Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



domingo, 14 de septiembre de 2014

¿Qué es un virus desde planos sutiles?



Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo


Antes de meternos en esos extraños planos sutiles; no puedo dejar de recalcar que un virus, como realidad física y biológica que es, debe tener una consideración y atención primaria en el plano físico/biológico y por supuesto médico, a la hora de estudiarlo, tratarlo, atacarlo y controlarlo.

Por muchas consideraciones energéticas y espirituales interesantes que yo brinde aquí; lo propuesto serán consideraciones complementarias que nunca sustituirán al abordaje necesario por la ciencia moderna.

Ahora sí; comencemos a hablar sobre los virus más allá de este plano terrenal; y que lo aproveche quien desee.

Definiciones para el plano sutil. 

Primero un par de definiciones personales.
 
“Un Virus es la expresión en materia física, de una energía de karma negativo” (PAGR)

“Si consideramos que es la energía vital y espiritual la que motoriza a las plantas, a los animales y a los seres humanos, como seres más allá de lo  físico; la energía que le da el sustento a los virus es la energía kármica.” (PAGR)


Ya desde esta definición, la asociación de estos “agentes infecciosos acelulares” (virus) con la energía kármica le da sus primeras características. En planos sutiles, no hay nada más infeccioso que el karma; y para que la infección se produzca, dos personas deben  interrelacionarse, de forma directa o indirecta. (Nota: lamento no explicar aquí el proceso kármico completo; ya lo he hecho en múltiples artículos y charlas) 


Con un virus, el carácter infeccioso es inherente; y también es necesario que exista interacción entre el portador y el receptor, aunque sea de forma indirecta (zonas de contacto físico comunes, aire, fluidos) para que esta se lleve a cabo.
 
Es además de notar que el medio húmedo sea importante (no indispensable) para concretar la infección, ya que se asocia al carácter energético-sutil de los virus. (Nota: recuerden que la molécula de agua es uno de los mejores elementos trasportadores de energías sutiles)
  
Creación de los virus.

La existencia de los virus responde, como dije, a la expresión física de energía kármica; energía que debería quedarse en estado sutil. Cuando los procesos de manejo del karma no son óptimos en un individuo; puede suceder que la energía kármica, que no se puede procesar, “cristalice” (metafóricamente hablando) en virus. 
Esta “creación de virus” por supuesto que no aparece de la nada (no estoy hablando de magia). Cuando alguna energía kármica se cristaliza, se aprovechan estructuras celulares, trozos de ADN/ARN, proteínas y lípidos de los mismos organismos vivos kármicos. Estas partes formadas por la energía kármica caótica, comienzan a tener existencia y características propias.

En grupos humanos con situaciones kármicas complejas (ciclos kármicos), la probabilidad de que se generen virus crece exponencialmente; y más aún, si los individuos no tienen ni la cultura ni las herramientas espirituales para procesar efectivamente el karma.

Pero hablamos de que los virus se crean en individuos con procesos no óptimos de manejo kármico. Esta ineficiencia en sanar karmas se produce por condiciones muy claras que describo a continuación:


  1. El individuo (o grupos de individuos) debe estar sometido a un estrés kármico provocado por sus situaciones particulares o grupales (recordemos que el karma se asocia a la interacción entre individuos). Este estrés karmico no se produce solo por agentes externos, sino que los mismos individuos pueden repotenciar al karma ya existente, por tener esquemas de vida erróneos.
  2. Dentro de este estrés kármico, puede ocurrir alguna de las siguientes situaciones (o todas):
    1. Los individuos no poseen la capacidad energética de tratar con una carga de karma muy elevada. El proceso de sanar karma, visto desde el nivel energético, se asocia a nuestro chakra base; y en estos individuos se puede presentar un chakra base inmaduro o disfuncional.
    2. El mismo chakra base se encuentra agotado por el esfuerzo de limpiar tal cantidad de karma (haya sido el esfuerzo exitoso o no)
    3. Los individuos no tienen herramientas ni prácticas para sanar karma. Si bien esto puede ser lo común en nuestras culturas occidentales, en escenarios de vida normales la limpieza kármica “por ensayo y error” suele ser suficiente; pero en escenarios karmicos se necesitaría un “entrenamiento especial”

Entonces, en cuando hablamos del karma, vemos que debemos tener tanto un chakra base fuerte, así como herramientas (espirituales) de vida que aligeren esa carga kármica que llevamos. 

Una vez creado el virus.

Pero una vez que el virus se crea físicamente (ya aparece) su existencia se independiza y comienza a dañar y a contagiar a los individuos por los procesos biológicos que ya son conocidos.

Si bien es cierto que a pesar de que de allí en adelante el virus ya es materia, aún su sostén (desde los planos sutiles, no terrenales) es energía kármica. Por lo tanto, una vez que un virus infecta a un individuo, la capacidad del individuo en procesar energías kármicas va a colaborar en su recuperación.

