lunes, 15 de abril de 2013

Por tus hijos – Lazos kármicos


Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo

De muchas maneras se puede argumentar el impacto que tenemos los padres (papá y mamá) sobre nuestros hijos.

Es evidente que nosotros padres les trasmitimos parte de lo que somos a nuestros hijos a través de nuestra genética, a nivel físico. Podemos heredarles unos bellos ojos o una contextura esbelta, o una propensión a la diabetes o al cáncer.

A nivel mental, los padres les inculcamos a nuestros hijos nuestra forma de pensar, de ver la vida, nuestras costumbres y valores (o falta de valores). Esto generalmente lo hacemos sin darnos cuenta y a través de nuestro compartir con ellos. A veces este condicionamiento mental se expresa en nuestros miedos y en la forma cómo tratamos a los demás y actuamos en función de ellos.

A nivel emocional y energético también hay trasferencia. Nuestra capacidad de actuar con las emociones y con las energías que nos rodean, nuestros chakras predominantes; pueden responder tanto a factores genéticos (genética energética) como a condicionamientos de vida. Son sobradas las experiencias de hijos que reaccionan o actúan de forma muy similar a sus padres, a pesar de que estos hayan estado ausentes (por muerte o abandono). Lo que los psicólogos llaman el temperamento responde en mucho a esta genética energética.

Y no se puede quedar atrás el impacto que podemos causarle a nuestros hijos a nivel astral y kármico. El plano astral es más complicado de explicar y entender; generalmente porque carecemos de bases para una fácil comprensión, pero la parte kármica, en la cual quiero centrar el resto del escrito, es muy importante.

Sin entrar en consideraciones religiosas donde la idea del karma puede no aceptarse, en cualquier creencia existe el concepto de un “compromiso o deuda” que adquirimos cuando hacemos cualquier acción. Podemos ganar méritos si las acciones son buenas (definiendo “”buena desde el punto de vista general-real y no personal-conveniente) o podemos comprometer nuestro bienestar si nuestras acciones hacen daño; esto último es cometer pecado.

Ese “compromiso o deuda” ese “algo” que adquirimos y acumulamos con nuestras acciones se suele llamar “karma”. El karma se entiende más fácil si se simplifica como una energía que condiciona nuestras experiencias de vida y la cual llevamos hasta el final de nuestros tiempos. Si esta energía (karma) es sutil y pura, genera situaciones de bienestar y disfrute en nuestra existencia o por lo menos nos da la fuerza para afrontar con paz las situaciones difíciles. Pero si esta energía es muy densa, oscura, condicionará experiencias de vida donde tendremos que trabajarla para poder limpiarla. Por supuesto, las situaciones para el trabajo de esa “energía densa” de ese “karma malo” son situaciones difíciles.

Esta concepción de “karma bueno o malo” es una simplificación necesaria y suficiente (pero no exacta) para entender la Ley del Karma aquí en occidente y el cómo esta afecta a nuestras vidas. Esta ley universal es también conocida como la Ley de Acción y Reacción y lo que sí define de forma cierta es que cada uno de nosotros con nuestras acciones (acción) generamos energías (reacción) y son estas, en algún grado, las que van condicionando nuestra realidad. Es la misma noción cristiana “del pecado”, del “obrar mal”; si actuamos mal, cometemos pecado y como consecuencia nos podrá ir mal, ¡muy mal!

El karma es un asunto personal: somos responsables de nuestros actos; por nuestras (propias) obras nos condenamos o nos salvamos, pero de alguna forma nuestra salvación o nuestra condena también la compartimos con personas especiales para nosotros.

Es igualmente un hecho que esa realidad que condicionamos con el karma, nunca es una realidad en solitario. En cada momento tenemos personas involucradas en nuestro día a día, y que entre todas esas personas con las que compartimos experiencias hay algunas más cercanas (próximas) que otras.

Y al hablar de planos sutiles como el karma, la proximidad no se requiere a distancia física sino a “compromiso de vida”. Hay personas con las cuales nuestro compromiso de vida es mucho más fuerte, mucho más “obligante”. Al igual que compartimos herencia o costumbres o sentimientos con los que nos rodean, compartimos también karma.

El karma se comparte. La consecuencia de nuestras acciones, esa energía que vamos acumulando día a día en esta vida (o en vidas pasadas, si es el caso) se comparte con las personas en distintas proporciones. Al igual que el impacto emocional sobre alguien es mayor si es una persona cercana, el impacto kármico crea un concepto que es el de “lazo kármico” que se forma entre deferentes personas.

Un lazo kármico puede ser débil o fuerte y podemos imaginarlo como un tubo que une a dos o más personas y por donde se comparte la energía que se genera de una acción (karma). Es un sistema interconectado, así que el karma se puede generar en un solo punto pero automáticamente se esparce por todo el sistema.

