Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



lunes, 23 de julio de 2018

Los favores - desde nuestras energías

Autor: ShaniShaktiAnanda

Cuando se desea estar bien integralmente (con control, sin sorpresas ni imprevistos) es muy recomendable ver la vida desde la visión amplia de nuestros planos de existencia. Y uno de los planos menos entendidos pero más importantes es el energético; para todo nuestro bienestar, incluyendo el espiritual.

Absolutamente toda interrelación humana es energética en un altísimo porcentaje, mucho más que física, mental o emocional. Esto es una realidad aunque no se entienda o no se comparta.

Incluso en las cosas cotidianas no solo estamos involucrando algunas partes de nuestro Ser de forma evidente; sino que siempre involucramos toda nuestra estructura energética.

Este es el caso de solicitar, recibir o conceder favores. Incluso recibir los favores que no se han solicitados (halagos y detalles). Comencemos con esta frase:

Nadie pide un favor para sentirse mal. Todo favor solicitado implica una solicitud de bienestar a otra persona; todo favor recibido implica una aceptación del bienestar de la otra persona.” SSA

Solicitar un favor, recibirlo o concederlo, es un acto de humanidad entendible, bien visto y que incluso puede llegar a ser altruista. Pero debemos recordar siempre que nosotros, como seres espirituales, no podemos vivir desde la visión humana de la vida; que a pesar de ser buena, lógica y conveniente; puede estar en contra de nuestra integralidad y acarrear problemas en nuestro Ser.

El bienestar en nuestro Ser está directamente asociado a nuestra energía del segundo chakra (Swadhistana). Esta energía es nuestra energía vital, la cual se utiliza para que todas nuestras funciones de vida se mantengan sanas y operativas; y adicionalmente para crecer y evolucionar espiritualmente. Por lo tanto, esta energía se debe mantener lo más limpia y lo más pura posible, lo que implica mucho trabajo intencionado en escenarios particularmente esforzados.

Y la realidad es que nuestras energías se pueden ensuciar; tanto por procesos internos propios como por contaminación de otras personas con las que interactuamos, estás menos limpias que nosotros.

Las personas interactuamos entre nosotros uniendo nuestros chakras y compartiendo las energías que correspondan en dicha interacción. Esto es un proceso automático que determina el tipo de interacción que tenemos, pero que se puede llegar a controlar con algún esfuerzo.

Cuando hablamos de pedir un favor desde el punto de vista energético, sin importar el trasfondo ni la intención del favor, lo que estamos haciendo es pedirle a la otra persona que conecte su Swadhistana con el nuestro y que nos dé de su energía de vital. Así de sencillo. visto desde el punto de vista energético.
Cuando recibimos un favor de otra persona (sea un favor solicitado o no), sin importar el trasfondo ni la intención del favor, lo que estamos haciendo es aceptar (incluso gozosamente) la conexión del Swadhistana de esa persona al nuestro y por allí aceptamos su energía.

Cuando otorgamos un favor a otra persona (sea un favor solicitado o no), sin importar el trasfondo ni la intención del favor, lo que estamos haciendo es conectándonos desde nuestro Swadhistana al Swadhistana de esa persona y por allí le damos nuestra energía.

Sea el favor que sea, siempre ocurre así, y si el favor es concedido, el solicitante termina con la energía de la otra persona en todo su Ser.

Pero ¿qué sucede si la energía del Swadhistana de la otra persona no es muy limpia? Pues que la persona pudo haberse favorecido del favor solicitado o recibido, terrenalmente hablando, pero se pudo haber comprometido fuertemente para corto o mediano o largo plazo desde todo su Ser.

Dependiendo del tipo de favores solicitados, recibidos u otorgados, la energía que se comparte puede incluir la del primer chakra (Muladhara); y recordemos que esta es la referencia de la energía del karma. Así que con una sola petición o recepción de un favor, podemos estar adoptando parte del karma de la otra persona; o si concedemos el favor le daremos de nuestro karma a la otra persona.

No voy a ser extenso aquí señalando las consecuencias de tener una energía sucia de Swadhistana, matizada muchas veces de karma; pero recordemos que podemos estar saliendo perjudicado tanto por Ley de Atracción (que se activa con la energía del Swadhistana) o por la Ley del Karma (que se activa por la energía del Muladhara)


Entonces, ¿no demos pedir ni recibir ni otorgar favores?

La idea con esta enseñanza es solo dar el contexto amplio de lo que sucede en parte de nuestro Ser cuando hacemos algo tan cotidiano como pedir, recibir u otorgar un favor. Lo que haga cada persona después de esta información es asunto de cada quien.

Pero es cierto que hay personas que, por su bienestar terrenal o espiritual, deberían tomar esta enseñanzas muy seriamente, porque de no hacerlo le puede acarrear consecuencia no deseadas en función del esfuerzo que están haciendo; consecuencias físicas/terrenales y consecuencias espirituales.

Pero en esto de pedir, recibir u otorgar favores, hay consideraciones importantes. Si hablamos de nuestra energía de Swadhistana, posiblemente estará tan limpia o tan sucia como la de nuestros familiares cercanos (hablo de los cercanos, de aquellos con los que compartimos diariamente y que son sangre de nuestra sangre, no con los familiares políticos), así que a la hora de la verdad el problema de pedir, recibir u otorgar favores a nuestro familiares cercanos sigue existiendo, pero puede ser que pedirle a no cercanos.

De forma similar es con el karma. Seguramente tenemos el mismo karma los miembros de una familia consanguinea, así que los favores entre ellos se pueden hacer sin mayor compromiso.

Pero claro está, si hay una intención de cortar las relaciones energéticas con alguna persona (sobre todo ex-parejas o amigos problemáticos) lo primero que hay que hacer es sacar de raíz la solicitud, recepción u otorgamiento de favores hacia esa persona. Suena inhumano, pero es total y absolutamente correcto desde la integralidad de nuestro Ser, es una medida que nos salvaguarda nuestra integralidad; inclusive desde la parte espiritual.

Todo esto de solicitar, recibir u otorgar favores, está claro que empeora dependiendo del favor y de la persona que lo otorga o que lo solicita. Pero estos detalles de la enseñanza los dejo para quienes tengo cerca.

Todas estas consideraciones son importantes si nos interesa la integralidad de nuestro Ser; hay que aprender a ver la vida y todo lo que nos rodea y todo lo que hacemos desde las diferentes aristas que tiene. De lo contrario podemos salir perjudicados y moriremos en el intento de vivir.

Dios te bendiga.

Namasté.
ShaniShaktiAnanda
Original: 930 AS. (18 de julio del 2018)http://www.shanishaktiananda.org
Twitters: @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777
Palabras-claves: favores, energía, espíritu. Karma, ley de atracción, LDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario