Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



lunes, 12 de febrero de 2018

El alcohol - desde nuestras energías

Autor: ShaniShaktiAnanda

Como bien recordaba mi profesor de Química: “lo que no está escrito, no existe”.

Y por eso quiero escribir algunas de las cosas que he repetido sobre impacto del alcohol dentro de nuestro Ser Integral. No tengo la autoridad para hablar desde el punto de vista fisiológico ni psicológico, pero si abordaré el impacto energético y espiritual sin entrar en detalles de enseñanza místicas.

No niego que los argumentos que yo dé aquí tengan también explicación orgánica o psicológica; es lógico que la tengan ya que somos seres integrales y nada de lo que se haga en algún plano, se escapa del impacto o de la explicación desde nuestros otros planos de existencia.

Así que no pretendo competir con nadie ni digo que los argumentos energéticos sean los únicos válidos. Simplemente me voy a limitar a dar ese punto de vista.

Tampoco pretendo satanizar el consumo de alcohol. Todo exceso tiene su peligro, pero incluso el alcohol puede tener sus beneficios si se usa correctamente.


En alcohol en nuestros chakras

Lo primero que hay que recordar es el impacto de tomar bebidas alcohólicas en nuestro cuerpo energético.

Si bien a nivel orgánico se puede llegar a establecer un volumen una ingesta “segura” de bebidas alcohólicas antes de comenzar a describir efectos en nuestro organismo; e incluso dentro de ciertos límites una pequeña cantidad de alcohol puede llegar a ser beneficiosa; a nivel energético no se habla de cantidades. Una proporción mínima de alcohol tiene su impacto inmediato en nuestro sistema.

Por supuesto, mientras mayor cantidad, mayor impacto; pero los efectos energéticos comienzan a hacer efecto incluso al olerlo.

El hecho beneficioso de “oler un poco de alcohol” en personas que se están desvaneciendo o que están desmayadas, indica directamente el chakra al que impacta.
El desvanecimiento es una condición asociada directamente con una disminución o depresión momentánea del Chakra Base (Muladhara) y por tanto el alcohol lo estimula. Solo con el poco alcohol que puede entrar en las mucosas nasales o bucales, el chakra base ya reacciona.

Recordemos que la energía del Muladhara es con la que se maneja todas las funciones de supervivencia (como seres vivos); funciones estas que generalmente son orgánicas. Entre estas funciones tenemos: excreción de desechos y toxinas del cuerpo, tonicidad muscular, tensión arterial, glándulas suprarrenales, control de la temperatura corporal, sudoración, control de la reproducción celular, necesidad sexual (necesidad de coito como instinto no consciente de supervivencia de la especie), necesidad de pertenencia a alguien o a un grupo, control de la situación, empoderamiento, arrogancia, actitudes como “fíjense en mí”, entre otras.

Y desde el punto de vista más sutil, pero no menos importante, la energía del Muladhara es la que está directamente relacionada con los Karmas (de nuestro Cuerpo Akáshico) y con nuestra “energía masculina” (la cual se relaciona con la escencia masculina de nuestro Cuerpo Álmico)

Les pido que recordemos esta pequeña lista con lo cual se entenderán el impacto del alcohol.

Pero el Muladhara no es un chakra que funciona como los otros. Todos los otros chakras de nuestro Cuerpo Energético pueden hacer una gestión gradual de sus energías. Esta gestión gradual significa que pueden manejar más o menos energía dentro de un rango de depresión a exaltación sin irse a extremos bruscos ni pegar saltos.

El Muladhara, por el hecho de controlar asuntos de supervivencia o de emergencia, no conoce mucho de gradualidad. Si hay que correr ante una emergencia, no se puede pensar mucho. Está pensado para pasar de un estado equilibrado de energía a estados de exaltación casi instantáneamente.

