Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



miércoles, 6 de mayo de 2020

El mensaje esperado en la pandemia. HM

Mensaje de los Hermanos Mayores
Autor: ShaniShaktiAnanda

Este mensaje no es para tu mente; este mensaje es para tu alma. Únicamente ella puede entender la verdad que venimos a trasmitir. Ojalá comiences a vivir para tu alma y dejes de vivir de tu mente; así no perderás esta reencarnación.

Primer semestre del 2020. 04-05 mayo. Todos ustedes, teniendo más tiempo libre, han mirado al cielo y han fantaseado con mayores avistamientos de nuestras naves (transportes).

Y decimos “fantaseado” porque aunque sí estamos allí, no ha sido más que en otros momentos; solo que les hemos permitido a ustedes mayor tiempo de “observar”.

Pero debería ser un “observar” hacia adentro de ustedes mismos; y muchos aún no pierden la costumbre de observar hacia afuera; buscando como dicen ustedes lo que “no se les ha perdido”, mientras deberían buscar lo que “aún no han encontrado”. Eso que no han encontrado es “su verdadera espiritualidad”.

Y sí, tenemos un mensaje, que ha sido el mismo mensaje de siempre, desde que ayudamos a crear vuestra humanidad; al cual nunca han terminado de hacer caso. El mensaje lo daremos más adelante.

No estamos para salvaros del Coronavirus, esté pasará a su propio ritmo. No estamos para llevarnos a nadie, ustedes aún pesan mucho, llenos de tantas ansias de terrenalidad. No estamos colaborando con ningún gobierno, ni vamos a castigar a nadie. No estamos abduciendo a nadie, dejen sus pensamientos paranoicos que nacen desde frustraciones internas.

Nosotros simplemente estamos esperando a que ustedes cambien significativamente.


El verdadero cambio.

El verdadero cambio siempre ha sido el de disminuir el ansia de tener cosas terrenales (incluyendo tener felicidad) y comprometerse con lo que en realidad han venido a hacer en este plano terrenal.

La visión de la existencia terrenal se ha deteriorado tanto, que casi llegan a un punto sin retorno. Tienen la idea de que están aquí para disfrutar de su existencia terrenal y se olvidaron del disfruten eterno (luego de morir) que debe cultivar en vida. Esto se llama perder el sentido de trascendencia.

Entre ustedes se convencen de que deben vivir su vida a su manera porque tienen el derecho de hacerlo; siguiendo sus propias creencias implantadas o reflexionadas desde una consciencia terrenal acomodaticia al mismo bienestar terrenal.

Se sienten dueños de sí mismos y ni siquiera controlan bien ni cuando se levantan en la mañana ni las gripes que les da ni cuando les duele el estómago.

Han adquirido una visión infantil de Dios y la siguen profundizando haciéndola más y más perniciosa. Dios se ha convertido en “alguien” que está en el deber de ayudarles con solo pedirle; y que “les ama” y “les tiene que perdonar” las insensateces que ustedes hacen con los demás y con ustedes mismos.

La mayoría de ustedes esperan la tranquilidad, la felicidad y el bienestar terrenal con el menor esfuerzo posible.

Dios termina siendo de la forma en que cada uno cree; no el que les hemos presentado en sagradas escrituras. Y hablando de escrituras, los pocos que la leen interpretan sin contexto y la incorrección se profundiza más en sus mentes. ¿Qué va a entender de una escritura sagrada y espiritual alguien que la lea con la mente y no con el espíritu? Pues nada útil.

Los “proteccionistas” refieren defender, humanizar y adorar a animales; mientras que se molestan, insultan, maldicen o critican a sus hermanos seres humanos. Todo esto por el simple hecho de que pueden sentirse superiores a un perro, pero son incapaces de comprender a un hermano. Debería aprender a defender lo “realmente defendible”: la conducta que Dios espera.

Aquellos de ustedes que quieren evadirse de los problemas en vez de enfrentarlos, imaginan que nosotros vamos dándoles “mensajes de luz”, sobre un futuro esperanzador, bello y hermoso.

Pues el futuro de ustedes no apunta a ser esperanzador ni bello ni hermoso. Con todo el comportamiento que acabamos de describir, van al exterminio espiritual de la raza humana. Y nosotros no les creamos para eso.

Todo este comportamiento totalmente alejado de la conducta esperada en el Universo, tiene en el trasfondo:

  • Una ausencia total del “sano miedo a Dios”, que se traduce como una falta de miedo a las consecuencias de incumplir con la forma de vida que se ha planteado en todas las religiones.
  • Una tergiversación de las enseñanzas espirituales dentro de las religiones, que cada vez son más humanas y blasfeman cada vez que muestra a Dios a sus feligreses.
  • Un cerrar los ojos a la existencia después de la muerte física. Prefieren creer ignorantemente en un estado de paz que tendrán al morir, sin importan como hayan vivido. Ignorancia pura.
  • Aún creen como niños con calculadora nueva, que la evolución en el universo es científica/tecnológica; y esta pandemia les ha demostrado que la salvación va por caminos más simples.
  • Se afilian a pensamientos, movimientos y siguen a personas “pseudo-espirituales” que en vez de mostrarles al esfuerzo hacia el espíritu, les promete más los beneficios terrenales desde esfuerzos de poca monta como el pensamiento bonito. Ustedes ni siquiera son capaces de distinguir lo que es realmente espiritual y lo que no lo es y se dejan engañar.
  • Y peor aún, tienen una falta de compromiso total con Dios. Para ustedes, Dios tiene la obligación de ayudarles porque “él es bueno”, pero ustedes no sienten ningún compromiso con Dios. Se olvidaron, incluso, de que el amor de Dios hay que ganarlo, merecerlo, no es gratis. Incluso, esto último lo tienen escrito en sus textos sagrados y sus mentes hipnotizadas por el facilismo, ni lo entienden.

