Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



viernes, 5 de octubre de 2012

Tipos de Amor (desde nuestras energías)

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo

No es la primera vez que alguien se atreve a escribir sobre el amor y los tipos de amor. El amor es un tema que abarca desde lo divino hasta lo profano; las religiones, los artistas, los psicólogos, historiadores, todos han disertado sobre lo que nos toca como seres vivos.
Yo me voy a permitir presentar al amor basándome en algunos conceptos conocidos pero llevándolos al plano sutil (energético y espiritual).
Hay una clasificación básica del amor aceptada y reconocida por todos, donde se presentan dos tipos generales: el amor Ágape y el amor Eros. Sin entrar en definiciones académicas, el amor Ágape es un amor celestial, espiritual, relacionado con el amor hacia Dios y hacia el prójimo como representación del mismo Dios, como hijos de Dios.
El amor Eros es el carnal, erótico, más de pareja; el cual se expresa la consciencia humana terrenal, más sensorial que espiritual.
Hay un tercer tipo que deseo tomar de algunos autores porque sirve para plantear la base desde donde debo partir; este es el amor Fraternal, el amor más de sentimientos hacia el prójimo, más empático, donde ni el erotismo ni lo divino están incluidos.
Entonces partamos de esta clasificación, amor Ágape, amor Eros y amor Fraternal. Cualquier sentimiento de amor que podamos albergar hacia otra persona es algunos de los tres o una combinación de ellos. Pero ¿cómo llevamos esto a nuestras energías?
(En este momento estoy oyendo en mi cabeza la voz de alguien que alguna vez me dijo: “¿meternos con energías? Esto ya es suficientemente complicado como para complicarlo más con energías”. Pues aunque no lo crean, en este caso se entiende mejor con energías)
Recordemos un momento a nuestros centros energéticos (chakras) que manejan las energías de vida relacionados a diferentes aspectos de nuestra existencia. Simplificando mucho tenemos a siete de los principales chakras en la Tabla 1.
De estos siete chakras tres de ellos tienen una característica importante. Si bien recibimos energía a través del chakra de la coronilla; los chakras sacro, cardíaco y coronilla pueden irradiar energía; es una suerte de “generación local” de energía que el Ser puede utilizar para sus procesos de bienestar. Esta generación puede incentivarse o deprimirse con actitudes, procedimientos, ejercicios, mantras, oraciones; generación que podemos promover para aumentar nuestro bienestar.
Por ejemplo, si hacemos cosas placenteras y centramos nuestra atención en el disfrute cuando las hacemos, nuestro chakra de bienestar (el 2do) comenzará a brillar mucho más, manejando mayor energía vital. Si dedicamos de forma activa parte de nuestras vidas a actividades que consciente y activamente involucren a Dios, será nuestro 7mo chakra el que comience a “generar más energía espiritual” que definitivamente aumentará nuestro bienestar.
Si hablamos del corazón, al enamorarnos y vivir ese amor con libertad y sin sentimientos de culpa, será el corazón el que genere una energía inmensa, sanadora, nutritiva.
Chakras
Relacionado con:
(Esta información es incompleta, únicamente se dan pequeñas referencias necesarias para la explicación)
1ro (Base): zona del perineo, al final de la columna vertebral.
Todos los procesos de aseguramiento de la vida, los instintos, el sentido de seguridad/miedos pertenencia, etc.
2do (Sacro): a un dedo por debajo del ombligo
Nuestro bienestar, nuestra reserva de energía vital (para todos los procesos de vida), sexo, disfrute, instinto maternal, el dar, etc.
3ro (Plexo solar): a un dedo por debajo de la “boca del estómago”
La energía del fuego, de las acciones, metabolismo, digestión, consecución de metas, empeño, mente inferior, control instintivo sobre las cosas. Emociones (sentimientos persistentes en el tiempo)
4to (Cardíaco): a nivel del corazón físico
Nuestros sentimientos (emociones pasajeras) hacia los demás y hacia nosotros mismos, autoconsciencia, sistema inmunológico.
5to (Garganta): en la depresión de la garganta donde se une con el pecho
La comunicación, en doble vía; expresar y entender. La capacidad de comprensión del mundo, de tu realidad. Formas de ver la vida. Junto con el corazón aloja la inteligencia emocional.
6to (Tercer ojo): entrecejo
Percepción sensorial y extrasensorial. Inteligencia intelectual, pensamiento razonado y lógico.
7mo (Coronilla): en la zona más alta de la cabeza
La energía que nos une a Dios, lo espiritual, lo divino.
Tabla 1. Resumen básico de los 7 chakras principales
Así encontramos que si bien todos los chakras son importantes, estos tres tienen esa posibilidad “especial” de hacernos sentir mejor. Y son con estos tres chakras que se asocian los tipos de amor que destaco.
Siempre se dice que el Amor es la fuerza más grande del Universo, o que Dios es amor, o que el amor mueve al mundo, o que “all we need is love”... y energéticamente es cierto; si pudiéramos sentir amor en esos “chakras especiales” la energía de bienestar generada sería ¡INTERESANTE!
Y de hecho así lo hacemos. Veamos:
Amor Eros = bienestar, sexo, disfrute = Chakra sacro (2do)
Amor Fraternal = sentimientos, empatía = Chakra cardíaco (4to)
Amor Ágape = divinidad, amor a Dios o a los seres humanos desde su reconocimiento como hijos de Dios = Chakra coronilla (7mo)
¿Y si ya lo hacemos desde nuestra constitución energética, donde está el problema? El asunto reside en que muchas veces estos chakras presentan disfunciones y les resulta difícil manejar una energía de amor tal que nos ayude a un bienvivir.
Muchas veces la crianza de familia, algunas situaciones personales de vida, costumbres sociales y a veces las creencias religiosas, tienden a condicionar nuestro comportamiento; y sabemos que mucho de nuestro comportamiento es reflejo de nuestro funcionamiento energético.
Si por ejemplo de alguna manera o por alguna situación una persona aprende a tener cierta aprensión o recelo al erotismo (amor Eros) esto se corresponde a un posible bloqueo del 2do chakra. En este caso el problema no es sólo que no va a disfrutar del sexo, el asunto es que su 2do chakra con algún grado de bloqueo limita la energía de bienestar en todos los aspectos de su vida (el sexo es solo uno de ellos). Cuando un chakra se bloquea, generalmente el bloqueo no es selectivo ni específico.
Si hay un bloqueo en el chakra cardíaco el amor Fraternal es el que no se puede expresar en totalidad; podremos tener así una persona desconfiada, con mala imagen de sí misma, difícil de enamorarse y/o de expresar amor.
Si el bloqueo es del último chakra (7mo), el asunto es algo más complicado, porque se verá disminuida su entrada de energía, afectando su vida en totalidad; además que puede presentar una conexión con Dios “ineficiente”.
Si bien los ejemplos anteriores son ciertos se pueden presentar otros tipos de relaciones además que pueden haber diferentes grados de bloqueos y/o combinaciones de los mismos.
El asunto es conocer los tres tipos de amor y evaluarnos en ellos, a lo mejor podemos encontrar alguna dificultad en su expresión. Las terapias, de necesitarse, pueden ser una combinación de diferentes técnicas pero siempre acompañadas por las energéticas; a lo mejor lo único que se necesita es trabajar un chakra y listo.
Por otra parte, si podemos expresar estos amores desde el plano energético, sus patologías también se pueden representar en ese mismo plano.
Los chakras difícilmente actúan de forma individual. Desde hace algunos años vengo manejando un concepto personal de Chakras Adyacentes. Explicar chakras adyacente se escapa del alcance de este texto, pero la idea básica es que los chakras que rodean a otro, interactúan con este bien sea ayudándolo o drenándolo. La interacción de los chakras adyacentes es natural y mecánica, pero afecta el bienestar de nuestra vida de forma tal que pareciera guiada por una racionalidad a veces perversa o a veces angelical.
Por ejemplo si hablamos del amor erótico, este puede ser de posesivo; característica no propia del 2do chakra sino de uno adyacente, del 1ero. Cuando la energía del 1er chakra de alguna forma no prudente interactúa con el 2do chakra (por ser su chakra adyacente) este amor puede tornarse indispensable para poder subsistir, condicionando a una persona a obsesionarse con el sexo, obligándola a buscarlo o a mantener el que tiene a toda costa. Parecería en este ejemplo que la psiquis estuviera actuando, pero en realidad hay un proceso energético automático e importante que condiciona nuestro comportamiento.
Con el mismo amor Eros, si el plexo solar es quien se involucra, el amor puede convertirse en controlador, crítico, agobiante.
Relaciones similares se pueden plantear con el amor fraternal (4to chakra). Cuando es el plexo solar quien modifica al amor Fraternal, este se vuelve un amor más servicial; o si es el chakra de la garganta, resulta un amor más inquisidor.
Si por ejemplo tratamos de entender mucho a Dios con nuestra mente (si mucho éxito), posiblemente estaremos drenando el chakra de la coronilla y no podamos vivir el amor Ágape que necesitamos. En este caso, el chakra 6to (mental) estaría drenando al chakra 7mo en tantos intentos de entendimiento fallidos; recuerda que es en el chakra 7mo donde cultivamos la energía del amor a Dios.
Los anteriores son solo ejemplos, ya que cada chakra adyacente puede tener su efecto benéfico o perjudicial en el amor que impacta. Además, un chakra como el 3ero (plexo solar) puede interferir al mismo tiempo en el amor eros y en el fraternal (es adyacente de ambos) y la interferencia puede tener diferentes grados. Siempre hay que estudiar los casos de forma individualizada.
Si bien cada amor se puede sentir de forma independiente, un ser humano integral es aquel que es capaz de amar en sus tres aspectos: erótico, fraternal y divino; definiendo así un cuerpo energético sano.
Este estado de integridad se puede enseñar, se debe cultivar y hay que mantenerlo; ya que así como se obtiene la integridad, también se puede perder.
A lo mejor estas definiciones de amores también sirven para saber qué tipo de amor sentimos por alguien o cómo nos están queriendo.
Namasté
Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki
Original: 05 de octubre del 2012
Twitter: @eReiki