Puede aparecer un lazo kármico entre dos o más personas por simplemente compartir experiencia de vida, por el solo hecho de interactuar y ni siquiera personalmente. Un jefe forma lazos kármicos con sus subordinados y estos con el jefe. Un gobernante forma lazos kármicos con toda la población que gobierna y estos con él.

Pero hay lazos que no se forman por la convivencia, sino que viene asignados por parentesco. A esos lazos les llamo “lazos kármicos obligantes” Estos lazos son tubos de mucho más diámetro, por donde pasa mucha sino toda la energía.

Si bien los lazos kármicos no obligantes se establecen y se pueden romper con una limpieza con el procedimiento correcto (procedimiento de crecimiento espiritual), estos pueden ser de diferentes calibres, más pequeños o más grandes. Esto define cuanto impacta el karma de una persona sobre otra.

Por el contrario, los “lazos kármicos obligantes” son conexiones de mucha capacidad, óptimas, de baja resistencia, que trasmiten la energía de forma inmejorable (para bien o para mal).

Ejemplifico para ir dejando las cosas claras. Si una persona se porta bien, si tiene acciones correctas “espiritualmente hablando”, estas acciones van a generar un karma muy ligero y benéfico, lo que va a ir alimentando sus próximas experiencias de vida. Esta energía muy sutil (karma bueno) la va a compartir entonces (de forma automática, no intencionada) con las otras personas con las que tenga lazos kármicos. Si el lazo kármico es débil (pequeño) las otras personas van a compartir esta energía pero en poca cantidad. Por el contrario, las personas con las cuales tengan lazos kármicos obligantes van a poder aprovechar muchísimo de esta buena energía.

Pero no es un compartir del karma que se entiendan como que algo se divide en partes y va un pedazo para cada uno. Es un compartir como el de una casa, un libro, como el sol, como el frio, como el calor. Si hace calor en algún lugar y hay varias personas en el mismo espacio, todos estarán a la misma temperatura; el calor no se reparte un poquito para cada uno.

Pero las leyes son las leyes. Por el mismo asunto de los lazos kármicos, si una persona comete actos que generan mucho “karma malo”, si bien él es el originador y el principal responsable, esa energía va a comenzar a afectar también a todas las otras personas con las que se tengan lazos kármicos. Si el “pecado” genera sufrimiento a quien lo comete, ese mismo pecado daña a las personas que tiene próximas, tarde o temprano.

Y aquí surge la pregunta urgente de cómo cortar lazos kármicos con personas que están actuando mal. No es el tema de este artículo, pero tampoco es cosas de una simple terapia o procedimiento sencillo. Si bien se pueden cortar lazos kármicos particulares, lo importante es comenzar a aprender a no establecer lazos con cualquiera por allí y a tener herramientas para superar el karma personal y el que nos impacta de los demás.

Pero si estamos hablando de un lazo kármico obligante, el corte es imposible (o por lo menos sumamente difícil). Un lazo de este tipo se establece, se podría decir que el mismo Dios lo hace, cuando es indispensable tratar asuntos kármicos en conjunto con otras personas y cuando nuestra existencia y crecimiento depende de ello.

Pero veamos cuales son los lazos kármicos obligantes. Estos son generalmente los que vienen por consanguinidad o por uniones espirituales o místicas. Estos tienen su grado de “fuerza” y los indico en ese orden:

  1. Padres con los hijos - hijos con los padres
  2. Hermanos (consanguíneos)
  3. Esposos y parejas: por uniones religiosas/místicas o por rutina donde se involucre el acto sexual.
  4. Maestros Espirituales con discípulos (y viceversa)
  5. Familia extendida (tíos, primos, sobrinos,etc). Los abuelos pueden estar en el 1er lugar en algunos casos.
  6. Ahijados (de ceremonias religiosas)
  7. Todas las demás personas según el grado de convivencia que se tenga: amigos de infancia, compañeros de trabajo, vecinos, conocidos, etc.
  8. Público en general.

Algunos de estos ítemes pueden variar de posición dependiendo de casos especiales, pero el que nunca se mueve y el más importante es el de padres e hijos.

De esta forma, todo lo que los padres hacemos genera una consecuencia espiritual (karma) y con esta comprometemos a nuestros hijos.

Si como padres llevamos una vida correcta (repito, no desde nuestra percepción personal limitada, sino desde la rectitud espiritual) estaremos compartiendo con nuestros hijos ese merecimiento que nos ganamos. Pero si cometemos desaciertos (espirituales), no nos estaremos condenando solos, sino que estaremos arrastrando a nuestros hijos y condenándoles a una realidad futura difícil, si ellos haber tenido la responsabilidad.