Estos estados de exaltación no son “energéticamente sostenibles” sin pagar las consecuencias, ya que desgastan mucho al sistema. Luego de un tiempo forzado en exaltación, el Muladhara “debería” soltar ese estado para caer en lo que se conoce como un “efecto rebote”

El “efecto rebote” se produce cuando desde ese estado de exaltación, el Muladhara debe soltar toda su energía por agotamiento y llega al estado de depresión muy marcado. Literalmente “se suelta y cae”

Es por esa razón energética que luego de salvar algún peligro o susto grave, a algunas personas se les van las piernas (pierden tonicidad muscular). Se puede pasar de una valentía e incluso violencia extrema, a estados físicos y anímicos de desvanecimiento. No olvidemos la lista de cosas que se controlan con la energía de chakra base.

Y otras personas cuando se asustan mucho, al momento del rebote del Muladhara pierden el control de los esfínteres y defecan o se orinan.


Pero al estar presente este efecto rebote, el Muladhara comienza un proceso de recuperación que se da con oscilaciones que se van amortiguando; esto es, con altas y bajas energéticas alrededor del estado de equilibrio que cada vez se van haciendo más pequeñas.

Un Muladhara sano es aquel que puede llegar rápidamente a un estado de equilibrio gracias a esas oscilaciones amortiguadas. Pero un Muladhara “cansado”, “agotado”, “inestable” o “chamuscado” es aquel que tarda mucho en estabilizarse ya que las altas y bajas no se amortiguan suficiente y no se estabiliza con la velocidad necesarias.

Esto es muy similar al sistema de amortiguación de un vehículo. Es normal que por imperfecciones del camino, los cauchos caigan en baches y el vehículo rebote. Pero gracias a los amortiguadores y a las ballestas, el vehículo queda oscilando para estabilizarse al poco tiempo.

Cuando el sistema de amortiguación está fallando y el vehículo cae en un desnivel, este sigue rodando pero con un rebote incómodo. Esto es muy similar al Muladhara.

Pero el Muladhara no solo “se cansa” de tanto rebotar, sino que puede dañarse y es entonces cuando comienzan los problemas.

En esos casos cuando el Muladhara se cansa, no puede manejar ni poner a disposición a energía de supervivencia y muchos sistemas de sostén de vida comienzan a fallar. Cosa como desequilibrios de la TA, cáncer, depresiones o algunas condiciones degenerativas, son algunos de los resultados de un Muladhara que perdió su capacidad reacción o de estabilización.

Este estado de inoperatividad de Muladhara es consecuencia principalmente de estados frecuentes de desequilibrio o de activaciones innecesarias. De la misma forma que los amortiguadores y las ballestas de los vehículos se vencen si el vehículo cae en muchos baches.

Es similar a un foco de iluminación (de filamento). Si se apaga y enciende constantemente, una y otra vez, el foco termina quemándose.

También es cierto que en operación normal todo foco tiempo su tiempo de vida. Así es también el Muladhara. La edad lo va debilitando y va perdiendo su capacidad de respuesta o su capacidad de recuperación.


Situaciones de vida y el alcohol

Ahora comenzaré a dar situaciones de vida relacionadas con el alcohol desde el punto de vista de nuestras energías.

No puedo decir que lo que describiré son buenos o males usos del alcohol; seguro algunos de ustedes pudieran encontrar concejos para utilizar el alcohol a su beneficio en argumentos que para otros serían malos.

Simplemente diré las cosas como son.


El alcohol activa el Muladhara (chakra base) y eso activa también dos cosas: primero activa posibles karmas que estaban “dormidos” pero también despierta una energía que se asocia con la atracción sexual (recomiendo que busquen y lean mi artículo sobre Atracción Sexual).

Una persona que tome un poco de alcohol, activa tu Muladhara; y esa energía de ese chakra se enciende como un faro que “llama energéticamente” a posibles parejas sexuales. Es un llamado del tipo “mírame, aquí estoy” que se consigue con esa estimulación del Muladhara. Recordemos que en este chakra está la energía de “coito”.

Esta es la razón energética (acepto que puede no ser la intención mental) por la cual se reúnen “amigos” los viernes en las tardes a tomar unas cervezas, o se toma en un bar o se toma en una discoteca. Hay una intención energética “de llegar a algo más”

Sé que muchos de ustedes dirán que frecuentan esos lugares sin “ánimos de ligar”; y realmente lo creo; pero una cosa es lo que dice la mente y otra lo que persiguen las energías.