5 comentarios:

  1. Una vez mas explicando de manera sencilla y clara algo que creemos tan "complicado" como lo es el amor, ademas de polémico.....ahora identificare de manera consciente cual de los tres involucro en mi vida y con cual intensidad....Gracias Maestro. Namaste

    ResponderEliminar
  2. maestro muy ineresante y clarificador.. Le hago una pregunta:
    Si mantenemos cada chakra en su equilibrio individual, por diversas tecnicas, con un trabajo personal, podremos evitar la influencia negativa de uno sobre los otros? O es casi imposible evitar esta influencia negativa por el solo hecho de ser cuerpos fisicos?
    Podrias con el trabajo consciente darnos cuenta de los desequilibrios y equilibrarlos a tiempo?

    gracias ,siempre un Maestro excelente.
    un abrazo de luz
    silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia,
      La respues oficial es si. Si se logran mantener todos los chakras en buena forma se puede comenzar a expresar los tres tipos de amores de forma satisfactorioa.
      Pero el asunto es no centrarnos en los chakras como si fueran los unicos responsables. Los chakras reaccionan nirmalmente, a veces hay asuntos emocionales o asuntos espirituales que alteran los chakras y que son aquellos los que debemos sanar, para que no nos desbalanceen los chakras.
      Y si, el trabajo consciente ayuda tanto como para equilibrarnos a tiempo o para asumir nuestro tipo de amor y disfrutarlo sin frustración.
      Namasté

      Eliminar
  3. Gracias por sus enseñanzas Maestro... que importante es saber diferenciar con qué chakra estamos rigiendo en este sentimiento para así no interferir en nuestra relación de pareja o familiares o aún más importante en nuestra relación con Dios.

    Namasté

    ResponderEliminar