Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



domingo, 13 de abril de 2014

Domingo de Ramos; o “el día del burrito”

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo

Hoy domingo de Ramos comienzo de la Semana Santa. En la bendición de los ramos, el sacerdote de mi iglesia dijo una frase que yo voy a tomar para la reflexión que les quiero dejar en este escrito.

En la lectura de hoy se habla por supuesto de la entrada de Jesús a Jerusalén montado sobre un burrito y sobre su recibimiento con ramos de palma por la gente que estaba agolpada. Esto corresponde a Marcos 11:1-10 (NVI-CST)

Marcos 11:1-10
(NVI-CST)

1 Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagué y a Betania, junto al monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus discípulos 2 con este encargo: «Id a la aldea que tenéis enfrente. Tan pronto como entréis en ella, encontraréis atado un burrito, en el que nunca se ha montado nadie. Desatadlo y traedlo acá. 3 Y si alguien os dice: “¿Por qué hacéis eso?”, decidle: “El Señor lo necesita, y enseguida lo devolverá.” »

4 Fueron, encontraron un burrito afuera en la calle, atado a un portón, y lo desataron. 5 Entonces algunos de los que estaban allí les preguntaron: «¿Qué hacéis desatando el burrito?» 6 Ellos contestaron como Jesús les había dicho, y les dejaron desatarlo. 7 Llevaron, pues, el burrito a Jesús. Luego pusieron encima sus mantos, y él se montó. 8 Muchos tendieron sus mantos sobre el camino; otros usaron ramas que habían cortado en los campos. 9 Tanto los que iban delante como los que iban detrás, gritaban:

—¡Hosanna![a]
—¡Bendito el que viene en el nombre del Señor![b]
10 —¡Bendito el reino venidero de nuestro padre David!
—¡Hosanna en las alturas!


La frase dicha por el sacerdote, fue la reflexión de lo que era un burrito:

“...Un burrito es un animal de yugo (de trabajo), de carga y dócil... a diferencia de un caballo purasangre, que es más para carreras, competencias...” (P.MarcosLinares)

Esta frase me pareció muy útil, esclarecedora y apropiada para escribir lo que a continuación les presento; lo cual viene a reforzar algunos escritos míos anteriores recientes sobre lo que debe ser un buen cristiano. De aquí en adelante la reflexión de este servidor.

El Domingo de Ramos se centra la mayoría de las veces en exaltar la entrada de Jesús en Jerusalén simbólicamente como rey. Esta anécdota viene a hacernos reflexionar sobre la necesidad de que recibamos a Jesús como nuestro Rey, nuestro Señor y Salvador también en nuestras vidas y en nuestros corazones. Y además, que esto lo hagamos con júbilo y con alegría; con muchos “hosannas”.

Perfecto; dicha la información, procesada y la gente trabajando en eso. Pero este es el nivel básico de la Biblia como escritura sagrada (Nivel eclesiástico --- para los que no saben a lo que me refiero véase http://pagr777.blogspot.com/2014/03/lodo-y-espiritu.html)

Profundicemos un poco más este pasaje de los evangelios para los “más comprometidos” (Nivel Místico).

A un nivel más profundo de enseñanza cristiana, las palmas no son las protagonistas en la fiesta popular del Domingo de Ramos; sino que lo es “el burrito”.

No hay duda de que para mucha gente el proceso de aceptación y alabanza de Jesús ya ha comenzado. Pero qué fácil es recibir a Jesús con alabanzas, verlo, sentirlo de cerca, dejarlo pasar mientras se aleja; y cuando se pierde de vista volver a casa y seguir viviendo igual que siempre.

El asunto para verdaderos cristianos no es solo el de “esperar y recibir” a Jesús; sino el cómo lograr que Jesús entre en Su pueblo, que la gente lo vea como su Rey y que se quede reinando en él. ¿Te interesa ser de ese tipo de cristianos verdaderos? ¡Uh! prepara las orejas.

¿Qué necesidad o condición expresó Jesús para entrar en Jerusalén? Al burrito. No pidió las palmas, ni que lo alabaran; esas fueron consecuencias de su reconocimiento. Él necesitaba al burrito.

Y Él se montó en el burrito y este cargó con TODO EL PESO DE JESÚS y lo llevó para que Jerusalén lo recibiera.