Podríamos seguir hablando y señalando muchos errores en sus conductas humanas, que se van acentuando con las décadas; pero los citados son suficientes para que ustedes comiencen el cambio que nosotros esperamos.

Pero no caigan en el moderno error de la “autoiluminación”, que les hace creer que ustedes pueden hacer el cambio sin la ayuda de aquellos a quienes les enviamos.

Por esa razón es que estamos cerca; no por ustedes, no para salvaros, sino para apoyar a aquellos que hemos enviado época tras época; ya que son parte de nosotros. Porque si ustedes se van a salvar, será a través de esos de nosotros que están más cerca de ustedes de lo que creen.

Pero como siempre hemos dicho, cuídense de los falsos profesas y maestros, porque van a terminar peor que antes. Ya se les ha dicho cómo diferenciarlos.


El verdadero mensaje

El verdadero mensaje que queremos repetirle es que comprometan buena parte de su tiempo y esfuerzo de esta vida terrenal, para cumplir realmente con Dios; a través de sus conductas, acciones, sentimientos y reacciones hacia el mundo. Inviertan más recursos a su espiritualidad que a su terrenalidad.

Para eso deben dejar de querer tanto el bienestar humano que les promete el mundo y buscar tener más un bienestar trascendente que se obtiene al vivir como Dios indicó.

Deben aprender qué cosas les aparta realmente de Dios, aún sin ustedes darse cuenta.

Deben aprender cuales luchas de verdad deben enfrentar; siendo generalmente más luchas personales internas que externas contras sus hermanos de raza.

El verdadero mensaje que traemos no es “de amor” como ustedes fantasean; es un mensaje de corrección para recordarles el compromiso que tiene con Dios, como seres espirituales que son. Porque para eso les creamos.

Esperen más mensajes, pero escuchen y sigan a los pocos que les hemos enviado; y sobre todo hagan caso.


Porque no hemos actuado en esta pandemia.

No hemos actuado como ustedes hubieran querido; porque solo esperan que nosotros les ayudemos resolviendo sus asuntos biológicos (que también son terrenales)

Que si el Coronavirus es mentira; que si es una creación de gobiernos para dominar la economía; que si es verdad y va a acabar al mundo; que si es el Apocalipsis, que si es un castigo de la naturaleza. Pues esa no es la forma de buscar la razón del coronavirus. Todo caerá por su propio peso.

Lo que están pasando, virus verdadero o falso, es consecuencia de tanto karma acumulado por llevar vidas enfocadas a lo terrenal dejando de lado la conducta que Dios espera en ustedes. Mismas conductas que consideran las Leyes Universales como apropiadas para bienestar.

A nosotros nos ha servido que ustedes estuvieran encerrados, para que saborearan un poco de la carencia de tanta terrenalidad. Esta pausa a vuestra terrenalidad se las hemos propuesto siempre para que intenten interesarse por las cosas reales de Dios; pero nunca hicieron caso. Pues a la fuerza también vale. Consideren a la cuarentena como una nueva oportunidad que el amor de Dios les está dando. Sí, ustedes están encerrados porque Dios les ama y les está dando una oportunidad de dejar la terrenalidad de lado y descubrir lo maravilloso y gratificante que es comenzar a aprender como honrarle. Ustedes son como niños que no han hecho caso y se les tiene que quitar el juguete que los distrae para ver si se enfocan en a hacer sus labores.

En este tiempo tuvieron que haber aprendido que hay cosas más importantes que sus propios asuntos, sus gustos o sus preferencias terrenales. Algunos pocos (muy pocos en realidad) han descubierto que hay un Dios, una espiritualidad que espera que la conquisten. Esas personas han comenzado a andar en el camino correcto. Ojalá no se frenen cuando la humanidad comience a “normalizarse”.

Nosotros sí hemos actuado dándole más fuerza a aquellos que enviamos, a ese pequeño grupo delante de ustedes. El trabajo para ellos no ha sido fácil, pero honren su esfuerzo y síganlos. Repetimos, si ustedes se salvan será a través de ellos.

Algunos gobiernos aprovechan esta pandemia para su propio beneficio, eso es lo esperado en tanta humanidad. En el futuro todos tendrán lo que sembraron con sus sentimientos y con lo que hicieron sentir a los demás; de eso se ocupan las leyes universales, no nosotros,

Anoten la fecha de hoy. Con este mensaje estamos considerando que lo que esperaban de nosotros ya está dicho. Ahora depende de ustedes. Soltaremos algunos hilos.

Con este mensaje parecemos duros e inhumanos. Pues lo somos; ante las cosas de Dios, ante nuestra misión con ustedes, no podemos ser alcahuetas.

Dios les bendiga. Permanecemos entre ustedes esperando que hagan el esfuerzo suficiente de cambiar.

Namasté.
ShaniShaktiAnanda (Hermanos Mayores)
Original: 1586 AS. (05 de mayo del 2020)
Instagram @ShanisShaktiAnanda @EscuelaparaelAlma.ssa
Palabras-claves: hermanos mayores, pandemia, evolución, Dios, extraterrestres, extraterrenos, alienígenas

No hay comentarios:

Publicar un comentario