Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



lunes, 28 de enero de 2019

Personas indeseables - GBY

Autor: ShaniShaktiAnanda

El hecho de ser espiritual no se lleva a criterio personal, todo está escrito. Los lineamientos de vida, las formas de actuar y de ver las situaciones, ya están muy claras y solo hay que entenderlas y llevarlas al momento actual y a la situación particular que deseas enfrentar espiritualmente. Uno de esos textos donde se dan muchas de esas instrucciones es precisamente el Guru Bhakti Yoga.

Para toda persona que se diga o pretenda ser espiritual, las enseñanzas presentadas en el Guru Bhakti Yoga (GBY) son básicas.

Pero siempre nos enfrentamos al mismo problema a la hora de leer una enseñanza sagrada. Al no tener el contexto suficiente se corre el peligro de hacer interpretaciones a medias y perder el verdadero sentido de la enseñanza. Y peor que esto es pensar que se ha entendido la enseñanza y actuar en consecuencia, a partir de esas interpretaciones tergiversadas o incompletas.

Hoy, uno de mis discípulos trajo a reflexión el siguiente fragmento del GBY y quiero exponer parte de la enseñanza.

GBY: Cap. III #30:
Sé cuidadoso en la selección de tus compañías. Las personas indeseables sacuden fácilmente tu fe y tu creencia. Ten absoluta fe en tu Maestro Espiritual al que estás dedicado. Nunca permitas que cambien tus convicciones. Continúa tu Sadhana (“práctica o ejercicio espiritual”) con fervor y entusiasmo. Tendrás un rápido progreso ascendiendo por la escalera espiritual peldaño a peldaño y, finalmente, alcanzarás la meta.

Este fragmento del GBY no es difícil de entender. Aquí simplemente se plantea el peligro de desviarse del estado o del camino espiritual (según se pretenda vivir o crecer espiritualmente) que lleva a la meta de mantenernos o ser cada vez más espirituales.

Específicamente se indica el peligro de acompañarse en este recorrer de la vida por personas que no apoyen o compartan tu intención espiritual; y que incluso puedan llegar a invalidar, desviar o torpedear tu esfuerzo por Dios.

La enseñanza es así de sencilla; y se soporta por el dicho popular: “dime con quien andas y te dirá quien eres”. Si “andamos” con personas no correctamente espirituales, pues será difícil para nosotros ser espirituales.

El problema de esta enseñanza se plantea a la hora de reconocer a esas “personas indeseables”; indeseables como compañía, en un estilo de vida donde lo espiritual debe ser protagónico.

Uno de los inconvenientes que siempre apunto es el de leer o interpretar una escritura o una enseñanza sagrada con criterios humanos y no con criterios espirituales.

Cuando se habla de “personas indeseables” no es suficiente identificar a persona con comportamientos o actitudes humanamente indeseables, sino que se debe ampliar el contexto y llegar a comportamientos o actitudes no cónsonos con lo espiritual (aunque pueda ser muy humanas).

Es bien sabido que somos seres espirituales, además de seres humanos (o terrenales) y nuestro comportamiento o actitudes de vida siempre se enmarcan en ambos aspectos: humano y espiritual.

Si no estamos claros de estas partes de nuestro Ser, muchas veces una persona puede ser “muy buen ser humano” pero estar dejando de lado comportamientos y actitudes espirituales, haciéndola una “persona indeseable espiritualmente”.

Para una persona con la parte humana como única visión, una persona “indeseablemente espiritual” puede ser incluso aquellas que calificamos de tierna, sensible, amiga, comprensiva, dedicada, fiel, luchadora, esforzada, “buena nota”, “buena vibra”, “buena gente”, etc.; ya que todos estos son apelativos humanos, no espirituales.

El problema con esta gran verdad dicha en el GBY es que muchos no saben distinguir a las personas indeseables, descritas desde el ámbito espiritual; y muchos conocidos, amigos entrañables y hasta familia, pueden llegar a ser aquellos que desvíen a una persona espiritual del estado o del camino correcto.

La mala noticia es que para ganar ese discernimiento de quien es “deseablemente espiritual” se debe tener un contexto muy amplio de la espiritualidad; por lo tanto, no se puede dar un listado completo en este artículo de cómo diferenciarlas.

Esta es la razón por la cual en el mismo texto del GBY se exhorta a tener absoluta fe en tu Maestro Espiritual, ya que posiblemente él sí tenga un criterio mayor para darte algunas características o simplemente para advertirte de algo o alguien que no está actuando espiritualmente.

Pero podemos dar una definición muy simple de lo que es una persona espiritual:

Una persona espiritual es aquella que mide cada una de sus acciones, pensamientos, sentimientos, deseos y preferencias, no según sus criterios o ganas personales, sino según los lineamientos dados por Dios. Claro está, suponiendo que esa persona esté muy clara en cuáles son los lineamientos de Dios y se esfuerce en vivir según ellos; a veces a pesar de su propia incomodidad humana.” SSA

A pesar de que el concepto anterior puede ser claro, aún tiene mucha tela que cortar. Incluso los lineamientos dados por Dios deben ser entendidos no por una mente humana, sino a través del discernimiento espiritual.

No puedo abarcar más. Si esto te pareció interesante, busca involucrarte en un escenario de crecimiento espiritual, donde la meta sea comportarse como Dios espera que lo hagas, a pesar de ti mismo. Y allí intenta no acompañarte mucho de “personas indeseables”.

Dios te bendiga.

Namasté.
ShaniShaktiAnanda
Original: 1123 AS. (28 de enero del 2019)http://www.shanishaktiananda.org
Instagram @ShanisShaktiAnanda @Unificandonos
Palabras-claves: Guru Bhakti Yoga, GBY, Maestro Espiritual, personas indeseables

No hay comentarios:

Publicar un comentario