituales al Maestro; es algo que él ejerce de forma natural (no quiere decir ni casual, ni instintiva, ni sin intención, ni sin esfuerzo)
  • El Maestro no tiene que ser cuidadoso con las emocionales del discípulo más allá del trato respetuoso y cordial; si debe decir algo lo dice.
  • Un Maestro propone escenarios de aprendizaje de forma consciente e intencionada para que el discípulo pueda aprender de ellos.
  • Si bien el Maestro puede tener diferentes visiones de un mismo tema, su discurso debe ser totalmente alineado y coherente con sus enseñanzas; si eso le van bien al discípulo puede aprovecharlo. El Maestro no necesita acomodarse a las necesidades del discípulo.
  • Los Dones Espirituales de un Maestro deben tener una altura suficiente para su labor, especialmente: Autoconsciencia, Compasión, Humildad, Desapego y Amor Incondicional.
  • El impacto en un discípulo de la actuación de un Maestro se centra principalmente a nivel espiritual. El Maestro utiliza la empatía espiritual con el discípulo para hacer su trabajo.
  • En la actualidad la figura de un Maestro se ha ido abandonando por la concepción mal interpretada de autosuficiencia personal; todos creemos que podemos hacer cualquier cosa por nuestros propios medios.

Cualquiera de nosotros puede llegar a ser Guías o Maestros. Generalmente la función de Guía antecede a la de Maestro; pero hay roles de vida en los que no se pueden ejecutar una u otra.

Cuando de nuestra cotidianidad hablamos de roles que se sustentan principalmente por los sentimientos, ninguno de los involucrados en dichas relaciones puede asumir el papel de Maestro. Por ejemplo en una familia, los padres deben ejercer el rol de Guías – porque a ellos sí les interesa que los hijos salgan con bien; si es posible se debe caminar con ellos. Lo mismo pasa con parejas, ambos deben caminar uno al lado del otro.

Un padre, una madre, un hij@ o una pareja nunca debe asumir el papel de Maestro con su contraparte (criticando, enseñando lo que está mal hecho, etc.); porque son relaciones donde el componente emocional debe estar involucrado y no es sano permitir se levanten paredes que aíslen a los miembros.

Las familias se crean para que sus miembros caminen juntos, se aconsejen desde el amor, se acompañen en el camino, todos guías de todos; nunca en una familia puede haber un Maestro y los otros ser discípulos: “Nadie es Profeta (Maestro) en su tierra (en su espacio vital = familia)”

Mi recomendación es que consideres a cualquiera de estas dos figuras dentro de tu crecimiento espiritual asistido; la que te acomode mejor. Hay personas que no toleran la figura de un Maestro y prefieren a un Guía; mientras que otras personas necesitan a un Maestro considerándose a sí mismos sus propios Guías. En cualquier de los casos el crecimiento asistido se puede dar efectivamente.

En oportunidades se pueden tener la bendición de contar con un Guía y un Maestro al mismo tiempo, siendo esta la fórmula más efectiva, siempre y cuando ambos mantengan la misma línea de enseñanza.

La diferencia es importante conocerla, para seleccionar uno u otro y/o cómo tratar a los que la vida te ofrezca.

Pero cuidado en la elección, nadie puede ser Maestro si no ha sido antes discípulo y nadie es un buen Guía si no ha tenido un buen Maestro.

Namasté.
Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 26 de diciembre del 2012
Twitter: @eReiki

martes, 25 de diciembre de 2012

El aprendiz de Mago – primera lección

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo

La primera lección que un mago debe aprender (sea mago blanco o mago negro) son tres conceptos en los cuales debe trabajar toda su vida. Si entiende estos tres conceptos habrá recorrido el 0.01% de su camino de aprendizaje, pero si no lo entiende nunca podrá comenzar a aprender.



  • El Futuro: no es más que una agrupación infinita de eventos probables en relación a su situación actual. Como la cantidad de eventos probables es infinito, TODO existe, TODO es posible, solo que con probabilidades mayores o menores.
  • La Magia: no es más que el ubicarse en el futuro inmediato deseado donde las condiciones deseadas sean la realidad.
  • El Método: es la capacidad del Mago por la cual puede ubicarse a voluntad en la situación deseada, en uno de los múltiples futuros posibles.



Lo que el Mago aprende es el Método, el cual está determinado por Leyes Universales (como todo en el Universo). Ser Mago no es algo único ni especial, lo que si es meritorio es el conocimiento que se tiene de las leyes universales y las capacidad de aprovecharlas a su favor.



Si aplicamos los tres conceptos planteados arriba, desde el plano conductual hasta el plano místico, parece una realidad muy obvia, sin necesidad de mezclar nada místico. Pero lo que diferencia a un Mago de una persona normal que se esfuerza por lo que quiere y trabaja para ello son los siguientes puntos.



  1. El esfuerzo que debe hacer el Mago está en el conocimiento y en la práctica de vida para aprovechar las leyes Universales, no así en el cumplir sus deseos.
  2. Un mago no modifica su propia realidad únicamente, sino que tiene la capacidad de arrastrar a otras personas hacia esas otras realidades donde él se desea ubicar. Este arrastre se realiza sin necesariamente involucrar a esas otras personas y hasta a lo mejor sin merecerlo.
  3. El Mago tiene consciencia del proceso, por tanto puede hacerlo a voluntad,



Otra característica de los magos es la no posibilidad de control total, por su limitación en la caracterización de su futuro (visión no global) y porque en algunos casos no es posible alterar la ruta de aprendizaje.
.



La actitud de vida del Mago es lo que lo define como Mago Blanco o Mago Negro, ya que el proceso es exactamente el mismo para ambos.



En este corto texto dejo mucho sin decir o entre lineas. Si te llamó la atención no te pierdas.



Namasté.

Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 25 de diciembre del 2012
Twitter: @eReiki

domingo, 23 de diciembre de 2012

La necesidad de sacralizar

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo
Las cosas sagradas existen. En este escrito presento un término que tal vez sea muy poco utilizado, por lo que voy a colocar una definición oficial.


sacralizar

tr. Atribuir carácter sagrado [a alguien o algo].
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.(http://es.thefreedictionary.com/sacralizar)

Cuando hablamos de sacro (o sagrado) hablamos de un adjetivo que se le da a una persona, a una cosa o a un ritual dentro de alguna práctica religiosa.

Antes de poner una barrera al oír hablar de religión me voy a permitir una aclaratoria personal para que no desistan de la lectura. Muchas personas reniegan de las religiones y se auto-definen diciendo que no son religiosas sino espirituales, y lo que no saben es que la religiosidad no es más que la parte práctica de la espiritualidad (teoría).

Todos somos (seres) espirituales por el solo hecho de que todos tenemos espíritu, no es algo con lo que podamos distinguirnos de los demás. La diferencia entre unos y otros sí se plantea entre los que ejercitan su espíritu y los que no, y el ejercicio para el espíritu es la práctica religiosa (sea cual sea). Así que la verdadera distinción debe venir entre los que practican alguna religión y los que no.

Pero además existen algunos ejercicios para el espíritu que, si bien son parte de esquemas religiosos, no se dan al común de las personas, sino que se presentan en ámbitos más cerrados, muchas veces nombrados como aprendizajes místicos.

Sea cual sea el caso, cuando buscamos ejercitar el espíritu es importante entender el concepto de sacralizar, ya que el acostumbrarse a tratar con cosas “sagradas” es un ejercicio que nos da resultados excepcionales. Paso a explicar.

A veces se cuestiona el carácter sagrado de algo o alguien, ya que algo puede ser sagrado para alguien y para otras personas no serlo; y eso es cierto. Se dice que algo es “sagrado” siempre y cuando una persona lo sienta así; y eso también parece ser cierto.

Pero sentir a algo o a alguien “sagrado” no es solo un acto de fe. El sentir a algo sagrado o hacerlo sagrado (para mí eso es sacralizar) es una actitud del espíritu. Cuando el espíritu siente lo sagrado es porque evidencia ante Dios ciertos dones espirituales que permite colocarse en un nivel Divino.

Cuando dentro de una práctica de crecimiento espiritual, en algún momento concreto, una persona siente lo sagrado de alguien o de algo, es porque su espíritu se está revistiendo con los dones de humildad, desapego y agradecimiento (para nombrar a los principales); esto le permite incrementar su altura espiritual (fortalecer su espíritu) de forma temporal. Al igual que cuando un fisicoculturista quiere aumentar la masa muscular de sus brazos debe comenzar a levantar cada vez más masa (peso) con ellos; cuando se desea elevar la divinidad de nuestro propio espíritu debemos exponernos cada vez más y de forma repetida a la experiencia de sentir lo Divino.

Veamos algunas situaciones prácticas. Al asistir a un servicio religioso/espiritual la actitud correcta es indispensable, porque si te esfuerzas en sentir que lo que está sucediendo allí es sagrado, pues lo que estarás haciendo es intentar elevar a tu espíritu a ese mismo punto de Divinidad.

Pero esa capacidad se practica. Al igual que un músculo crece con el ejercicio y cada vez es capaz de levantar más peso, un espíritu también crece y cada vez puede llegar a planos Divinos más altos, siempre y cuando se esfuerce en sentir la Divinidad donde sea propuesta.

Pero no es el ejercicio inocente de ver a la Divinidad en cada cosa; ese es buen ejercicio pero nuevamente no es enaltecedor porque Dios verdaderamente está en cada cosa. El asunto es esforzarse en los patrones propuestos dentro de prácticas espirituales como un ejercicio intencionado. Una persona sin estudios puede aprender a sumar y restar y así manejar su dinero en la vida cotidiana, pero no quiere decir que sepa de matemáticas lo que pudiera obtener de un aprendizaje formal (sin menospreciar a nadie)

Por eso es que toda práctica espiritual propone elementos sagrados, delante los cuales el practicante debe asumir la actitud de espíritu correcta. Si es en un templo o iglesia el comportamiento es clave; si es ante una imagen o representación o simbolismo el respeto es indispensable; si es ante un ritual, la solemnidad se amerita.

Si hablamos de prácticas religiosas al estilo antiguo, donde existe la figura de Maestro – Discípulo, siempre digo que si creemos que ese Maestro es una simple mortal, pues no aprovecharemos de él más de lo que un simple mortal nos pueda brindar. Y el aprovechar de él no es cosa de simple fe; hay energías, fuerzas, enseñanzas que se brindan y transmiten desde planos muy altos y sutiles, que únicamente la puede recibir un espíritu dispuesto para ellos – en la actitud de sacralidad correcta.

Cuando se realizan rituales, por ejemplo, la energía manejada puede llegar a ser muy alta, pero si el involucrado está hablando, riéndose, jugueteando, o simplemente distraído durante el proceso, el aprovechamiento es nulo.

Cuando un Sacerdote/Pastor/Maestro/Guía habla, la atención debe ser máxima, manteniendo la actitud de respeto ante una enseñanza espiritual Divina. Eso es lo que permite que esa enseñanza vaya a tu espíritu directamente.

Entonces, en nuestro camino de crecimiento espiritual debemos aprender a sentir “sagradas” las cosas propuestas como “sagradas”; debemos aprender a sacralizar. Al hacerlo nuestro espíritu se eleva a esas alturas y vibramos a niveles de mucha más Luz.

¿Pero por qué es importante elevar nuestro espíritu?