Jesús necesitó al burrito para que la gente que lo esperaba lo viera, lo recibiera y lo alabara. Gracias al burrito, Jesús lo pudo hacer.

Cuando hablamos de que hay personas que aún no son “cristianos verdaderos”, o de que hay situaciones de vida donde las enseñanzas de Jesús no se aplican a pesar de que fueran necesarias, o de que su amor parece no estar presente en algunos corazones... ¿será que Jesús necesita a más burritos para poder llegar a esos lugares y a esas personas?

La respuesta es un contundente . Jesús no quiso entrar en Jerusalén por su propio pie, por su propio esfuerzo; pudo haberlo hecho, pero prefirió que una criatura de Dios con características apropiadas lo introdujera a su pueblo. Todo con el afán de dejar oootra enseñanza.

¿Quieres tú hacerle ese favor a Jesús? ¿Quieres ser tú el Burrito de Jesús?

Pero utilicemos la frase del Padre Marcos; un burrito es;

  1. Un animal de yugo, de trabajo. Esta es una criatura de Dios que se siente obligada como con un “yugo espiritual” con Dios a trabajar sin descanso para Él. El trabajo con yugo limita los movimientos a voluntad, y los limita para hacer la tarea del dueño de burrito de forma óptima.

    ¿Estas tú dispuesto a dedicar gran parte de tu vida, de tus movimientos, de tu libertad, de tu voluntad, de tus días, de tus horas; a trabajar para Dios? Pero no como tú creas, ya que debes sentir el yugo que te da lineamientos claros que encuentras en la Biblia.

    Cuan
    do se habla “de trabajo”, “de esfuerzo”, a veces se mal interpreta como “lucha y enfrentamientos”. Cuidado, los burritos no se enfrentan en luchas porque las tiene todas a perder. Los burritos van poco a poco ayudando a construir la riqueza que sus amos necesitan; de la cual ellos también disfrutaran en su momento. Para las batallas están los caballos porque son más altos, más veloces, más rápidos; pero Jesús no pidió un caballo sino un burrito.

  1. Un animal de carga. Una criatura de Dios que no se está quejando o se frena apenas siente una pequeña carga sobre su lomo; sino que aguanta y se esfuerza por llevarla a donde su Señor la necesita.

    La carga para el Burrito de Jesús es el mismo Jesús simbolizado en sus enseñanzas. Todo verdadero cristiano sabe que comportarse como Jesús enseña no es NADA fácil en nuestra sociedad. Las enseñanzas cristianas no son una carga ligera; porque nos cae el peso de nuestras propias dudas, de no comprender la utilidad o el fin de esas enseñanzas. También nos sobrecoge la crítica de los demás, nos deja de lado con amigos y familiares, porque “actuamos como locos sin sentido” o porque “no nos interesan las cosas” o porque “estamos evadiendo y no nos involucramos”, etc. El solo hecho de “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen...” (Mateo 5:44) es una carga MUY difícil de llevar en la vida.

    ¿Estás tú dispuesto a llevar las enseñanzas de Jesús como parte de ti, sobre tu lomo, pesen lo que te pese? No sin que te duelan, pero si sin quejarte o desfallecer.

  1. Un animal dócil. Una criatura de Dios que sabe que lo más importante es llevar la enseñanza de Jesús sobre sus hombros; a donde tenga que llegar. Un burrito es un animal que hace lo que se le encomienda; no se opone, no lucha, no pelea; y si lo hace es abandonado a su suerte en el campo, ya que dejó de ser útil.

    La docilidad también es ante las imperfecciones del camino. El burrito, como ninguno, sabe sortear los accidentes que se encuentran en el trayecto, sin detenerse y por supuesto sin perder la carga de enseñanzas de Jesús. La docilidad del burrito implica que este no se va a detener a “arreglar el camino”,  porque retardaría la entrega; sino simplemente va a buscar una ruta cercana mejor o va a tener mayor cuidado sorteándola.

    La carga y su seguridad es más importante que el camino que se recorre. ¿Estás tú dispuesto a valorar las enseñanzas cristianas sobre tus hombros más que nada en el mundo y mucho más en los momentos donde el camino se vuelve difícil?

