Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



lunes, 6 de agosto de 2018

La función principal de un Gurú

Autor: ShaniShaktiAnanda

La idea de tener un Gurú o un Maestro Espiritual suele ser “muy loca” o incluso absurda para algunas personas; para otras personas puede ser una posibilidad lejana; pero para muy pocas personas es algo deseado.

Algunas personas imaginan que tener un Gurú es algo idílico y humanamente gratificante; y en función de esas preconcepciones, se asumen falsos escenarios de crecimiento espiritual al lado de falsos maestro espirituales.

Veamos a qué me refiero.


Función de un Gurú

Presentemos primero la etimología de la palabra Gurú.

En sánscrito, la palabra Gurú tiene muchos significados, entre estos están: “pesado”, “de mucho peso”, “largo”, “extenso”, “valioso”, “severo”, “altivo”, entre otros.

Pero generalmente se acepta la interpretación más coloquial que involucra la separación de las dos sílabas de la palabra:

El sonido “gu” hace referencia a “oscuridad
El sonido “ru” hace referencia a “eso que destruye

Por lo tanto, “Gurú” se puede interpretar como: “aquello o aquel que destruye la oscuridad”. Cuando hablamos de un Gurú como Maestro Espiritual, la “oscuridad” se refiere a la “ignorancia espiritual”.

Del significado de la palabra Gurú se extrae la función principal del mismo: “destruir la oscuridad de la ignorancia, iluminando la vida de las personas que se acercan a él; con la intención de que aflore en ellas la correcta consciencia espiritual”.

Veamos ahora cómo ilumina un Gurú.


La habitación oscura

En nuestra vida podemos tener muchas “habitaciones oscuras”. Estas habitaciones reflejan la ignorancia en algunos temas. Cuando se trata del tema espiritual, el Gurú o Maestro Espiritual es quien viene a iluminar dicha habitación.

Pero qué sucede en habitaciones que tenemos a oscuras y que por lo tanto no nos hemos ocupado mucho de ellas.

Al tratar de ingresar y encender la luz en dichas habitaciones, solemos darnos cuenta del desorden y de la suciedad que puede haber en ellas. En la parte espiritual esto ocurre mucho.

Hemos podido estar vivido escenarios “pseudo espirituales” creyendo que lo hacemos correctamente; y eso es similar a tratar de limpiar o poner orden en una habitación totalmente a ciegas.

Cuando llegamos a un Maestro Espiritual y este apenas comienza a iluminar nuestras vidas, nos damos cuenta del desorden y de la poca limpieza que tenemos a nivel espiritual; a pesar de que creíamos que estábamos muy bien.

Aquí comienza la primera reacción de la mayoría de las personas ante la presencia de un verdadero Gurú; “apagar la luz de la habitación (desacreditar o desestimar la necesidad del Gurú) y salir de la habitación cerrando la puerta (apartarse del Gurú bajo diferentes argumentos)”

Pero es tristemente común; ¿a quién le gusta que le muestren que en una habitación tan importante como la que representa su vida espiritual, lo único que hay es un gran desorden? La mayoría de las personas prefiere apagar la luz, cerrar la puerta y seguir viviendo como lo venía haciendo; haciéndose la “vista gorda”.

Y este hecho lamentable muestra la verdadera función principal de un Gurú; que no es solo enseñarte cosas, sino iluminarte “echándote en cara” el desastre que sueles tener en tu vida espiritual.

Muchos creen por el contrario que estar de la mano de un Gurú les va a hacer sentir bien desde un primer momento; y obvian el hecho de que para poner orden en tu vida y limpiar lo necesario, debes darte cuenta antes de la suciedad y el desorden que llevas. El verdadero Maestro Espiritual se va a encargar de eso constantemente, de resaltar el desorden y lo poco aseado que llevas tu vida espiritual. Y luego, gracias a que aceptaste que él te iluminara tus zonas oscuras, es que te va a enseñar como poner orden, como limpiar y sobre todo como no seguir ensuciando.


Es por esta razón por la cual siempre refiero que el crecimiento espiritual es solo para valientes. Solo los valientes son los que se atreven a que un Maestro Espiritual les señale sus propias oscuridades; son los que se dejan iluminar y no cierran sus ojos antes sus errores o debilidades; son los que aceptan aquello que salió a la luz ante un Maestro Espiritual; y son los que comienzan a limpiar y ordenar sus propias vidas.

Pero por el contrario, en nuestra sociedades modernas donde se nos vende la idea de que somos perfectos y que todo lo podemos hacer solos, nunca llegamos a iluminar nuestra zonas oscuras prefiriendo que pasen desapercibidas; y mucho menos aceptamos exponernos a alguien que puede evidenciar que no lo estamos haciendo bien.

No te dejes engañar por falsos profetas, motivadores y “pseudo maestros espirituales” que solo te dicen que lo estás haciendo bien o te aseguran que todo lo vas a lograr con tu poder interior. Esos no te están iluminando, sino que por el contrario te están “desenrroscando los pocos focos de luz que tienes” y sumergiéndote en una oscuridad peor a la que traías antes de llegar a ellos.

Dios te bendiga.

Namasté.
ShaniShaktiAnanda
Original: 939 AS. (27 de julio del 2018)http://www.shanishaktiananda.org
Twitters: @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777
Palabras-claves: Gurú, Maestro espiritual, crecimiento, oscuridad, iluminar

No hay comentarios:

Publicar un comentario