Podemos referirnos al simple bienestar, a sanación o a milagros de fe. Está establecido que desde el plano espiritual también se producen sanaciones; además de las sanaciones del tipo físico, mental y energético; pero para que se produzcan estas sanaciones espirituales, nuestro espíritu debe elevarse a niveles energéticos (energía espiritual) muy altos, muy puros, de muy alto octanaje. Esta energía espiritual muy pura que podemos aprender a alcanzar puede comenzar a limpiarnos en todos los planos, favoreciendo nuestro bienestar en todos los aspectos.

No es difícil creer que una simple medallita para un creyente (quien la considere sagrada) puede hacer milagros. ¿Quién puede decir que el Agua Bendita no haya ayudado a miles de personas o que el Vibhuti no haya sanado a muchos?

Pero ahora no es cosa de sacralizar al “chocolate con leche”. Una “cucaracha” aún no ha hecho milagros a nadie, un “pellejito de uña” tampoco; no caigamos en esos argumentos de espíritus incapaces de reconocer algo sagrado. Los objetos, personas, rituales santos deben tener una capacidad fuera de este plano para lograr atraer a un espíritu a niveles vibracionales superiores, similares a su propio nivel. El nivel vibracional de un “pellejito de uña” no es muy alto, por lo tanto no debería elevar a ningún espíritu mas allá de una cara arrugada por el dolor.

El Señor Jesús lo plantea muchas veces en la Biblia y una de ellas, muy clara, está en el pasaje siguiente:


San Marcos

5:24 Fue, pues, con él; y le seguía una gran multitud, y le apretaban.
5:25 Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre,
5:26 y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor,
5:27 cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto.
5:28
Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva.

5:29 Y en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote.
5:30 Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos?
5:31 Sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado?
5:32 Pero él miraba alrededor para ver quién había hecho esto.
5:33 Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad.
5:34 Y Él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote.


El que tenga oídos que oiga; aquí está todo dicho. La mujer reconocía a Jesús como algo “sagrado y poderoso” (5:28); solo le bastó estar en su presencia y entrar en contacto con una mínima parte de Él (5:27) y automáticamente fluyó algo hacia la mujer desde ese ser sagrado, sin siquiera Jesús proponérselo (5:30); entonces se realizó el milagro (5:29).

Nuevamente vuelvo a destacar la importancia con el “sentir” y no el sólo del “saber”. Algo es sagrado cuando lo sientes así, no cuando te lo dicen o tratas de convencerte o argumentarlo intelectualmente. Y por eso hay muchas religiones con muchas propuesta sagradas, alguna te debe servir.

Es importante destacar la Divinidad de Jesús que lo hace capaz de transmitir esa “bendición” a quien lo considere sagrado (Hijo de Dios). No fue cualquier manto, no fue cualquier hombre; la fe de la mujer fue importante pero no suficiente para que se produjera una sanación espiritual. Si se hablara de sacralizar algo que no tuviera altura espiritual, no se llegaría a un proceso espiritual real sino tan solo a una sanación mental, conocida muchas veces como efecto placebo.

Al final, Jesús se refiere a la “fe” de la mujer, ya que esa es la forma en la que la “sacralización” se presenta al pueblo en este caso.

Así que si quieres que comiencen a suceder milagros en tu vida, una de las cosas que puedes hacer es atreverte a reconocer las cosas sagradas dentro tu crecimiento espiritual y a actuar como corresponde, para que te sirva de práctica elevando tu espíritu y para que aproveches sus beneficios.

Esta necesidad de sacralizar dentro de tu práctica espiritual es una práctica básica para otros aspectos más profundos, como pueden ser el uso de simbología sagrada y el aprender a bendecir.

Cuanto más respetes lo sagrado, más alto será tu espíritu; y cuanto más alto sea tu espíritu mayor capacidad tendrá de reconocer lo sagrado.

Es cosa del día a día; hasta un “Dios te bendiga” o un “Namasté” debes asumirlos como acciones sagradas.

Namasté.

Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 23 de diciembre del 2012
Twitter: @eReiki

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Jesús nace nuevamente

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo


Señor Jesús, ¡naces nuevamente!
Es una bendición poder recordar a través de tu nacimiento
lo que has significado para la humanidad.


Este 25 de diciembre no te regalo nada
sino que te pido un regalo para mi; te pido que así como naciste en Belén
vuelvas a nacer en mi corazón.


Permíteme tenerte nuevamente como bebé dentro de mi alma,
para así volver a ver el mundo con ojos y mentes inocentes;
para vivir con un alma que no tema tanto, ya que sabe que siempre estás conmigo
y ante cualquier situación yo sienta que tu me llevas de la mano, siempre al mejor lugar.


Luego quédate y crece en mi corazón
como un joven que entiende que se debe dedicar a lo que Dios espera de él.


Madura dentro de mi alma para que yo pueda reflejarte a mi alrededor con mis acciones
y que Dios sea mi mejor carta de presentación.


Envejece allí adentro de mí para que yo pueda guiar a otros sin reproches,
sólo mostrándoles el mejor camino, el mismo que me llevó a ti;
así podré acompañarles a caminar y llevarlos en hombros cuando se cansen.


Y Jesús, mi Señor y Redentor, te pido que finalmente mueras dentro de mi
para que nuevamente limpies mi alma y así mi espíritu pueda llegar al Padre
tomado de tu mano.


Una última cosa te pido, a lo mejor más importante que todo lo anterior;
multiplícate como lo panes y los peces para que te renueves en todas las almas
que lean esto y así se den cuenta de cuanto tu les amas
para que te busquen, te acepten y puedas acompañarles y así sean felices por toda
la eternidad.


Feliz cumpleaños mi querido Señor Jesús,
Que Dios Padre; San José y la Virgen María te bendigan
y gracias por tus regalos. 


Bendición

Feliz Navidad 2013 y Feliz Año 2014. 
Feliz Navidad 2012 y Feliz Año 2013.
.


Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 18 de diciembre del 2012
Twitter: @eReiki

jueves, 13 de diciembre de 2012

Percepción extrasensorial

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo

Este es un tema muy controvertido, muy discutido y para muchos representa una capacidad muy deseada.

Para comenzar coloco a continuación una muy buena definición que se encuentra en el portal de Wikipedia (rec. Dic. 2012):

Se llama percepción extrasensorial a la habilidad de adquirir información por medios diferentes a los sentidos conocidos: gusto, vista, tacto, olfato, oído, equilibriocepción y propiocepción. El término implica fuentes de información desconocidas por la ciencia. La percepción extrasensorial se denomina a veces sexto sentido (pues vendría tras los cinco primeros enumerados, que se consideran los cinco sentidos «clásicos»).”

Lo primero que hay que decir es que es una habilidad propia del Ser humano y que la referencia popular de que es un sexto sentido es muy acertada, ya que pertenece al conjunto de nuestros sentidos necesarios para percibir nuestro alrededor (alrededor que no solo es físico).

La PES (Percepción ExtraSensorial) no es un don de pocos, todos la tenemos, así como la vista el oído, el gusto, el tacto y el olfato; aunque de la misma forma que existen personas sordas o ciegas, pueden haber personas con este sexto sentido bloqueado o no desarrollado a plenitud.

La PES representa uno de los mecanismos para percibir aquella parte de la realidad que no es física (terrenal). Si podemos reconocernos como seres con componentes energéticos/espirituales más allá de nuestra realidad física visible, es lógico que tengamos “sensores” que nos ayuden a captar los estímulos de esos “ campos sensoriales no físicos” y así poder interactuar en esas realidades.

Tenemos aquí la primera consideración necesaria para entender la PES. Nosotros vivimos en diferentes planos, los cuales podemos dividir muy someramente en dos: plano físico y plano sutil (no físico). El plano físico lo conocemos por nuestros 5 sentidos básicos: vista, oído, gusto, olfato y tacto, que no son más que sensores apropiados para percibir las vibraciones de ondas-partículas correspondientes a nuestro plano tierra. Cuando hablamos de nuestros planos superiores (superiores en nivel de vibración, no necesariamente en Luz o bienestar), los cinco sentidos físicos anteriores ya no son útiles porque las señales que se reciben escapan de sus rangos de captación, no pudiendo procesar la información. Es allí donde comenzamos a percibir con nuestros extra-sentidos.

Y además está claro que somos Seres multi-dimensionales. Esto significa que vivimos simultáneamente en varias dimensiones o planos; y vivir en cada plano significa interactuar en ellos, e interactuar en ellos requiere captar los estímulos que ellos nos presentan para poder accionar.

La multi-dimensionalidad no es difícil de entender. Si reconocemos que nuestras dimensionas más terrenales son la biológica, la mental y la emocional, sabemos de sobra que en cada instantes de nuestras vidas esas tres dimensiones están interactuando, con consciencia o no, con intencionalidad o no. Al adicionar entonces las dimensiones energética, astral y espiritual, ya es más fácil extrapolar la multi-dimensionalidad.

Si bien los sentidos captan la información de forma automática (como cualquier sensor) nuestra mente (raciocino-plano mental) está preparada y acostumbrada para manejar y procesar la información que viene directamente de los sentidos físicos (básicos), minimizando o pasando por alto la información más sutil que viene de nuestros extra-sentidos.

Si una persona es “muy mental” (muy lógica, muy racional) es normal que sólo perciba lo que sus cinco sentidos básicos le propongan como estímulos; y el resto “no exista” para su percepción.

Si en cambio alguien cultiva una menta “más abierta” (y no es cuestión de creencia o de fe o de autosugestión) podrá ser capaz de recibir también los estímulos que vienen de sus extra-sentidos y utilizarlos como parte de su vida cotidiana. Esto es precisamente percepción extrasensorial.

La percepción extrasensorial entonces se manifiesta en personas “más sensitivas” a estímulos de planos sutiles; pero hay personas “más sensitivas” en cualquiera de los sentidos. Hay personas mucho más visuales que otras; hay personas que con su oído pueden distinguir sonidos, tonos, frecuencias, músicas de forma más fina que otras; los buenos chefs tiene un sentido del gusto y del olfato super desarrollados, los invidentes llegan a desarrollar al máximo los sentidos del oído y del tacto; los perfumistas tienen capacidad de sentir y reconocer aromas donde parecieran no existir.

Si esto es así con nuestros cinco sentidos, donde un músico puede tener un oído afinado de forma sorprendente (cultivado con la práctica o de forma innata), o un ciego leer en Braille (por necesidad) con sus dedos; con nuestros extra-sentidos también podemos hacer lo mismo.

Una persona puede tener mayor capacidad extrasensorial de nacimiento (al igual que un niño prodigio con la música) pero también se puede desarrollar. La extrasensorialidad también entra dentro de la máxima “la práctica hace al maestro”, por mucha capacidad de nacimiento que se tenga.

Como dije al comienzo, todos somos sensitivos. Todos sentimos y actuamos con estímulos percibidos más allá de nuestra realidad física; el asunto es que no lo hacemos con consciencia. Muchas veces quisiéramos tener la capacidad de darnos cuenta racional/mentalmente de esas sensaciones y es allí cuando buscamos desarrollar la extrasensorialidad.

En ese caso, el desarrollo de la percepción extrasensorial es extremadamente sencilla a nivel de procedimiento, pero puede llegar a ser MUY difícil de obtener por el trabajo y el tiempo de dedicación que puede exigir de quién la desea desarrollar.

El primer punto a destacar en el cultivo de los extrasentidos es que va a ser más fácil de lograr para las personas que menos lo deseen. Una de las cosas primarias que hay que hacer es acallar a los cinco sentidos básicos a través de un trabajo mental de silenciamiento, y este estado es inversamente proporcional a la ansiedad, a las ganas o a la necesidad de “ver o sentir más allá”.

