Sigue a ShaniShaktiAnanda en Facebook



jueves, 3 de diciembre de 2015

Lo verdaderamente espiritual

Autor: Pedro A. Gómez Ruzzo


El término “espiritual” es usado popularmente de forma muy ligera. A cualquier cosa que escape de nuestra realidad terrenal se le llama “espiritual”.

Este uso tan impreciso desvirtúa lo que realmente significa el término “espiritual”, además de confundir al momento de calificar a fenómenos, terapias, técnicas, prácticas religiosas, prácticas/rituales, etc.

Para la mayoría de la gente pareciera que existen solo dos planos: el terrenal y el espiritual; y esto no es lo correcto. En verdad hay tres (3) planos de existencia (extensible a cuatro), a saber:

  1. Plano terrenal:
·       Es el plano donde se manifiesta nuestra humanidad.
·       Convivimos con otros seres humanos.
·       Engloba a nuestras realidades: física, mental, emocional y energética vital. Existen los conceptos de lugar (preciso) y tiempo lineal (secuencial)
·       Existe la dualidad: caliente-frío, duro-blando, sano-enfermo, bienestar-malestar, malo-bueno, etc.
·       La consciencia predominante es la mental: lo racional, lo lógico, el hacer con apego al resultado (expectativa).
·       Hay estados deseados y estados no-deseados.

  1. Plano astral:
·       Es el plano donde existe nuestra alma.
·       Incluye a los seres no encarnados que conviven o pueden llegar a interactuar con nosotros (fantasmas-desencarnados, guías, maestros ascendidos, demonios, ángeles, etc.)
·       Comprende todos los fenómenos que parecen “mágicos”. Desaparece la linealidad del tiempo (se pierde la secuencia de pasado-presente y futuro) y la ubicación de lugar definida desde cordenadas de tercera dimensión.
·       Existe la dualidad: el bien-el mal, ángeles-demonios, luz-oscuridad, cielo-infierno, etc.
·       La consciencia predominante es la astral: lo mágico, lo extrasensorial, lo fenomenológico, lo inexplicable.
·       Predomina el “poder hacer más allá de los límites terrenales”, mayor apego a los resultados por asumir menos limitaciones.

  1. Plano espiritual:
·       Es el plano donde existimos como espíritu (nuestro nivel más alto y puro de energía)
·       No hay más nada ni más nadie que “Dios”; convivimos y dependemos solo de Él. Se pierde la individualidad; Dios mismo no es un Ser sino una Consciencia, un Todo.
·       No existe la noción de tiempo ni de espacio; no existe nada, debido a que comienza a ser válido el concepto de “eternidad”
·       No se maneja la dualidad: ni malo ni bueno, ni luz ni oscuridad, ni sano ni enfermo, ni bienestar ni malestar; porque Dios es todo y nada es fuera de Dios. Todo es voluntad de Dios. No se busca cambiar ningún de planos inferiores; solo trascenderlos.
·       La consciencia predominantes es el espíritu: únicamente existe Dios.
·       Predomina el estar fundido con Dios, no hay apego por los resultados. No hay estados “no-deseados”, todo lo que sucede es voluntad de Dios; por lo tanto, no se necesita cambiar nada, solo fortalecer el presencia del espíritu con lo que sucede para eventualmente llegar a fundirse con Dios.

El cuarto plano es el Plano Akáshico, que no se considera separado ya que se entremezcla con los planos terrenal y astral.


Ejemplo de “no espiritual”

Sin explicar mucho más, resulta más útil que me permitan poner ejemplos de cosas que se suelen confundir como espirituales y en realidad se circunscriben en planos inferiores.

Ejemplo 1. Las terapias energéticas NO son espirituales

  • Todo lo que tenga que ver con energía vital (humana o Universal) está comprendido dentro del plano terrenal; por lo tanto, no son terapias espirituales.
  • Aunque la energía vital pareciera ser del “más allá”, sostiene la vida en el plano terrenal que es del “más acá”, ya que solo está presente en el plano terrenal.
  • Aunque dichas terapias puedan traer beneficios a otros planos, su origen y aplicación son en seres vivos del plano terrenal.
Ejemplo 2. Las técnicas de sanación que involucran a ángeles, maestros ascendidos, guías, Comité de Yo Superior, etc., NO son espirituales

  • Ningún Ser con “personalidad o individualidad” (con “nombre y apellido”) es un ser espiritual; por muy iluminado, ascendido y santo que parezca. Todo Ser que llega a ser espiritual, se funde con Dios y simplemente deja de existir como individuo.
  • Este tipo de técnicas con asistencia de seres no encarnados, pertenecen al plano astral; no al plano espiritual.
Ejemplo 3. Las técnicas, métodos, rituales; que buscan mejorar un estado de vida humana a otro mejor NO son espirituales.