Si bien cada uno de nosotros tenemos nuestro karma personal, de alguna forma una parte de ese karma también es algo que los hijos heredamos de nuestros padres. Cuando un padre/madre genera karma negativo, no le está dando en herencia a los hijos la experiencia específica donde se generó dicho karma; lo que se hereda es esa energía oscura que podrá manifestarse en cualquier momento (en el futuro) y en cualquier situación personal de los hijos. Ese futuro puede ser en esta vida o en alguna siguiente, pero no se salvan.

De este tema se salen lo que se conocen como las maldiciones que pasan de generación en generación, que duran hasta la séptima generación, etc. Dichas maldiciones generalmente no las echan otros, sino que nos las echamos nosotros mismos con nuestros comportamientos y pasamos ese saco de generación a generación.

Bien, ahora es el momento de pensar: “¡uf!, menos mal que aún no tengo hijos”. Pero la noticia es que el karma que hayas acumulado en toda tu vida con todas tus acciones buenas o malas (inclusive vidas pasadas) lo tienes muy buen guardado para entregárselo (metafóricamente hablando) apenas tengas a tus retoños.

Si ahora corremos a limpiar el “karma malo” o a acumular “karma bueno”, estaremos también haciendo por nuestros hijos presentes y futuros. ¿Cómo se hace eso? … (Dios permita que nunca me canse de decirlo) ... asumiendo una vida con una Crecimiento Espiritual práctico y verdadero.

Desafortunadamente estos conceptos espirituales no se manejan en nuestra sociedad (¿o habría que decir que se esconden?) y podemos ver que son procesos que si los manejáramos, podríamos no solo evitarnos problemas a nosotros mismos sino evitárselos a los seres que más queremos y con los cuales la vida nos ha dado la mayor obligación; mantener este lazo kármico limpio es parte de esa obligación: no es sólo vivienda, alimentación y educación.

Por Dios, papá y mamá portémonos bien por nuestros hijos. El desconocimiento de estas leyes no te exonera de las responsabilidades.


Namasté.
Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 15 de abril del 2013
Twitter: @eReiki @EvolConsc @pagr777

6 comentarios:

  1. Que importante esto Maestro....

    Cada enseñanza y escrito suyo es un motivo mas para realmente con compromiso y entrega trabajar nuestros Dones Espirituales, tener SIEMPRE a manos nuestra "caja de herramientas" y "portarnos bien" espiritualmente hablando para no condenarnos a nosotros ni a nuestros hijos y/o entorno.

    Gracias, Namaste

    ResponderEliminar
  2. Estoy consciente cada minuto que mis acciones produciran reacciones hasta mi cuarta generacion. Menos mal aprendi esto y he arreglado muchas de mis relaciones karmaticas pero aunque amo a mi hermano y a mi hijo pasar 5 minutos con ellos sin discutir por cualquier cosa es un reto que aun no he vencido y eso que no nos vemos a diario. Bueno ya con papa y mama listo con mis compañeros listo aun me falta con mi hermano e hijo asi que esa sera la tarea proxima. Por cierto tengo 2 ahijados que casi no los veo nunca pero cuando nos vemos nos tratamos bien asi que no creo que halla karma negativo. Gracias Maestro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti.
      Las malas lenguas dicen que son 7 las generaciones que impactamos. Sean las que sean, con afectar a la que me sigue a mi es suficiente.
      Namasté

      Eliminar
  3. Maestro, tu mensaje es muy valioso: La importancia de nuestro Crecimiento Espiritual en el futuro de nuestros hijos. Crecer espiritualmente se convierte entonces en una responsabilidad para no condenar a nuestros hijos a un futuro difícil, además para tener bienestar con nuestra familia y convivir armoniosamnete con nuestro prójimo. Nuestra tarea: Ser cada día una mejor versión de nosotros mismos. Por otro lado, nos hablas de "la energía oscura" que se manifestará con seguridad cuando un padre/madre genera karma negativo..... Pregunto: A través de un Crecimiento Espiritual de los hijos se podría transmutar "esa energía oscura" y absorber ellos el nuevo ADN ENERGÉTICO? Namasté

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si nuestros hijos pudieran emprender un Crecimiento Espiritual tendrían herramientas para sanar su propio karma y los que traen por herencia.
      Sería lo ideal.
      Pero dependería del nivel evolutivo que alcanzaran el que se les desarrolle un nuevo ADN espiritual o no.
      Gracias
      Namasté

      Eliminar
  4. Excelente! Y gran compromiso el de ser padres... Ahora comprendo la importancia de emprender un verdadero camino de Crecimiento Espiritual... No sólo evolucionamos como individuos sino también en colectivo con aquellos que representan nuestros lazos kármicos obligantes. Namasté Maestro; gracias!!!

    ResponderEliminar