Es por esa razón que las personas que traen esa capacidad de nacimiento pueden desarrollarla con mayor éxito, ya que vino con ellas y no la ansían. Y es por eso también que muchos adultos piensan que pueden hacerlo alcanzando percepciones que no son más que propuestas de sus propias mentes (imaginación pura y simple) para satisfacer una ansiedad interna de lograrlo.

Pero como dije, el proceso es simple. Se puede cultivar con varias actividades diferentes que combinadas aumentan las horas de vuelo:

  1. Con meditaciones concentrativas, limitando tu mente a estímulos únicos (visuales, auditivos, etc.)
  2. Aprendiendo el “volcado de consciencia” hacia cada uno de los sentidos físicos de forma selectiva y permaneciendo allí. Si logramos fijar nuestra conciencia en cada sentido físico a voluntad de forma exclusiva, como resultado casi automático podremos aprender a sentir, a voluntad también, las sensaciones que vienen de nuestros extra-sentidos. A diferencia del primer punto, es un estado más contemplativo que concentrativo, pero igual mono-sensorial.
  3. Con prácticas Vipassana frecuentes y duraderas (horas y días)
  4. Con auto-pruebas de sensibilidad intentando en tu día a día percibir - sin oír, sentir - sin tocar y ver - con los ojos cerrados.
  5. Cultivando la “visión interior”, lo que enseño en los talleres de Reiki nivel 1 pero que se escapan del objetivo de estas lineas.

Cualquiera de estas prácticas debe se intensiva; mientras más tiempo y frecuencia mejor. Estimar cuanto tiempo tarda el tener una extrasensorialidad real y efectiva es imposible de hacer; pueden ser meses, años, décadas o no lograrse nunca en una vida. Lo que si es cierto es que la juventud, la actitud de “cero-expectativas” y la práctica constante aumenta la probabilidad de éxito.

Y toda la práctica debe estar evaluada por comprobaciones fidedignas, por experiencias extrasensoriales que se vayan pudiendo comprobar sin la menor duda, para saber si estamos en buen camino, percibiendo cada vez más e imaginando cada vez menos.

A practicar.

Namasté.
Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 12 de diciembre del 2012
Twitter: @eReiki

martes, 11 de diciembre de 2012

Mensajes de los Hermanos Mayores (HM) sobre el 21 diciembre 2012

Mensajes de los Hermanos Mayores (HM) sobre el 21 diciembre 2012
Pedro A. Gómez Ruzzo
10dic2012
Queridos Hermanos

Muchos esperan manifestaciones planetarias y galácticas para este 21 de diciembre del 2012.

Algunos presumen que vamos a aparecernos ese día.

Más que UN DÏA importante, estos años han conformado a UN PERÍODO importante. Las cosas han venido cambiando/mejorando/evolucionando y lo seguirán haciendo.


Están en un periodo de cambio, no en un día de cambio. No esperen que el destino de la humanidad cambien de un solo día; al mismo Padre con todo su poner le tomó 7 días (metafóricamente hablando). Trabajen todos los días y síganlo haciendo.

No nos esperen el 21, ya estamos con ustedes. Nosotros hemos interactuado con algunos de ustedes, solo que muy pocos nos han reconocido; afortunadamente no era necesario que lo hicieran.

¿Quieren que el 21 pase algo especial? A estas altura seguramente ese algo especial ya habrá pasado en sus vidas.

Hemos estado sentados juntos y no lo han aprovechado; han preferido seguir con sus vidas como si no tuvieran el control o ellas no dependiera de ustedes o no pudieran conseguir nada bueno. Han creído oír una voz humana y la han ignorado, porque sólo eso oye con la mente.

Nuestra ayuda hacia la humanidad no es nueva; nuestra presencia entre ustedes tampoco es nueva. Hemos intentado que vieran las enseñanzas necesarias dejadas en las sagradas escrituras y han preferido cosas nuevas; ¿o creen que nosotros no estuvimos cuando las sagradas escrituras fueron dictadas?
 

Con ustedes han estado algunos pocos emisarios nuestros que fueron originarios de las sagradas escrituras. Pocos corazones han podido darse cuenta de que estos emisarios (nosotros encarnados) conocen de primera fuente todo el conocimiento de las sagradas escrituras, imposible de entender para un Ser humano, pero aún así ninguno lo ha aprovechado.

Este mensaje es un llamado de atención; somos muchos los que estamos ayudando, a algunos Hermanos les toca ser más condescendientes, a nosotros nos toca "hacer que vean" y una vez abiertos los ojos, que "hagan con nosotros"

Este mensaje lo damos porque algunos de ustedes lo ha pedido y de algunos de ustedes esperamos acción, no apatía. No sirve de nada asombrarse y quedarse boquiabierta. Si reconocen estas reprimendas en sus vidas, tomen acciones junto a nuestros emisarios; no emprendan proyectos nuevos ni personales, únanse a las acciones, no tomen autoría ni protagonismo en algo que simplemente “les toca” como raza.

Después del 21 seguiremos con ustedes, en plano físico y etérico; seguirán creciendo pero esperamos que con más compromiso.

No es ahora que les estamos ayudando, siempre lo hemos hecho; en cada momento hemos estado allí; sólo que han debido aprender de las leyes naturales (espirituales para ustedes) en carne propia, por eso no fueron exentos de muchas situaciones.

Verán en un futuro cercano que el horizonte se limpia, que caerá lo que entorpece la mirada del sol, tanto a nivel personal como a nivel grupal.

Deben aprovechar esos momentos y ayudas, pero haciendo por ustedes mismos. Les estamos cuidando, les estamos despejando el camino, les estamos enviando mensajes, estamos bajando entre ustedes.

Nuestra ayuda no es con rituales puntuales, ni de ceremonias. Si no han venido trabajando en este período o lo han hecho mal, el 21 no habrá nada que aprovechar, al igual que no lo hay hoy, no se engañen.