¡Dios! hoy es el “Día del Burrito”, ese que define a los verdaderos cristianos que “deben hacer por las cosas del Señor Jesús”.

Si sientes en tu corazón este llamado y te quieres comprometer, pues Feliz “Domingo de Ramos” a ti, Burrito de Jesús. A eso me refería en un párrafo anterior con “prepara las orejas” (de burrito); yo las llevo con orgullo.

Namasté.

Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 13 de abril del 2014.
Twitters: @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777 @AdamaConsc

Palabras claves: domingo, ramos, palmas, burrito, pollino, voluntad, Dios, Jesús, semana, santa, mateo, 11

7 comentarios:

  1. Maestro gracias por esta reflexión del burrito de Jesús. Solo tu con tanta sabiduría podías escribir algo así. Nunca he pensado en este burrito en un Domingo de Ramos. Estoy conmovida por la lectura y por la enseñanza que nos brindas en ella, además me parece muy oportuna.
    Como cristiana siento el llamado en mi corazón y quiero comprometerme, pero se que me falta mucha preparación y trabajo para eso
    Namaste
    Marianela R

    ResponderEliminar
  2. Namaste, Maestro revelacion maravillosa este escrito, enmarcado en lo que nos enseñas, esta lectura juento a la pasion completa la escuche en misa hoy, y como dices nos limitamos a la inteppretacion de la palabra (de iglesia) . Gracias ahora entiendo en estos dias lleve a la charla de evolucion consciente una lectura relaciona con la siucecion del rey David en el libro de Reyes en la cual el que toma el trono entra a la ciudad en una mila ,asi como Jesus a Jerusalen, tu nos explicaste que era simbolo de humildda, este articulo lo completa y me ayuda en mi reflexion ... Gracia sigo trabajando esforzandome para llegar a ser (El burrito) Gracias nuevamente .
    Vaithy Figuera

    ResponderEliminar
  3. Hermosísimo artículo Maestro! Se entiende que al honrar y cumplir los lineamientos de vida que Jesús nos dejó con absoluta Humildad, nos convertirnos en instrumentos a través de los cuales Dios se manifiesta. Nuestra meta es entonces ir elevando cada vez más nuestra Consciencia Espiritual, de manera de transformarnos en verdaderos "Burritos de Jesús" y poder decir: "Mi yugo es fácil y mi carga ligera ...." Gracias Maestro por mostrarnos el camino hacia una nueva consciencia. Namasté

    ResponderEliminar
  4. Namasté Maestro, ayer en la misa el sacerdote durante el evangelio hizo la misma reflexión, diciendo que él siempre se ha considerado ese burrito dejo la pregunta/ reflexión al aire, diciendo cuantos mas estamos dispuestos a llevar a Jesús , su palabra y sus enseñanzas.
    Y usted con este articulo me lleva a continuar deshojando esa pregunta, y no solo analizarla sino llevarla a la practica, y comenzar a ser el burrito de Jesús, con todo lo que implica, con una fe de certeza y un corazón lo suficientemente limpio para albergar ese tesoro.
    Namasté Maestro.

    ResponderEliminar
  5. maestro: hermoso articulo, cuantas veces nos quejamos de cosas que simplemente debemos llevar a cuestas bajo las enseñanzas de nuestro maestro jesus... es así maestro como tu lo recalcas: “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen...” (Mateo 5:44) es una carga MUY difícil de llevar en la vida.... Namaste maestro, Lo quiero mucho.

    ResponderEliminar
  6. La muerte de Cristo allana el camino para que podamos llegarle al Padre lo más rápido posible. Al fin y al cabo, según como dice el Maestro, el Padre nos quiere desesperadamente de vuelta con Él. Es cierto que ser el "burrito de carga y de trabajo" no es nada fácil, pero pongamos las cosas en perspectiva, Cristo ya realizó la parte más difícil de soportar por nosotros, entonces ser "el burrito de carga" no debería tornarse tan cuesta arriba.
    Namasté,
    Pue

    ResponderEliminar
  7. Maestro como dijo el padre en misa, todos somos hijos de dios, pocos los elegidos, grac por esta hermosa reflexion, continuaremos trabajando para alcanzar cada dia, ser ese burrito q dios necesita namaste dtb tqm

    ResponderEliminar