Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



viernes, 13 de febrero de 2015

El cuento de los angelitos tristes

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo
 
Un día, Dios se preocupó porque llevaba tiempo viendo a sus angelitos más cercanos, que estaban tristes y cabizbajos. Dios sabía que algo estaba pasando porque los ángeles solo hacen lo que Él les mandaba; y Él no les había pedido que estuvieran tristes.

Entonces una tarde se fue a hablar con algunos de ellos y les preguntó:

- “Angelitos míos; ¿cuéntenme por qué están tristes y cabizbajos? Tengo algún tiempo que no les veo reír, ni cantar ni trabajar afanadamente y sobre todo no siento sus corazones llenos de mi Gracia. Me preocupo porque eso puede conseguir que dejen de ser ángeles.”

Uno de los angelitos respondió:

- “Dios Nuestro, es que algunos de nosotros nos hemos asomado a la Tierra y hemos visto cosas que no nos gustaron.”

Replicó Dios:

- “Supongo que ustedes no se refieren a las guerras, el hambre, la pobreza, el odio entre hermanos... ¿verdad?”

- “No Dios Nuestro” - dijo el angelito - “no nos referimos a esas cosas, que también las vimos. Estamos tristes y nuestro corazón se apaga por otra cosa peor que observamos en los humanos
- “Yo sé a qué se refieren, angelitos míos; - dijo Dios - y ese es el dolor más grande que los humanos me pueden dar.”

- “Y ¿qué se puede hacer? Dios Nuestro” – preguntaron ansiosos los angelitos.

Contestó entonces Dios:

- ”No mucho. Una vez decidí regalarles el “libre albedrío” para que decidieron hacer las cosas bien. Y no pudieron. Como se confundían y no sabían cómo tenían que vivir para estar bien; les mande a mi Hijo, vuestro hermano Jesús. Pero entendieron menos. Incluso usaron sus ideas para luchar entre ellos; y siguieron actuando con lo poco y mal que entendieron. Y les he seguido dando ayuda, con hombres y mujeres santos, para que aprendan por imitación; pero cada humano tiene una personalidad muy propia que los aleja de Dios.

Preguntaron los angelitos:

- ”¿Solo vamos a esperar?”

- “Sí, esperar es algo que Yo puedo hacer, - dijo Dios - gracias a que soy eterno. Pero aun lo sigo intentando. Como les cuesta aún entender por su cuenta, y como nunca entendieron a quienes les mandé; pues sigo apelando a lo único que a ellos parece importarles, el sufrimiento.”

- “He tenido que mantenerles el dolor y el sufrimiento, con la única esperanza que se den cuenta de que están actuando como no se debe. Parece que es lo único que los alerta.”

- “A veces ellos desde la Tierra me piden que les ayude en situaciones que les dan pesar, y yo desde arriba les grito: ´¡¡¡lo estoy haciendo, lo estoy haciendo!!! Cambien su forma de actuar, cambia su forma de ver las situaciones hasta que encuentren que el dolor se va... ¡recuerden la instrucciones que les dieron quienes les mandé!´

Y los angelitos replicaron:

- “... pero parece que no te oyen...”

Y Dios respondió con compasión:

- “Sí, aún no me escuchan; porque ellos gritan hacia arriba tanto, que no escuchan los que les digo. Si tuvieran un poquito de humildad y se quedaran callados, posiblemente escucharan más. Pero aprendieron mucho a quejarse constantemente, a pedir constantemente y a juzgar constantemente. Así, nadie puede escucharme.”

- “Entendemos Dios Nuestro. Nos tranquiliza recordar que Tú tienes todo el universo bajo control y que estás trabajando en ellos, a pesar de que a veces la gente no lo crea. Seguiremos a tus pies, sirviéndote.”

Pero antes que la historia terminara, mientras los angelitos salían a servir a Dios; un espíritu recién llegado al Cielo que estaba oyendo, apartó y le preguntó a un angelito:

- “¿Oye, pero qué fue lo que vieron en la Tierra que les parece peor que las guerras, que las luchas, que el hambre...?”

Y el angelito le respondió al espíritu recién llegado:

- “Pues lo peor que un ser humano puede hacer, es creer que se está portando bien con Dios y aún así seguir sufriendo y quejándose. En ese caso, no ha ni comenzado a entender lo que es el Amor que el Dios Nuestro le tiene.”

Namasté

Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki
Original:13 de febrero del 2015
http://cartelesmaestros.blogspot.com/
Twitters: @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777 @AdamaConsc
Palabras-claves: Dios, angelitos, libre albedrío, humanos , juzgar, quejarse, servir a Dios, hacer lo correcto.

2 comentarios:

  1. Gracias Maestro por este cuento bendito que nos sigue mostrando sus enseñanzas.

    Namaste.

    ResponderEliminar
  2. Namasté, Maestro. Menos mal Dios tiene la eternidad para esperar que despertemos.

    ResponderEliminar