Lo que si les aconsejamos es que se mantengan junto a nuestros emisarios encarnados mientras estén con ustedes, no se duerman, una vez que ellos vuelvan al plano que le corresponda, ustedes quedarán llorando en la oscuridad de la noche si no lo aprovecharon.

Nuestros emisarios son faros nativos de Luz, son distribuidores naturales de la energía que les estamos ayudando a canalizar para el planeta tierra; si quieren hacer algo el 21 estén con ellos, el que tengan cerca, el que hayan reconocido desde el alma.

Aprovechen a los emisarios; procúrenlos una vez que los reconozcan, pero no se los guarden. Nadie tiene una lámpara y la mete debajo de la cama. No sea tibios.

El estado terrenalizado de los emisarios no es fácil y aún más cuando es desmerecido, no se obtiene ganancia de él. Si así lo reconocen ayúdenles.

Pensar que ustedes por su cuenta pueden hacer algo especial el 21 de diciembre, algo que vaya a marcar la diferencia, es demeritar nuestra actuación con ustedes durante años; el trabajo ya está hecho, lo hemos hecho y lo continuamos haciendo con los de ustedes que se han dejado.

Estas son duras palabras, pero si no las decimos posiblemente muchos de ustedes se conformarán con algún ritual el 21 de diciembre y después continuarán con su misma evolución descuidada y poco esforzada el resto de sus vidas.

Comprendan nuestro Amor, que ha sido el requisito exigido por Dios para asignarnos este servicio al cual no estamos obligados. No ha sido la primera vez entre ustedes, no será la última mientras lo necesiten, pero no desperdicien la oportunidad nuevamente, no condenen , ni crucifiquen, o aun peor no ignoren a los que enviamos cerca de ustedes cuando nuestras actuaciones desde lo sutil no llegan a su plano terrenal.

Este 21 de diciembre del 2012 vuelve a hacer una fecha importante para que ustedes reconozcan nuestra compañía, se enteren de una vez por todas (desde sus corazones, no mirando al cielo buscando naves espaciales) que no han estado solos. Esta nueva Era marca la necesidad de trabajar juntos, ustedes con nosotros, de forma directa, evidente, intencionada.

Ninguna de las interacciones que podamos tener, ustedes con nosotros, sustituye la necesidad de Dios. Nosotros no somos sus dioses, somos sus hermanos mayores. Nosotros también tenemos a un Maestro, a un Señor, tenemos a un Dios y es indispensable que ustedes refuercen el que tengan. Es parte de la ayuda que estamos brindando.

Huracanes, terremotos, estrellas fugases, portentos en el Cielo, los habrán, siempre, y los actuales marcan la nueva Era. ¿Están dispuestos a comprometerse o la dejarán pasar? y ¿el 22 de diciembre comenzarán en retroceso al ver que no sintieron nada?

Muchos no creerán, muchos no sentirán, benditos los que escuchan de corazón porque ellos nunca estarán solos. La soledad es la sordera del corazón. A ellos también ayudamos. Reúnanse ustedes que oyen con los sordos, sirvan de lazarillos a los ciegos, llévenlos a los nuevos templos de corazón donde estarán nuestros emisarios.

¡Atentos! este mensaje despertará miserias, los templos son muy pocos. Si bien hay muchos grupos de “no terrenos” que están ayudando al proceso de crecimiento de la raza humana de diferentes maneras, nuestros emisarios a los que nos referimos son muy pocos, contados con sus dedos.

Para responder la pregunta sobre nuestra procedencia; nunca ha importando; algunos de nosotros de otros planos de existencias, otros del mismo plano pero otras ubicaciones espaciales o temporales, algunos de otros universos; lo importante es que trabajamos juntos.

Los tiempos continúan siendo brillantes, las nuevas energías seguirán allí, las oportunidades de crecimiento asistido continuarán. Dependerán de ustedes reconocerlas, utilizarlas y aprovecharlas.

Salud para todos.

----o----

jueves, 6 de diciembre de 2012

Cómo asumir el 2013

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo

Podríamos decir que al año 2013 debemos asumirlo como cualquiera de los años anteriores y como cualquiera de los que están por venir; con optimismo, con buenos deseos e intensiones, con esfuerzo positivo, etc. Pero espiritualmente hay una diferencia.

Muchos de nosotros vivimos nuestras existencias incluyendo aspectos energéticos y espirituales en ellas y estos últimos años, con el 2012 marcando un hito, han sido de crecimiento, sanación, de preparación de algo que para entenderlo se esgrimen cualquier cantidad de hipótesis, no dejando nada en claro.

Pero sí ha sido un tiempo de preparación importante, donde algunos de nosotros hemos buscado momentos y espacios de crecimiento espiritual, mientras que a otros la vida le ha propuesto escenarios de crecimiento forzado. ¿Que hayamos tenido éxitos o no?, pues nuestro bienestar ya lo dirá.

En este 2013 se esperan cosas adicionales de nosotros. La frase que quiero presentar es “Madurez Espiritual”. Sí, este “2013 es el año de la Madurez Espiritual

Mucho de nuestro crecimiento debe aflorar; el Universo va a tratarnos cada vez más como adultos, sobre todo enfrentando la vida. Si venías asumiendo un crecimiento espiritual, pues aprieta el cinturón y camina con tus enseñanzas en alto, utilizándolas en cada aspecto de la vida. Esto no quiere decir que ya no aprenderás más, el aprendizaje nunca termina, pero debes comenzar a ejercer tu espiritualidad.

Todos los consejos de cómo enfrentar tu espiritualidad se mantiene, de cómo buscarla, conseguirla y ejercerla siguen siendo los mismos.

Si nunca te habías interesado en tu espíritu o no habías encontrado una forma clara de crecimiento a pesar de que tenias “el llamado”, nunca había sido TAN IMPORTANTE de asumirlo como lo es AHORA.

Madurez Espiritual” lo debe decir todo. La Vida te ve cómo un adulto y es un adulto el que tiene todas las oportunidades de ser exitoso, no un niño, no un joven. A un adulto es al que se le exige, pero también es al que se le da toda la confianza; un adulto es el que decide cómo hacer las cosas para ser exitoso, pero también es el que corre con las resultados.

Un adulto maduro debe saber que él solo no consigue el éxito, debe saber que tiene que asociarse con otros adultos maduros; un adulto debe saber que tiene que invertir para tener éxito, invertir dinero y/o tiempo y/o esfuerzo en lograr su cometido; y esto también se aplica a su vida espiritual.

Y una de las asociaciones más importantes que debemos entender, aprender o reforzar es aquella con Dios. Para eso es el 2013, para utilizar esa relación con Dios que aprendimos a reconocer y afinar (“Alineación con la Fuente”), ahora más que nunca debemos tener “una relación con Dios que nos sirva”; Él es el “adulto más maduro” que podemos tener y el que definitivamente queremos tener en nuestro equipo de trabajo de vida.

No tendrás éxito sanando (bienestar) sin Dios, no tendrás éxito económico (estabilidad) sin Dios, no tendrás buena pareja (estabilidad) sin Dios, no perdonarás sin Dios, no te sentirás lleno sin Dios, no llegarás al cielo sin Dios.

El 2013 no es una condena, es una nueva oportunidad para seguir creciendo, como cada día, como cada año, pero con Dios.

Namasté.
Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 06 de diciembre del 2012
Twitter: @eReiki

martes, 27 de noviembre de 2012

¿Quién eres? ¿Qué significas? - Autoconsciencia

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo

Nadie debería ir por el mundo sin estar consciente de su identidad; y cuando esto ocurre de forma patológica, se requieren cuidados especiales, acompañamiento constante, a lo mejor de reclusión.

Si bien se puede alegar que esta consciencia personal está clara para muchos de nosotros; respuestas a ¿quién soy?, ¿qué hago?, ¿dónde estoy?, ¿para dónde voy?, ¿qué esperan de mí? y ¿qué significo yo para los demás? son respondidas sólo de forma parcial por nosotros mismos, únicamente desde nuestros planos físico/terrenal, mental y a lo mejor emocional.

El conocimiento adecuado de estas respuestas es lo que yo llamo “Autoconsciencia” o “Autoconocimiento”, y no sólo como se explica anteriormente, sino bastante más profundo, porque nuestro bienestar (ya lo he dicho muchas veces) no está condicionado sólo por nuestros planos físicos, mentales ni emocionales, sino que aspectos más sutiles como el energético, astral, kármico y espiritual tienen la capacidad de modificar nuestro bienestar fuertemente para bien o para mal.

Nuestro bienestar debe ser integral”, es otra frase muy repetida, y a esto se llama un bienestar completo, verdadero, legítimo. Al igual que nadie puede ser completamente feliz estando físicamente bien pero emocionalmente perturbado, nadie puede estar legítimamente feliz sin felicidad espiritual, por ejemplo.

Este término de Autoconsciencia se acuña dentro del proyecto de Evolución Consciente y representa uno de los Dones Espirituales que debemos cultivar para poder evolucionar, sanar, crecer. Es uno de los dones más básicos y principales que sirve de puntal para trabajar algunos de los otros (Humildad, Compasión, Tolerancia, Servicio, etc.)

Cuando nos referimos a Autoconsciencia desde el punto de vista espiritual es importante pararnos con los pies firmes y asegurarnos que entendemos la idea de que somos Seres Espirituales. Aceptar en algún grado de que “somos seres espirituales con experiencias terrenales en vez de seres terrenales buscando experiencias espirituales” es básico para comenzar a desarrollar la Autoconsciencia. Si una persona se percibe sólo como “carne y hueso” y a lo mejor algo de inteligencia (mente) pues de plano está imposibilitado en su crecimiento espiritual; mejor que siga disfrutando de su terrenalidad hasta que su espíritu se fastidie y se lo reclame.

La Autoconsciencia no es sólo un concepto que se estudia y se aprende, no es un conocimiento intelectual sino que es una consciencia espiritual de sí mismo que se debe reflexionar y experimentar y que busca responder preguntas similares de: ¿quién soy yo más allá de mi ser terrenal?, ¿qué estoy haciendo o qué debo hacer para tener bienestar espiritual?, ¿para dónde voy con mi Espíritu?, ¿cuáles son mis objetivos en esta vida? ¿quién es Dios para mí?, ¿qué significo yo para Dios? y ¿qué espera de mi Dios?

El trabajo de desarrollo de la Autoconsciencia no es sencillo ni rápido, pero es vital si queremos hacer algo más productivo con nuestra existencia que sólo gastar unos cuantos años respirando para luego terminar en cenizas.

En procesos de Sanación (con mayúscula) es importante abordar el trabajo del aumento de la Autoconsciencia. El trabajarla es comenzar a dejar el papel de víctimas, comenzar a tener confianza que se puede salir adelante (sin importar el estado ni los resultados) y por supuesto es indispensable para que aflore la tan solicitada Fe en Dios (la verdadera, no la que ejercemos para ver “si da resultado”)

Por ejemplo, si alguien se sabe (desde la Autoconsciencia) que es hijo de Dios, ¿cómo puede pensar que él le castiga?, o que le va a abandonar, o que sólo le va a dar su misericordia cuando a él me parezca. Una persona que se reconozca verdaderamente como hija de Dios (que lo sepa con su espíritu, no con su mente) siente la presencia de su Padre en cada instante y no le abate el sufrimiento (aclarado ya muchas veces la diferencia entre dolor y sufrimiento)

La Autoconsciencia también nos permite conocer nuestras fortalezas y debilidades para ofrecer un Servicio óptimo o para reforzar nuestro trabajo personal.

Pero ¿cómo se trabaja la Autoconsciencia? La respuesta nuevamente es con tu religión; una religión bien explicada, bien llevada y bien practicada; no estando demás la asistencia real (no de libros) por Guías o Maestros que la conozcan.