Se puede entender ahora las “intenciones energéticas” (nuevamente acepto que pueden no ser intenciones mentales) de una persona que llega a un bar o está en una playa sola tomando. Allí el Muladhara está encendiéndose y mandando señales “para quien las pueda ver”.


Pero ¿qué sucede si esa energía de Muladhara logra llamar la atención de otro Muladhara?.

Pues sin haber la intención mental y sin haber necesariamente el desenlace sexual, ambos Muladharas se van a conectar y se produce el contagio kármico (siento nuevamente no poder explicar más, esto está explicado en artículos muy extensos)

Pero vamos a sincerarnos. ¿Acaso es mala esta dinámica de “invitación de un Muladhara al otro” a través de la activación por alcohol?

Pues no; es una forma muy efectiva de encontrar complementos sexuales; y si se tienen las condiciones apropiadas, se puede incluso aprovechar.

El contagio kármico tampoco es malo. Si en ese encuentro de Muladharas tú logras encontrar la pareja que te ayude a limpiar tus karmas y tú tienes la disposición de asumir los suyos y ayudarle a limpiarlos, pues estamos dentro del escenario perfecto, incluso espiritual.


Por otra parte, esta dinámica de Muladharas gracias al alcohol, es muy buena cuando una pareja sexual está compartiendo en la intimidad. Una pequeña dosis de alcohol activa los chakras bases, eso activa los karmas mutuos para que puedan compartirlos y vivirlos y sanaros en conjunto. Incluso puede llegar a tener mejor sexo. Hay mayor compenetración de la pareja desde todos los aspectos.

Inclusive sin connotación sexual en las culturas que lo promuevan, el tomar vino en una comida familiar es beneficioso. La familia ya tiene karmas en conjunto que deben trabajar; una pequeña activación de estos karmas puede favorecer el trabajo con los mismos.


Espiritualmente esta dinámica no es mala, como dije puede ser incluso provechoso; siempre que se asuma la responsabilidad karmica uno del otro y se trabajan los karmas correctamente.


Pero ¿cuándo puede hay que tener un cuidado especial?

Primero: siempre es un problema hacer las cosas y no tener conciencia de lo que se hace. Después pasan situaciones y se termina diciendo “porqué a mí”

Segundo: cuando se atraé desde la energía del Muladhara (sexualmente) a una pareja con mucho karma o con karmas que uno no pretende asumir o que no se sabe sanar.

Tercero: cuando se atraen a parejas temporales o pasajeras; y hablo de temporales o pasajeras a aquellas parejas que solo con una mirada de deseo dejó todo el karma en la persona que invitaba.

Cuarto: cuando se es un discípulo (cuando se tenga un maestro espiritual).

Quinto: cuando se es un discípulo Shakti (nuevamente dejo al lector la contextualización con mis otros artículos)


Los puntos cuarto y quinto los voy explicar a continuación porque para los discípulos y los Shaktis es que estoy dando estas enseñanzas.

Comienzo.

Cuando eres un discípulo se supone que tienes un maestro espiritual que está lidiando con tus karmas; generalmente poco a poco, a pesar de sí mismo y sin recibir retribución equivalente de tu parte.

Tomar alguna copa socialmente no es el problema; tomar alguna copa en una cena en tu casa no es el problema; tomar alguna copa con tu pareja sexual no es el problema. El problema es cuando tomas alcohol y te expones (más aún en lugares públicos) como un faro en la costa de una playa para que los barcos lleguen a atracar “kármicamente” en ti.

En este caso no solo existe el riesgo de que se te activen más karmas personales que el maestro va a tener que echarse encima; sino que si te contagias de karma con miradas que ni siquiera notes, esos karmas van también a “tu querido” maestro espiritual.

¿Que esto pueda pasar alguna que otra vez? Claro que si, pero es indispensable que sepas que sucede.


Lo que tampoco puede suceder es que a pesar de no haber connotación sexual, te pares en una esquina a compartir con amigos tomando unos tragos.