  • Al manejar el concepto de dualidad: mejor-peor, bueno-malo, luz-oscuridad; se le debe catalogar fuera del plano espiritual, ya que allí la dualidad no existe.
  • Cuando se busca conseguir un nuevo estado se hace alusión a las expectativas; al hacer orientado a una meta mejor. En el plano espiritual, las expectativas por los resultados no existen.
Ejemplo 4. Los fenómenos fantásticos, mágicos, paranormales, extrasensoriales NO son espirituales.

  • Al representar manifestaciones en plano terrenal, cambios, información, interacción con seres y energías, se excluye del plano espiritual.
  • Los fantasmas y mal llamados “espíritus” pueden estar desencarnados, pero todavía tienen identidad propia y por lo tanto son seres astrales. Si bien estos seres pueden tener también una fracción de espíritu, ellos se manifiestan desde su alma, desde su plano astral. 
Ejemplo 5. Las prácticas llamadas espirituales y a veces religiosas que involucre a “seres” o “entidades” con personalidad propia NO son espirituales.

  • Estas pueden ser prácticas reales y en ocasiones útiles; pero no les corresponde el calificativo real de espiritual.
Ejemplo 6. Cualquier acción o ritual que busque de forma intencionada cambiar un estado desde la noción de la dualidad (de mal a bien, de bien a mejor, de pobre a rico) o desde la conveniencia personal, NO es espiritual.

  • En el plano espiritual no existe la dualidad; cualquier pensamiento, acción o cosa que la incluya, pues no es espiritual.
Ejemplo 7. Cualquier terapia que trate con el concepto del karma, NO es espiritual.

  • El karma existe únicamente en los planos terrenal y astral. De hecho ascendemos al plano espiritual cuando ya no tenemos karmas. Así que difícilmente puede haber una terapia kármica de nivel espiritual.

Entonces, que “sí es espiritual”

El hecho de excluir a la dualidad del concepto de espiritual, barre con muchas concepciones erróneas de “espiritualidad”.

Cuando nosotros nos expresamos como seres espirituales tenemos una única interacción; y esta es con Dios.

Las prácticas espirituales reales excluyen la “ayuda de terceros” (seres superiores); y en cambio se promueve el esfuerzo personal para llegar a Dios.

El llegar “a Dios” (a manifestarnos realmente es espíritu) implica el esfuerzo personal y humano de volvernos espirituales; aquí no hay ayuda de otros, es una responsabilidad de cada uno.

Además, un comportamiento realmente espiritual no busca cambiar la realidad que vivimos a nuestra conveniencia terrenal. Por muy “difícil” que parezca nuestra realidad terrenal, nuestra parte espiritual sabe que todo lo que vivimos es el escenario perfecto para fortalecernos en espíritu y así llegar a Dios (al plano espiritual). De esta idea es que la noción de dualidad desaparece.


Sin excluir

Pero a pesar de plantear la separación entre lo que es realmente espiritual y lo que llaman “espiritual”, no se pueden excluir a los diferentes enfoques para conseguir el bienestar.

Somos seres integrales y por esto podemos abordar nuestra vida desde todos los planos: terrenal, astral y espiritual.

No se puede excluir nada que nos favorezca; pero “al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”. Lo importante es darle el correcto contexto a las cosas y así no crear confusión ni alimentar falsas expectativas.

Muchas veces este mal uso del término explica el porqué algunas religiones rechazan otras prácticas que se dicen erróneamente espirituales; aunque muchas veces no lo hacen de forma correcta. Deberían comenzar por explicar las cosas y no solo juzgar.

Namasté.

Pedro A. Gómez Ruzzo.
Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki, Reiki Mineral
Original: 02 de diciembre del 2015.
http://www.sanacioncristica.org
http://www.AdamaConsciente.org.ve/
http://www.evolucionconsciente.org.ve
http://pagr777.blogspot.com/
http://www.reiki.org.ve
Twitters: @SanaCristica @eReiki @EvolConsc @pagr777


Palabras-claves espiritual, astral, terrenal, religiones, prácticas, sanación, energéticas, término

5 comentarios:

  1. Namasté Maestro, me llamó mucho la atención la parte en que dice que hay mayor apego en plano astral, nunca lo vi así; sin embargo recuerdo que en una oportunidad usted dijo que habían antidones que se podían trabajar en el plano astral y otros que sólo se podían trabajar en plano terrenal... ¿el desapego es uno de los dones que se trabaja en astral también? ¿Cómo podría trabajarse en ese plano?

    Muy esclarecedor lo que no es espiritual y por qué... ¡Gracias Maestro!

    Namasté

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Amanda, lo dijimos en la reunión pasada de Evolución Consciente: en todos los planos de existencias hay apegos, menos que en el plano espiritual.
      En astral se trabaja con la consciencia astral; no nos procupemos por ellos. Suficientes tenemos en trabajar con nuestro apegos terrenales

      Eliminar
  2. Gracias Maestro; necesario conocer diferencias; lo que es espiritual y lo que no es. Jacque
    Namasté.

    ResponderEliminar