En fin, si queremos ser verdaderamente libres de ataduras auto-impuestas; si queremos no vivir recluidos en situaciones de las que no sabemos salir; si queremos recorrer este mundo (que es también espiritual) sin ir dando tumbos y con algún rumbo establecido; si queremos ser útiles desde nuestras verdaderas fortalezas; si queremos saber qué cosas debemos trabajar para estar cada vez mejor, si queremos sentirnos siempre en buena compañía; debemos estar claros espiritualmente. Es tu Autoconsciencia, eres tú, es tu decisión.

"Autoconsciencia: conócete a ti mismo pero desde lo que de verdad eres: hij@ de Dios". PedroAGómezR.

Namasté.

Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki
Original: 27 de noviembre del 2012
Twitter: @eReiki

jueves, 22 de noviembre de 2012

El Reiki como terapia complementaria

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo

Este debe ser como el quinto artículo que escribo con el mismo título pero como es tan importante y como siempre se puede argumentar lo mismo de diferentes maneras, nunca está demás volverlo a tocar.

El Reiki es una excelente terapia energética, pero puede llegar a ser extremadamente peligrosa; me explico.

Uno de los primeros errores a mi parecer que se cometen con el Reiki es catalogarlo como terapia alternativa. Alternativa generalmente se entiende como Sustitutiva y el Reiki nunca debe utilizarse como forma de atención primaria cuando se busca recuperar el bienestar  (una vez que lo perdemos). El Reiki sí es una forma EXCELENTE para mantenernos sanos; pero recuperar el bienestar es una guerra y hay que enfrentarla con las armas mas adecuadas para el campo de batalla donde se libra y por supuesto con la mayor variedad de estrategias posibles.

Si estamos librando una batalla en el desierto, no vamos a utilizar lanchas para hacer avanzar las tropas, pero sí a lo mejor para llevarlas hasta la orilla más cercana al desierto. Si estamos en montañas escarpadas no vamos a lo mejor a utilizar paracaidistas, pero si tropas terrestres que puedan escalar.

De forma similar, si nuestro problema está en plano físico no vamos a utilizar solo energía para sanarlo; la energía por supuesto que ayuda pero el abordaje debe ser en plano físico. Si el problema es emocional, claro que energéticamente puede propiciarse la estabilización emocional pero a lo mejor hay que buscar cambiar formas de ver la vida para dejar de depender de tanta asistencia externa.

Afortunadamente la energía vital (el Ki que se maneja con Reiki) está presente en TODOS los procesos que nos definen como seres vivos: procesos biológicos, mentales, emocionales, energéticos, astrales, kármicos y espirituales, de eso nadie tiene dudas. La cuestión es el impacto positivo mas o menos directo (o mas o menos rápido) que esa energía vital puedan tener sobre algunos de esos procesos.

Si nos hacemos una herida en un dedo, corremos a lavarla y desinfectarla para que no pase a mayores; actuamos con procedimientos físicos porque tanto la herida como las bacterias son físicas. ¿Que podemos quedar luego dando Reiki para que los procesos de protección inmunológica y de cicatrización se lleven de mejor forma?, claro que si (sin descuidar las atenciones físicas subsecuentes); allí la energía sí es prudente de utilizar como atención complementaria a lo que estamos haciendo.

Siempre que tengamos un mal debemos actuar con las herramientas mas apropiadas al caso, pero sin descuidar todas las otras herramientas útiles que con seguridad nos sirven; y el Reiki es una de ellas. La herramientas mas apropiadas pueden ir desde la atención médica especializadas hasta acciones personales con intencionalidad clara de mejorar.

Y esto marca lo potencialmente peligroso. El Reiki suele ser tan bueno en muchos casos (principalmente cuando la causa del malestar tiene origen energético) que se suele pensar como única herramienta en el abordaje de otros casos no directamente energéticos.

Una de las tendencias mas generales con esa idea es asumir terapias de Reiki y no hacer más nada; dejar que el Reiki – y el pobre reikista – sean responsables de la mejoría.

No, no, no, “a Dios rogando y con el mazo dando”. Cuando recibimos Reiki, recibimos Energía Vital Universal para que nuestros procesos de sanación se lleven a cabo de la mejor forma; pero debemos muchas veces promover esos procesos de sanación.

Se ve muy claro en algunos casos. Por ejemplo tenemos problemas en nuestro trabajo (o con nuestras parejas), comenzamos a recibir Reiki pero no hacemos el esfuerzo de modificar de nuestra forma de enfrentar la situación. La energía adicional SEGURO que te va a servir para que el esfuerzo que tu pongas te rinda muchos mejores frutos, pero el trabajo debes hacerlo tu.

Otro ejemplo típico, no tenemos empleo, comenzamos con Reiki, pero ni salimos de la casa a entregar nuestros currículos. La energía Reiki recibida en el mejor de los casos se utilizará en otras cosas, a lo mejor para que las uñas te crezcan mas fuertes.

Por el contrario, si le estamos poniendo corazón a sanar por cualquier medio, por cualquier terapia, por cualquier técnica; nuestro Ser estará ávido de energía adicional para hacerlo “más rápido o de forma menos traumática o de forma más duradera”. En estos casos el Reiki es inmejorable, no solo por la efectividad de la entrega y la recepción sino por lo fácil de recibir.

Si esto no se entiende, como reikistas o como receptores, el Reiki no pasará de ser una pobre terapia que a veces funciona y a veces no. El Reiki SIEMPRE funciona ("a pesar de reikistas" como dirían algunos amigos españoles) el problema es que debemos asumirlo como terapia para complementar todo el esfuerzo que estamos poniendo por estar cada vez mejor.

Un fuerte abrazo de Luz.

Namasté

Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki
Original: 22 de noviembre del 2012
Twitter: @eReiki