El compartir con amigos, también es una compartir kármico y no está mal que se haga; de hecho, es bueno. Pero de allí a desnudar a tu Muladhara con algunos tragos y así compartir abiertamente los karmas entre todos, es como estar en una orgía sin preservativo. Todos pueden ser sanos, pero uno solo basta que no lo sea para ponerte en aprietos.

Como discípulo seguramente tienes lineamientos espirituales de tu maestro para controlar el consumo de bebidas alcohólicas; pero el maestro no te lo puede prohibir.

Solo queda de tu parte saber que si bien no te lo pueden prohibir, el maestro tampoco está en la obligación de lidiar con tus karmas difíciles, o despiertos de forma imprevista.

Tú asumirás siempre las consecuencias de tus acciones.

No es nada bonito para ningún maestro espiritual, que habiendo dedicado tiempo y esfuerzo en trabajar con “la ropa sucia” (el karma) de un discípulo, de repente le echen en cara otra cesta de ropa sucia que no sabe ni de dónde salió ni de quién es.

Además del karma que se activa en chakra base o del que se adopta por contagio en esos casos; debes recordar que esa energía de karma va a fluir irremediablemente hacia tu segundo chakra (Swadhistana) y esa es la energía que usas tanto para vivir como para crecer espiritualmente.


Cuando eres un discípulo Shakti, toda la dinámica y efectos descritos anteriormente de un discípulo normal aplican totalmente. Pero las consecuencias son un poco más extensas.

Un maestro espiritual (en particular los tántricos) en algunas etapas de su trabajo espiritual con los discípulos, depende muchísimo de la energía de Swadhistana que sus discípulos Shaktis pongan a su disposición.

Los discípulos Shaktis son la contraparte energética del maestro en momentos cuando la energía vital del mismo maestro no es suficiente.

Si en un Shakti se produce una activación inapropiada de esta energía del Muladhara y afloran más karmas de lo normal, o se produce la contaminación kármica por atracción de otros Muladharas; toda esa energía poco limpia va a llegar al Swadhistana y de forma inmediata puede “envenenar” energéticamente al maestro.

Afortunadamente hay mecanismos cuasi-automáticos (no necesariamente conscientes) por los cuales se produce una desconexión del discípulo Shakti y del maestro.


Este caso extremo de desconexión de un discípulo Shakti del maestro no solo se produce por la ingesta alcohólica; solo que es la que destaco aquí por ser el tema de este artículo.

Otras desconexiones se pueden dar por las otras dinámicas con el segundo chakra, por las cuales su energía se puede ensuciar: malos sentimientos (desde Anahata), expectativas frustradas (desde Manipura) o como es el caso aquí´por karma (desde Muladhara). De esto hay otro artículo reciente.


Si como párrafo final hablamos de nuestras energías del alma; y tomamos la relación entre escencias masculina/femenina y energías masculina/femenina que mis discípulos entenderán; encontraremos que el hecho de tomar alcohol con la subsecuente activación del Muladhara (intencional o no) es de mucha energía masculina. Sin contar si se hace solo.

Para un discípulo espiritual que debe perfeccionar su escencia femenina a través de su energía femenina; manejar momentos tan de energía masculina, complica todo el escenario espiritual. Si se desea, es mejor que busque a su pareja y entre los dos se tomen unas copas y terminen teniendo sexo.


Espero que este escrito quede de recordatorio del aprendizaje dado mucha veces en persona. Y que con ellos aprendan y se cuiden ustedes.


Dios les bendiga.

Namasté.
ShaniShaktiAnanda
Original: 774AS. (12 de febrero del 2018)http://www.shanishaktiananda.org
Twitters: @ShaniShakti @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777
Instagram: @ShaniShaktiAnanda


Palabras-claves: Alcohol, chakra base, karma, segundo chakra, Muladhara, Swadhistana, discípulo, shakti, maestro espiritual.

1 comentario:

  1. Gracias Maestro por escribir este artículo y enseñarnos sobre las repercusiones que tienen nuestras acciones sobre nosotros y Usted. Namasté.

    ResponderEliminar