Por supuesto que lo más importante será: su fortaleza física, su sistema inmunológico, el estado de salud general que tenía al infectarse, el cuidado médico-sanitario que se le dispense, las medicaciones, etc., pero el aspecto espiritual (como seres holísticos que somos) no debería descartarse.

Lo deseable entonces, desde todo punto de vista, es tener esos procesos kármicos bien desarrollados y bien afinados. Lamentablemente esto no se consigue de la noche a la mañana, ni tampoco se contrata con un terapeuta ni se compra en la farmacia.

Los procesos kármicos se deben cultivar con Crecimiento Espiritual. En un esquema correcto (no cualquiera), el crecimiento espiritual brinda al “correcto practicante” tanto herramientas para limpiar karma como estilos de vida que no generen más karma. Debe ser un estilo de vida combinado por ambos aspectos: “tanto limpiar y como no ensuciar” kármicamente hablando.

De todas maneras, una vez que ya nos hemos contagiado por esa “energía kármica manifestada físicamente”, la atención debe enfocarse muy fuertemente desde el plano terrenal. 

Pequeñas recomendaciones. 

Sin yo ser profesional de la salud, voy a atreverme a dar las recomendaciones que deberíamos considerar en caso de algún contagio; y voy a dar las razones sutiles (energéticas, kármicas y espirituales) donde apliquen. Estas recomendaciones nunca serán ni suficientes ni las únicas que se deben seguir en caso de contagio. Se deben acatar las recomendaciones que los profesionales de la salud indiquen, pudiendo estas complementar en caso de que no vayan en contra de las recomendaciones oficiales.

  1. Tomar el reposo físico, mental y emocional lo más estricto posible. Esto le permitirá al cuerpo direccionar todas sus energías vitales a enfrentar el virus.
  2. Evitar al máximo el contacto con otras personas, mas allá de las que dispensan la atención requerida. Incluso con estas, el contacto debe ser el mínimo indispensable. Esta medida no es solo para evitar esparcir el contagio; sino que al interrelacionarnos con otras personas, aunque sea de forma casual, se genera karma. Si en una infección viral generamos más karma, vamos a poner a nuestro chakra base a trabajar con ese karma nuevo en vez de dedicarlo a procesar la energía del virus.
  3. Tomar mucho líquido (agua).Más allá de la necesidad de hidratación y de los mecanismos de arrastre del virus fuera del organismo, energéticamente el agua va a absorber la energía del virus y la va a sacar fuera del cuerpo al orinar. Recordemos la capacidad energética del agua. Pero estaremos seguro de que estamos tomando suficiente agua, solo cuando comencemos a orinar más de lo normal. Si nuestra micción es la común, debemos seguir aumentando la ingesta de líquidos.
  4. Limpieza energética. El uso de la piedra conocida como Turmalina Negra en contacto superficial pero directo con la piel, va a ayudar a limpiar a nuestro cuerpo energético. En el proceso de erradicar un virus, se genera mucha energía de residuo en nuestro cuerpo energético; esto sobrecarga energéticamente al cuerpo y lo ralentiza en la misma lucha contra el virus. Dos o tres piedritas en diferentes zonas del cuerpo son suficientes.
  5. Series de respiraciones profundas y lentas de forma muy frecuente, para mantener niveles de oxígeno altos en la sangre. Esto crea un ambiente biológico poco adecuado para los virus.
  6. La medidas de higiene reforzadas para evitar más contagio.

Y por supuesto, todo el resto de recomendaciones que los médicos indiquen.


La cosa ahora no es deprimirse, pero sí tomar consciencia. Lamentablemente siempre ocurre que buscamos soluciones cuando ya la situación desafortunada se estableció y estamos con el agua al cuello. Es siempre mucho más fácil y económico mantenerse sano que curarse.

Para los procesos virales, tener bien entonada y aceitada esa maquinaria para tratar con el karma es indispensable; no tanto para recuperarse (porque ya dependerá en mucho de nuestra biología), sino para no generar o contraer virus que pongan en peligro nuestra salud.

¡Hacer lo correcto; hacer lo correcto, hacer lo correcto! Dios permita que esto le sirva a los indicados.

Namasté.

Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 13 de septiembre del 2014.
http://www.sanacioncristica.org
http://www.AdamaConsciente.org.ve/
http://www.evolucionconsciente.org.ve
http://pagr777.blogspot.com/
http://www.reiki.org.ve
http://e-reiki.ning.com
Twitters: @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777 @AdamaConsc

Palabras-claves: virus, karma, crecimiento espiritual, chakra base,

2 comentarios:

  1. Hola maestro!!!

    Este ha sido de los artículos que he leído el más difícil de entender....y como yo tengo la "peligrosa satisfacción de entender" lo volveré a leer otros momentos para ver si capto mejor el mensaje, mientras tanto gracias..

    Sin embargo me gustaría saber si esto de virus es algo parecido a la sicosomatización? se pueden ver como semejantes o haciendo la comparación????

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, si; definitivamente no es sencillo.
      Creo que es el artículo menos leido y menos comprendido.
      Y no, no es un proceso psicosmoático.
      Un abrazo.

      Eliminar